3/12/13

Vivir en Londres

(¿Qué voy a escribir yo de Londres que no se haya escrito ya?)

Vivir en Londres es cohabitar y trabajar con gente de todos los colores y orígenes, gente cuyo acento te costará llegar a entender, cuya cultura se te escapa. Verte en la situación de estar hablando con alguien que tiene que googlear lo que es el ateísmo, porque nunca ha conocido a un ateo. Confirmar tus sospechas de que aquí todo se dice muy amablemente y con mucha vaselina, pero que la mala educación y la violencia y los desprecios están ahí. Descubrir niveles de mala educación que no habías conocido antes. Es ser ninguneada por ser mujer e infravalorada de una manera que creías que no vivirías (porque estás en Europa y eso del machismo abierto ya no se lleva). Sufrir el individualismo y egoísmo voraz. La gente a la que todos los demás les importan una mierda, y a mi déjame en paz que paso de tu culo. Es ver a gente ultraborracha sola, sin que a nadie le importe un pepino. Es cagarte en todo porque alguien ha saltado delante del metro y vas a llegar una hora tarde al trabajo. O porque han apuñalado a alguien y la calle está cortada. Y tú sólo piensas en la prisa que tienes y que maldita sea la estampa del que se ha suicidado en un lugar público, ¿no podía hacerlo como la gente civilizada, en su casa?
Vivir en Londres es asumir que trabajes donde trabajes, te van a chupar la sangre y la energía. Van a sacar todo lo que puedan de ti y no van a darte un carajo a cambio. ¿Estás enfermo? No te pago. ¿Te coges una paga? Lo que te dan no te llega para subsistir. A tus jefes les das igual y tus compañeros te ven como un rival. A pesar de las cervezas después del curro. Londres es el jefe que te grita, el que es borde, el que menosprecia tu salud. Es el sistema que te aplasta. La cinta de correr que va a toda velocidad y mientras puedas mantener el ritmo, bien, pero en cuanto quieras reducir, no te deja y te acabas cayendo.
Vivir en Londres es GASTA, compra, come, CONSUME, tira, usa, PAGA. Sí, bueno, te venden mucho eso de las tres Rs "reduce, reusa, recicla", lo orgánico, natural, CÓMPRATE ESTA BOLSA REUTILIZABLE DE BAMBÚ BIO-RESPONSABLE. ¿Pillais el concepto? Londres es ahorrar para comprarte algo, no ahorrar por ahorrar. ¿Para qué ahorrar si no es para un fin en concreto? ¿Ahorrar por si en el futuro las cosas vienen torcidas? ¡Qué tonterías dices! Me han sobrado 100 libras al final del mes, wow! ¡Me voy de compras! ¡No tengo un duro pero me voy de viaje! Aunque con la miseria que te quedará después de haber pagado alquiler, facturas y transporte, más te vale ir metiéndola en el cerdito para cuando te coja un virus de esos que pululan por el metro o te atropeye uno de los muchos kamikazes que por aquí conducen.
Vivir en Londres es tener a mano todas las oportunidades y luchar y rezar por poner agarrar alguna. Algunas se dejan coger fácilmente, mayormente la oferta cultural (aunque mejor que no seas fan del ballet, la ópera o los clásicos del teatro), los puestos de trabajo de baja cualificación. Otros, como tener una vivienda decente, ya...

Londres es básicamente como chutarse heroína: mientras estás colocado es la hostia, pero en realidad vives rodeado de puta mierda. Hay algunos que tienen un colocón muy guay, que les dura mucho y salen del jaco (metáfora para Londres) casi ilesos, otros quedan tocados para toda la vida.