7/3/13

Sombras

Desde siempre he sido una persona curiosa, herencia de mis padres. Me intereso por temas aleatorios, leo de todo, de vez en cuando descubro un tema que me interesa especialmente y por una corta temporada investigo a fondo, cuando mi curiosidad está satisfecha, paso a otra cosa.
Hace años, creo que aún en el instituto, me dio por investigar sobre BDSM*. Desde luego es un tema fascinante, sobre todo por el secretismo, el tabú. En fin, que leí mucho y cuando me pareció entenderlo, pasé a otra cosa.

Recientemente se pusieron de moda unas novelillas eróticas, Cincuenta sombras de Grey, que supuestamente trataban de BDSM. Me las recomendaron como muy buenas, leí unas 150/200 páginas del primer libro y me pareció malo y erróneo. Habían pasado muchos años de mi investigación, así que volví a ello, para descubrir que mis recuerdos eran correctos, el equivocado era el libro, no yo.
Dejé el libro de lado y seguí con mis cosas, pero ahí seguía el tema, parece que no puedas dar un paso en esta ciudad sin que te tiren el libro a la cara, coñe. Así que me propuse hacer una crítica del mismo. Cogí el libro y me puse a ello.
Si la primera vez me pareció malo, esta vez me pareció pésimo, y lo que es peor aún, que da una imagen muy muy muy equivocada del BDSM. Soy una persona ferozmente a favor de la libertad personal y, si quieres ser azotado con una caña hasta que te sangre la espalda, y alguien quiere hacértelo, me parece perfecto y lícito. No creo que por ello ninguno de los dos sea un enfermo, ni que tales deseos tengan que provenir de un pasado oscuro y traumático. Tampoco creo que... bueno, me voy callando ya que sino me pongo con la crítica y aún me queda casi medio libro.

El caso, voy por la página 300 de 514 y me está costando la leche leérmelo. No porque sea complicado, aunque el vocabulario le añade un punto de dificultad (lo estoy leyendo en inglés), ni porque sea espeso (se puede leer de una sentada, en un día), sino porque me deprime enormemente. Sobre todo el pensar que miles de personas han leído una novela sobre BDSM escrita por una persona que no ha hecho ninguna investigación, que seguramente no ha entrevistado a nadie del mundo y que ha conseguido alimentar una idea errónea del BDSM.

Doña E. L. James, su libro es una mierda y es usted idiota.

*BDSM: siglas que se refieren al trío Bondage-Disciplina / Dominación-Sumisión / Sadismo-Masoquismo. No me voy a poner aquí a hacer una explicación de en qué consiste, quien me lea tiene acceso a internet, buscad por un par de horas y luego, si tal, me comentáis.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso mismo pensé yo cuando leí unos capítulos del libro. No es que haya hecho investigación ninguna, pero también soy curiosa y busqué hace tiempo de que iba el tema. Y estoy contigo en lo de que la gente ahora tiene una idea muy errónea de lo que es... pero como esto, miles de cosas más.C'est la vie!

P.D. Ya me contarás como termina (jajaja)

Meri

Gretka dijo...

Tengo un blog de estas cosas, así que te dejo modestamente el enlace:

http://sabanasdeterciopelo.blogspot.com.es/2012/08/bdsm.html


Así aclaramos cosas :P