13/6/13

Mademoiselle Confiture

Todo esto es culpa de mi Señora Madre. Resulta que es una cocinera excepcional que se dedica con amor a realizar todo tipo de manjares, y además la jodía controla todos los terrenos (menos chuminadas como la sugar paste), así que como buena reina de las cacerolas, hace conservas: mermeladas de todo tipo, licores, bonito... Lo cual además de proveer a la familia, arregla mucho el asunto de las invitaciones (¿llevo el postre? ¿el vino? ¡no! una conserva casera y quedo genial).
La verdad es que nunca he sido muy de mermeladas, de pequeña sólo toleraba la de moras, luego acepté la de manzana y poco a poco he ido cogiendo el gusto por otros sabores, pero psé, sigue sin ser mi rollo. No obstante, recuerdo con cariño a mi madre inclinada sobre una pota (palabra gallega para olla) de tamaño industrial, removiendo borboteantes mermeladas con la cuchara de madera de las mermeladas, sudando la gota gorda.

Pero no sé porqué, estando en Francia, me dio por hacer mi primera mermelada, de albaricoque. Me quedó deliciosa y se la zampó prácticamente en su totalidad una amiga australiana.
Hace cosa de mes y medio vi en facebook que una amiga había hecho mermelada de fresa, menta y pimienta negra, así que le pedí la receta y me animé a hacerla. Quedó demasiado dulce para mi gusto, aunque perfecta para mezclar con yogures naturales.
Aún no se había acabado esta mermelada, cuando pasé un día por el mercado y vi ¡tachán! ruibarbo. Y claro, no me supe contener y lo compré, así como fresas, e hice mermelada. Riquísima, señores.

Hacer mermeladas es una actividad de lo más relajante y bastante rápida si no vamos a hacer grandes cantidades, en realidad lo que lleva más tiempo es la preparación que hacer la mermelada en sí.

A continuación las recetas, conste que soy novata y tengo el mal vicio de cocinar a ojo, así que me perdonareis los "aproximadamente / más o menos / etc."

Mermelada de fresa, menta y pimienta negra


Ingredientes:

- 1 kg de  fresas limpias (tras haberles quitado rabo, partes blancas, partes pochas, etc)
- 1 kg de  azúcar blanco
- el zumo de  un limón
- 1 cuch. de moka de  pimienta negra rota (que no molida, si no tienes, puedes romper las bolas de pimienta con el mortero)
- un puñado de  hojas de menta (yo usé unas 10)


Preparación:

Coge todos aquellos botes de mermeladas / salsas / conservas que has estado acumulando por una temporada. En un olla grande, pon agua a hervir y mete los botes abiertos, así como las tapas. Deja hervir por 5 minutos. Con unas pinzas (de esas grandes de barbacoa) y mucho arte, sácalos del agua y deja secar sobre un paño limpio.
Otro método, mejor para lugares con agua dura, es hervir las tapas y los botes meterlos en el horno a 200ºC por 5min. Personalmente prefiero hervirlo todo, pero donde hay agua dura, al secar los botes, quedan manchados de cal.

Lavar las fresas, cortarles el rabo, quitar las partes blancas y aquellas que estén pochas o golpeadas. Cuando hayamos juntado un kilo, cortarlas en pedacitos y echarlos en una olla, añadir el azúcar, el zumo de limón y la pimienta. Poner a calentar a fuego suave. Cuando ya tenga su liquidillo (enseguida), lavar las hojas de menta y romperlas con los dedos en dos o tres pedazos y añadirlos a la (futura) mermelada. Opción A: como a mi, os gustan las mermeladas con pedacitos, así que -> Dejar hervir a fuego lento unos 30min. Opción B: os gustan las mermeladas de textura lisa -> Dejar hervir 15min, meterle la batidora y dejar hervir otros 15min.
¡Mermelada lista!
Apaga el fuego, coge un cazo y (si tienes un embudo de mermeladas, será más fácil) rellena los botes hasta el borde. Una vez llenos, ciérralos con fuerza hercúlea y ponlos boca abajo. No los toques hasta que estén completamente fríos, cuando podrás darles la vuelta y comprobar que están al vacío (no hay más que mirar la tapa para saberlo). Ponles etiquetas y guárdalos para posterior degustación.

Notas:
La mermelada de fresa suele quedar bastante líquida, lo cual se puede arreglar de las siguientes maneras:
Añadiendo pectina
Usando agar-agar, un alga que no añade sabor y hace que cuaje
Mientras se está haciendo la mermelada (y antes de meterle batidora si pensamos hacerlo), quitar un poco del líquido (u zumo, jugo, sirope o como querais llamarlo) con un cucharón. No oseis tirarlo, está delicioso.
Como ya dije, con 1kg de azúcar está demasiado dulce para mi gusto, yo lo rebajaría a 650g.
Para la próxima añadiré más menta, le da un toque fresco delicioso.



Mermelada de fresa y ruibarbo


Ingredientes:

- 1/2 kg de  fresas limpias
- 1/2 kg de  ruibarbo limpio
- 750g de  azúcar blanco
- el zumo de  un limón


Preparación:

Otra vez el rollo de los botes (ver arriba).

Lavar las fresas (quitarles el rabo, lo blanco, lo pocho). Trocearlas y pasarlas a un bol, añadir la mitad del azúcar.
Lavar el ruibarbo. El ruibarbo puede pelarse o no, yo prefiero pelarlo, es muy sencillo: cortas el extremo superior del tallo sin llegar a cortar la piel del final y, sosteniendo esa piel entre el cuchillo y el dedo, tirar hacia abajo, pelándolo. El ruibarbo es como el apio, todo filamento, así que se pela divinamente.
En fin, lavar, pelar (o no), trocear y echar en una olla con la otra mitad del azúcar, el zumo de limón y las fresas, que a estas alturas habrán soltado su jugo.
Hervir durante 15min a fuego lento. Es mejor triturar el ruibarbo, porque sino luego te encuentras con hilos en la mermelada, así que yo estuve pescando pedazos de ruibarbo, los pasé a un bol, los trituré y devolví la pasta a la olla. 15min más de hervor y listo.
A los botes, boca abajo, dejar que enfríen y a la despensa.

Notas:
Si os gusta el sabor acidillo del ruibarbo, echadle menos fresas.
Estuve calculando el gasto de hacer mermelada:
1'75 kg de fresas: 1'5 pounds
1'5 kg de ruibarbo: 1 pound
1 kg de azúcar: 1 pound
1 limón: 0'40 pounds
Botes: como son reutilizados, digamos 0'20 pounds
Agua y energía: 0'05 pounds
El gasto de las fresas que usé serían unos 0'75 + ruibarbo 0'5 + azúcar 0'75 + 0'4 + 0'2 + 0'05 = 2'65 pounds por 4 botes de mermelada, dos grandes (tamaño Bonne Maman) y dos medianos.
Compensa, ¿no?
Con las fresas restantes hice un megabatido para los niños y para mí y el ruibarbo lo lavé, pelé y troceé y congelé. Está esperando a que Robin acabe los exámenes y haga un crumble.

Bote mediano (340g) de mermelada de fresa y ruibarbo, como se puede apreciar, reutilizado de una mermelada de naranja.

1 comentario:

Tuseñoramadre dijo...

Hay que ver cómo se debrulla mi niña.
Ya veo que vas por buen camino.
De tal palo tal astilla.
Consejo: en general echa 1/2 kg de azúcar por 1kg. de fruta, no necesita más.
Me gustaría probar esas exquisiteces.
Horror!!!! un bote con su etiqueta, no puedo mirarlo.