28/6/13

Bizcocho de plátano y naranja

Tenemos la nevera vacía. Y las alacenas, excepto por un montón de arroz al que apenas le damos salida porque el niño pequeño no lo come.
Cuando el lunes por la mañana fui a darle el desayuno a los niños descubrí que no quedaba nada: ni leche, ni cereales, ni galletas. Ni yogures, que es mi último recurso para los desayunos. Así que le di al pequeño fruta y el mayor no desayunó (por elección propia, si no hay tostadas o Choco Krispis no desayuna).
Como mi jefa pasa del hecho de que sus hijos no tengan nada que desayunar (aunque de vez en cuando tenga los huevazos de decirme que tengo que asegurarme de que el mayor desayuna), hice un bizcocho para los desayunos de esta semana. Es curioso que en este país se desayunan, mayoritariamente, cosas saladas. Por ejemplo, habas en salsa de tomate con huevos revueltos y pan. No, no estoy de coña, es un desayuno de lo más normal aquí (y está muy bueno). Entonces, cuando hablas de desayunar galletas, o bizcocho, te miran con los ojos muy abiertos y dicen que es "mennnntal" (una locuuuura). Pero vamos a ver, si desayunais muffins, ¿qué es un bizcocho más que un muffin grande?


Bizcocho de plátano y naranja


Ingredientes:

- 200 g  harina
- 200 g  azúcar
- 1 naranja
- 2 plátanos
- 1 huevo
- 1 cuch. sop. de  Golden Sirup (o miel, o jarabe de arce)
- 1 y 1/2 cuch. de té de  Royal
- 1 pizca de sal


Preparación:

Lavar la naranja, trocearla y triturarla junto con los plátanos. Todo a un bol y mezclar con alegría. Si teneis ganas de batir la clara del huevo a punto de nieve, pues mejor, pero vamos, que yo no lo hice y quedó esponjoso igual.

Hornear unos 45min.

13/6/13

Mademoiselle Confiture

Todo esto es culpa de mi Señora Madre. Resulta que es una cocinera excepcional que se dedica con amor a realizar todo tipo de manjares, y además la jodía controla todos los terrenos (menos chuminadas como la sugar paste), así que como buena reina de las cacerolas, hace conservas: mermeladas de todo tipo, licores, bonito... Lo cual además de proveer a la familia, arregla mucho el asunto de las invitaciones (¿llevo el postre? ¿el vino? ¡no! una conserva casera y quedo genial).
La verdad es que nunca he sido muy de mermeladas, de pequeña sólo toleraba la de moras, luego acepté la de manzana y poco a poco he ido cogiendo el gusto por otros sabores, pero psé, sigue sin ser mi rollo. No obstante, recuerdo con cariño a mi madre inclinada sobre una pota (palabra gallega para olla) de tamaño industrial, removiendo borboteantes mermeladas con la cuchara de madera de las mermeladas, sudando la gota gorda.

Pero no sé porqué, estando en Francia, me dio por hacer mi primera mermelada, de albaricoque. Me quedó deliciosa y se la zampó prácticamente en su totalidad una amiga australiana.
Hace cosa de mes y medio vi en facebook que una amiga había hecho mermelada de fresa, menta y pimienta negra, así que le pedí la receta y me animé a hacerla. Quedó demasiado dulce para mi gusto, aunque perfecta para mezclar con yogures naturales.
Aún no se había acabado esta mermelada, cuando pasé un día por el mercado y vi ¡tachán! ruibarbo. Y claro, no me supe contener y lo compré, así como fresas, e hice mermelada. Riquísima, señores.

Hacer mermeladas es una actividad de lo más relajante y bastante rápida si no vamos a hacer grandes cantidades, en realidad lo que lleva más tiempo es la preparación que hacer la mermelada en sí.

A continuación las recetas, conste que soy novata y tengo el mal vicio de cocinar a ojo, así que me perdonareis los "aproximadamente / más o menos / etc."

Mermelada de fresa, menta y pimienta negra


Ingredientes:

- 1 kg de  fresas limpias (tras haberles quitado rabo, partes blancas, partes pochas, etc)
- 1 kg de  azúcar blanco
- el zumo de  un limón
- 1 cuch. de moka de  pimienta negra rota (que no molida, si no tienes, puedes romper las bolas de pimienta con el mortero)
- un puñado de  hojas de menta (yo usé unas 10)


Preparación:

Coge todos aquellos botes de mermeladas / salsas / conservas que has estado acumulando por una temporada. En un olla grande, pon agua a hervir y mete los botes abiertos, así como las tapas. Deja hervir por 5 minutos. Con unas pinzas (de esas grandes de barbacoa) y mucho arte, sácalos del agua y deja secar sobre un paño limpio.
Otro método, mejor para lugares con agua dura, es hervir las tapas y los botes meterlos en el horno a 200ºC por 5min. Personalmente prefiero hervirlo todo, pero donde hay agua dura, al secar los botes, quedan manchados de cal.

Lavar las fresas, cortarles el rabo, quitar las partes blancas y aquellas que estén pochas o golpeadas. Cuando hayamos juntado un kilo, cortarlas en pedacitos y echarlos en una olla, añadir el azúcar, el zumo de limón y la pimienta. Poner a calentar a fuego suave. Cuando ya tenga su liquidillo (enseguida), lavar las hojas de menta y romperlas con los dedos en dos o tres pedazos y añadirlos a la (futura) mermelada. Opción A: como a mi, os gustan las mermeladas con pedacitos, así que -> Dejar hervir a fuego lento unos 30min. Opción B: os gustan las mermeladas de textura lisa -> Dejar hervir 15min, meterle la batidora y dejar hervir otros 15min.
¡Mermelada lista!
Apaga el fuego, coge un cazo y (si tienes un embudo de mermeladas, será más fácil) rellena los botes hasta el borde. Una vez llenos, ciérralos con fuerza hercúlea y ponlos boca abajo. No los toques hasta que estén completamente fríos, cuando podrás darles la vuelta y comprobar que están al vacío (no hay más que mirar la tapa para saberlo). Ponles etiquetas y guárdalos para posterior degustación.

Notas:
La mermelada de fresa suele quedar bastante líquida, lo cual se puede arreglar de las siguientes maneras:
Añadiendo pectina
Usando agar-agar, un alga que no añade sabor y hace que cuaje
Mientras se está haciendo la mermelada (y antes de meterle batidora si pensamos hacerlo), quitar un poco del líquido (u zumo, jugo, sirope o como querais llamarlo) con un cucharón. No oseis tirarlo, está delicioso.
Como ya dije, con 1kg de azúcar está demasiado dulce para mi gusto, yo lo rebajaría a 650g.
Para la próxima añadiré más menta, le da un toque fresco delicioso.



Mermelada de fresa y ruibarbo


Ingredientes:

- 1/2 kg de  fresas limpias
- 1/2 kg de  ruibarbo limpio
- 750g de  azúcar blanco
- el zumo de  un limón


Preparación:

Otra vez el rollo de los botes (ver arriba).

Lavar las fresas (quitarles el rabo, lo blanco, lo pocho). Trocearlas y pasarlas a un bol, añadir la mitad del azúcar.
Lavar el ruibarbo. El ruibarbo puede pelarse o no, yo prefiero pelarlo, es muy sencillo: cortas el extremo superior del tallo sin llegar a cortar la piel del final y, sosteniendo esa piel entre el cuchillo y el dedo, tirar hacia abajo, pelándolo. El ruibarbo es como el apio, todo filamento, así que se pela divinamente.
En fin, lavar, pelar (o no), trocear y echar en una olla con la otra mitad del azúcar, el zumo de limón y las fresas, que a estas alturas habrán soltado su jugo.
Hervir durante 15min a fuego lento. Es mejor triturar el ruibarbo, porque sino luego te encuentras con hilos en la mermelada, así que yo estuve pescando pedazos de ruibarbo, los pasé a un bol, los trituré y devolví la pasta a la olla. 15min más de hervor y listo.
A los botes, boca abajo, dejar que enfríen y a la despensa.

Notas:
Si os gusta el sabor acidillo del ruibarbo, echadle menos fresas.
Estuve calculando el gasto de hacer mermelada:
1'75 kg de fresas: 1'5 pounds
1'5 kg de ruibarbo: 1 pound
1 kg de azúcar: 1 pound
1 limón: 0'40 pounds
Botes: como son reutilizados, digamos 0'20 pounds
Agua y energía: 0'05 pounds
El gasto de las fresas que usé serían unos 0'75 + ruibarbo 0'5 + azúcar 0'75 + 0'4 + 0'2 + 0'05 = 2'65 pounds por 4 botes de mermelada, dos grandes (tamaño Bonne Maman) y dos medianos.
Compensa, ¿no?
Con las fresas restantes hice un megabatido para los niños y para mí y el ruibarbo lo lavé, pelé y troceé y congelé. Está esperando a que Robin acabe los exámenes y haga un crumble.

Bote mediano (340g) de mermelada de fresa y ruibarbo, como se puede apreciar, reutilizado de una mermelada de naranja.

5/6/13

Entrevista a Nedim Gürsel

Supongo que todos estais enterados de lo que está pasando en Turquía estos días. No obstante, veo poca información por ahí, ¿por qué? Básicamente porque los medios turcos no lo están cubriendo, el gobierno va tras las redes sociales y la mayoría de los medios extranjeros lo mencionan de pasada. De momento se reportan dos muertos y decenas de heridos, pero no hay cifras oficiales, no sabemos nada con claridad.
Conozco a una chica turca de cuando vivía en Nantes y gracias a ella y a los enlaces que sube a facebook puedo enterarme mejor de qué va la cosa. Como casi todo lo que publica está en francés y no todo el mundo habla ese idioma he decidido, sin que sirva de precedente, traducir una entrevista al escritor Nedim Gürsel que resume perfectamente lo que está pasado.
La entrevista original aquí.

ENTREVISTA A NEDIM GÜRSEL EN PARÍS EL 2 DE JUNIO


Nedim Gürsel

Nedim Gürsel es uno de los mayores novelistas turcos. En Francia, donde vive aunque va frecuentemente a su país natal, acaban de concederle el premio Mediterranée por "El ángel rojo", donde reconstruye el destino del poeta comunista Nazim Hikmet. Hijo de Estambul, Nedim Gürsel sigue al minuto las manifestaciones. Entrevista.

   ¿Qué pasa de golpe en Turquía?

Nedim Gürsel
   Todo comenzó con un movimiento de protesta contra la ordenación de la plaza Taksim, la destrucción de un parque donde el ayuntamiento quiere instalar un complejo comercial. Pero, muy rápidamente, este movimiento ha cogido mucha amplitud. El 80% de los manifestantes son jóvenes, especialmente estudiantes de instituto, por lo demás apoyados por el resto de la población. Es una reacción que va mucho más allá que la defensa de la ecología, es muy profundo. En este momento se llevan a cabo manifestaciones es una cincuentena de ciudades en Turquía, no sólo en las grandes ciudades.
Es por tanto un movimiento nacional que se explica por la desviación autoritaria de un poder que quiere imponer la moda de vida islamista. Ejemplo más reciente: la limitación de la venta de bebidas alcohólicas. El primer ministro Erdogan se ha atrevido a decir: "¡Id a beber a vuestras casas!" ¡Pero yo quiero ir a beber a sorbos mi raki a la orilla del Bósforo! ¡Y el poder quiere enviarme a casa a que beba a escondidas como si fuese vergonzoso hacerlo en espacios públicos!
Es insoportable y son también así de insoportables los medios turcos, las cadenas de televisión o los periodistas que elogian al primer ministro de la mañana a la noche, como si el control de los medios hubiese erradicado toda veleidad de espíritu crítico.

   ¿Es una revuelta general?

Nedim Gürsel
   Erdogan repite sin cesar que quiere una juventud conservadora, respetuosa con los valores conservadores. Es este proceso el que desencadena la reacción de toda la población. Ahí veo un momento crucial, el principio de la decadencia de Erdogan cuya omnipresencia y omnisciencia se han hecho insoportables. Aún hoy, no escucha nada, quiere continuar con el proyecto de destrucción del parque Gezi. Se contenta con decir que la policía ha exagerado utilizando el gas. Pero las imágenes y los testimonios están ahí: fue horrible. La policía ha actuado con extrema violencia contra jóvenes, pacíficos, que no eran agitadores. Espero que el ministro del Interior presente su dimisión... En realidad, esta revuelta, es una voz que ha subido desde abajo. Es la primera vez desde 2002 (fecha de la llegada al poder del AKP) que asistimos a un movimiento de oposición surgido desde la base.

   ¿Tiene alguna posibilidad de durar?

Nedim Gürsel
   Para empezar, dura desde hace varios días. Para seguir, se extiende. El poder debe retractarse de este discurso arrogante - repito la palabra arrogante intencionadamente porque es una de las claves de la cólera - que consiste en imponer un modo de vida a toda la población.
Y esto se traduce también en este proyecto de centro comercial en lugar del parque Gezi. ¡Estambul no es Dubai! Tan paradójico como parece, este gobierno que se dice irreprochable lanza proyectos únicamente por los beneficios. Erdogan practica un ultracapitalismo acompañado de una megalomanía que no tolera ninguna crítica. Es todo esto lo que me daría ganas también a mí de ir a manifestarme si estuviese en Estambul. Incluso mis amigos, intelectuales liberales, han tenido más que suficiente. Más que suficiente de este discurso de conquista. Y constato que en Europa, empieza a producirse una toma de consciencia: Erdogan ha perdido mucha de su credibilidad...