11/1/13

10 cosas que, probablemente, no conoces sobre Ladherna

El otro día, en una conversación sobre internet, sobre cómo éste afecta a las relaciones humanas, sobre si se puede conocer realmente o no a una persona por su fb, blog o actividad en foros, yo dije que no, que puedes poner toda la información que quieras sobre ti, pero que sólo en persona se sabe cómo eres, si reaccionas bien o mal, si eres buena o mala persona, porque en internet pones lo que quieras, así que aunque decidas contar todas y cada una de tus actividades diarias, todos y cada uno de tus pensamientos, seguramente no contarás que, aunque te consideras muy abierto, no saldrías con un gitano, o que cuando aquella anciana se cayó en el centro comercial te hiciste el longuis y pasaste de largo, ¿sabéis a qué me refiero?
Pues bien, para apoyar mi postura, me animo a publicar 10 cosas sobre mí que, si bien os dirán más sobre mi personalidad, seguirán sin hacer que me conozcáis:

1) Tengo una especie de manía obsesivo-compulsiva con la limpieza de orificios y esquinas, acentuada en cuanto hablamos de la limpieza de orejas y nariz. Me sacan de mis casillas las personas que están tirando de los mocos contínuamente y me aterra la idea de la sinusitis. Esta manía es uno de los motivos por los que odio el catarro.

2) No soy especialmente ordenada ni desordenada, pero si el sitio de algo es su sitio, me desagrada que esté fuera de lugar. Esto sólo se aplica a algunas cosas y aún no he descubierto un patrón común. Ejemplo: la ropa fuera de lugar, o en otro cajón, no me molesta. Un adorno que siempre esté en un sitio, no hay que desplazarlo 15cm más allá. Anécdota que quizás lo explique: hablando de esto con un amigo y mi exnovio, este último afirmaba que soy una maniática, y yo lo negaba. Estábamos en IKEA, así que él se acercó a una mesa, cogió un bol situado en el centro de la mesa y lo puso en una esquina. ¿A que te mueres por volver a ponerlo en su sitio?, dijo con una sonrisa. Lo miré mal y concedí que un poco, pero no mucho porque no era mi casa. Pasar de largo sin colocarlo me supuso un pequeño esfuerzo, así que sí, supongo que tengo un problemilla con eso. No me causa ninguna traba en mi vida diaria, así que no me preocupo.

3) Me gusta todo el rollo de la belleza (ropa, zapatos, maquillaje, etc.) pero prefiero mil veces lo cómodo y natural, por estética y por pura vagancia. Llevo un corte de pelo que no me gusta especialmente, sólo porque apenas requiere atención, gafas en vez de lentillas, botas en vez de zapatos... Y en cuanto a maquillaje, una vez por semana, nada que requiera más de 5min. Me parece una locura todo eso de las cremas, exfoliantes, máscaras y demás.

4) Soy mayoritariamente de sangre fría, mis manos suelen estar heladas y, como me quede parada y coja un poco de frío, sólo una ducha muy caliente puede devolverme al mundo de los vivos, sino me paso el día a temperatura cadáver.

5) Daría sin dudarlo mi mano izquierda por tener un pseudo-dragón. Y la derecha por que existiese la magia. No obstante, soy extremedamente realista. Y detesto el rollo princesita Disney que busca a su príncipe Encantador.

6) Pasé años vistiendo de negro, en permanente batalla contra el color (y mi madre), en una temporada gótico-depresiva. Me consuelo pensando que todos fuimos adolescentes...

7) Muchas veces he estado con chicos que tenían el pelo más largo que yo. Para mí, el pelo largo en chicos es como para los chicos, las tetas grandes en las chicas.

8) No tengo pesadillas. Igual hace más de 10 años que no tengo una.

9) Tengo muy buen sentido del olfato y del oído. Cuando llegaba a casa de la universidad, entraba en casa y decía "para comer tenemos..." y acertaba. Lo del oído me temo que ya no lo tengo tan desarrollado, aunque recuerdo que de pequeña jugaba a escuchar música clásica e identificar todos los instrumentos.

10) No tengo carnet de conducir ni ninguna prisa por sacármelo. Jamás me ha llamado conducir, ni los coches, ni las motos. Yo soy de bus, metro, tranvía, avión, tren, caminar e incluso patines, pero coche no.



Pseudo-dragón, criatura fantástica del mundo Dungeons & Dragons

5 comentarios:

Nécora del Mar dijo...

Me ha encantado esta entrada, y he descubierto varias cosas que tenemos en común. Cosa que no me sorprende, por cierto. Sigo siendo fan de tu blog.

bárbara dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo. Esas diez cosas son pinceladas de tu persona, pero no te definen más que mínimamente: las puedes cambiar o extirpar cuando quieras. Forman parte, a mi modo de ver, de tu anecdotario personal.
A uno le pueden definir la compasión, la ecuanimidad, la caridad, la sagacidad... y también esas manías, fobias o anhelos.
Una persona es un complejo universo cambiante, ya difícil de aquilatar en vivo y directo, y a lo largo del tiempo, cuanto más a través de un perfil tan limitado como pueda ser el que se cuelga de una red social.
Es poco consistente; máxime cuando cuando le preguntas a la gente acerca de lo que piensa de las susodichas redes, y te sueltan el consabido "uy!, yo suelo contar cosas que no son del todo ciertas, por si me pillan.
Eso tampoco lo entiendo: para qué te metes en berenjenales, si no quieres que los demás sepan de tí realmente??
En fín. Oye! me ha gustado lo del pseudodragón. Me apunto a la cola para sonseguir uno de mascota. Y lo de la Magia también me va.
Besos

Espino dijo...

Qué bien te conozco! Menos lo de identificar instrumentos, nada de lo que he leido es nuevo :) Pero ya puestos a pedir, qué coño es un pseudo-dragón? Pide un dragón de verdad!
Besitos

Burgomaestre de Magdeburgo dijo...

Me identifico con la manía del orden: hay cosas que pueden estar donde quieran el tiempo que les dé la gana... ¡pero ai de de determinadas cosas como se salgan de su sitio milimétricamente estudiado!

Gretka dijo...

En la afirmación tres, somo igualitas xD