26/8/13

Boobs

Hoy me voy a salir un poco de mi "línea editorial".

Todos, queridos lectores, sabeis que soy mujer (aplausos ante lo obvio), lo cual indica que tengo tetas, la regla, vagina, presión social y mediática y un oído sensible a los sonidos agudos (más obviedades). ¿A qué viene esto? A que creo que la gente es una exagerada.
Acabo de leer esto:
"Aprendemos desde pequeñas que hay que temer a nuestras tetas, y nadie nos enseña a amarlas.(...) ¿Qué se siente al tener tetas? Tener tetas es raro. Una niña pasa los primeros 12 o 13 años de su vida sin tetas. Después, un buen día, le salen dos objetos en medio del pecho que redefinen su relación con el mundo. No se puede estar preparado para un cambio así. (...) todas, independientemente del momento en el que les ocurra, sienten angustia. Frente al espejo la niña descubre que las tetas no tienen un propósito propio. Las tetas son para el otro. Para amamantar a un niño en un futuro. Para ser codiciadas por un hombre. Las tetas no sirven para nada si no hay un otro. Son una expresión física de su condición femenina. De ser un ser para otro ser. Un ser que se define en el otro. Toda la injusticia de la especie se concentra para ella en su pecho. El útero también es injusto, pero odiar la regla es algo que se acepta socialmente." (vía http://acapulco70.com)

Pues yo no, mire usted. Sabía que en algún momento me iban a salir y cuando empezaron a crecer, fue como "pues vale". Sí recuerdo la incomodidad inicial, el no saber cómo colocarte (dormir boca abajo nunca será lo mismo), los primeros sujetadores... Pero ya está. Los hombres tienen testículos, que "no sirven para nada si no hay otro" y no creo que le den tantas vueltas a la cabeza.
Sé que voy a tener tetas. Las tengo. Las aprecio. Fin.
Son otra parte más de mi cuerpo y las quiero tanto como a cualquier otra parte. Es más, aprecio más mis dedos, pies o nariz que mis tetas, mira tú, pero por lo útil, lo cual me lleva a que prefiero mis tetas a mi apéndice. No sé, son tetas, están ahí, no molestan a nadie, socialmente se consideran bonitas y a veces me gusta ponerme escote para lucirlas, igual que me pongo falda corta para lucir piernas. No creo que haya ninguna injusticia en las tetas, ni creo que sean "para otro" (¿le estás quitando algo a ese otro si te tocas las tetas? ¿si te pones un piercing? ¿si te pellizcas los pezones para excitarte?).

La regla. Lo mismo. "El trauma que le supone a una niña que le baje la regla..." BLABLABLA. Yo ni siquiera recuerdo qué edad tenía. Recuerdo el momento: fui al baño y al bajarme las bragas vi sangre. Dije "oh", cogí otras bragas, me puse una compresa y lavé a mano (primera de muchas veces) para quitar la sangre de la ropa interior. Después fui al salón y le comuniqué a mi madre que me había bajado la regla y que necesitaríamos aumentar el stock de compresas. FIN. Ni llantos, ni fiesta, ni alegría, ni depresión, ni charla madre-hija de "ahora eres una mujer", ni anunciárselo a mis amigas. Un proceso natural y sencillo, que sabía que me iba a tocar y que nunca consideré de especial importancia. De chavala no pensé en ningún momento si me bajaría antes o después que a mis amigas, si dolería, si me transformaría en mujer... Llamadme indolente, si quereis, no obstante estoy segura de que muchas más mujeres vivieron estos cambios como yo y aún nos siguen contando (con frecuencia otras mujeres) el shock que suponen.
(Tres cuartos de lo mismo con la pérdida de la virginidad)

En fin, sólo quería decirlo. Las tetas. ¡Menudo big deal! (dicho sea con tono sarcástico)

P.D: la palabra Boob (teta) es perfecta, ya que B es como se ve un escote desde arriba, oo como se ven de frente y b como se ven de lado. Chorradas de internet, lo sé... ya me callo.

9/8/13

Informando

Hace un tiempo que no publico, mis disculpas, aunque tengo un par de borradores de cosas que quise publicar y al final ahí se quedaron.
El parón es resultado del cambio de vida.
Unas tres semanas antes de acabar como au pair, encontré una habitación en el barrio que quería (Clapham), y aproximadamente 10 días antes de tener que mudarme, encontré trabajo. De lo mío, sí. Quien escribe ahora mismo es una felizmente independizada recepcionista de hotel.
El viernes 19 fue mi último día como au pair, el día 20 mi exhostfamily se fue a Francia (yo me quedé cuidando del gato), el 21 me mudé y el lunes 22 empecé a trabajar. ¿La despedida con mi hostfamily? Nada sensiblera. Mi exjefa me regaló una taza (psé), un libro de cocina pésimo (psssé) y una radio (guay). Yo fingí que me emocionaba al decirles adiós.

La casa en la que vivo podría ser mejor y el hotel en el que trabajo es un 2*, la categoría hotelera más baja en la que he trabajado hasta el momento, pero me importa poco, he ido a entrevistas en hoteles 4* donde pagaban menos, 5* donde trabajabas 8 horas de pie, en tacones, lamiéndole el culo a los clientes... Además, ya habrá tiempo de buscar algo mejor en el futuro (la única pega de este trabajo son los 6 días de curro a la semana).
Mis compañeros de trabajo son geniales y mis jefas son muy relajadas, hay muy buen ambiente, la verdad. Los clientes... bueno, son clientes. Ya tengo un par de historias agradables, desagradables y graciosas, ¡y no llevo ni un mes!
Trabajo con gente de todo el mundo y estoy absorviendo información sobre sus culturas cual esponja. No quiero parecer una loca acosadora, así que pregunto un poco un día, pongo la oreja al otro... De momento me he aprendido los números del 1 al 10 en rumano y en hindi.

Bueno, ¿qué más contaros? Vivo a unos 20/40min en bus del hotel, dependiendo del tráfico. Al lado de casa hay un parque enorme con el único estanque londinense donde está permitido pescar (pero casi todo lo pescado vuelve al agua porque suelen ser pezqueñines). Mi calle es peatonal, pero el ruido que me ahorro de los coches lo tengo en ruido de aviones. Te acabas acostumbrando, como a todo.
Por el momento hace calor, así que me da igual vivir en una habitación sin más muebles que la cama y el armario, pero para cuando venga el frío y no asome fuera de mi cubil más que para ir a trabajar, querré tener algo más cozy. Ahora mismo, el mejor plan para un día libre soleado es coger una manta, una botella de vino y montarte un picnic en el parque, cosa que todos los clappers (habitantes de Clapham) tienen por costumbre, así como tomar el sol, practicar yoga, boxeo, jugar al fútbol, hacer skate, etc.

En fin, sólo quería informar de que soy feliz, tengo "casa" y trabajo.
Un abrazo muy grande a todos, gracias por leerme.