13/12/12

Bizcocho hastalmoñero

Llevo tres días de currar todo el día, de 7 de la mañana a 7/8 de la tarde, cuando llega mi jefa del trabajo, debido a que el pequeño está "enfermo". En realidad, estar, sólo estuvo enfermo un día. Y cansa. Cierto que no trabajas a matar, porque al fin y al cabo, el 75% del día se lo pasa viendo la tv, pero es agotamiento mental y el pensar "tengo tal cosa que hacer, tal lugar al que ir... y no puedo". Y así tres días seguidos. Estoy del niño (y de su madre) hasta el moño.

Mi primer descanso real fue anoche, cuando vi a una amiga que, tras 6 o 7 meses en Irlanda se volvía a España haciendo escala en Londres para verme. Fueron  unas horas geniales: volver a verla, ir a cenar, disfrutar de su acento uruguayo, acordarnos de cuando la casi-obligaba a saltarnos clases... Y además me regaló mi libro favorito, traído de la patria del autor con mucho amor :)

Inciso: Algo nuevo que he aprendido de Londres: las compañías de taxis se especializan en zonas, así que si llamas a una cía. de tu zona para que te vaya a recoger a otra, como no tengan un taxi por allí, te quedas en tierra y tienes que llamar o a un taxi negro (los típicos) o a una cía. de la zona. Por cierto, descubrir tal cosa a medianoche, a -2ºC no mola nada.

El caso es que hoy, de puro aburrimiento, me puse a trastear en la cocina. Y salió un bizcocho de chocolate y almendras, sin huevo (no quedan) y con plátano. Porque en la mezcla sin ton ni son está el éxito. Gracias de nuevo a Bárbara por proporcionarme la parte interesante de los ingredientes y el molde.



Bizcocho "hastalmoñero"


Ingredientes:

- 1 vaso de  harina
- 5 cuch. sop. de  azúcar
- 1 y 1/2 cuch. sop. de  Royal
- 1 plátano
- 1 chorro generoso de leche
- 1 cuch. sop. de  mantequilla
- 1 pizca de sal
- pepitas de chocolate
- almendras en cuadrados
(y se me acaba de ocurrir que un toque de canela hubiese estado bien)


Preparación:

Precalentar el horno.
Triturar el plátano con la leche y la mantequilla. Mezclar harina, Royal, sal, azúcar y la almendra. Incorporar el plátano y una vez esté homogéneo, el chocolate. Un par de vueltas, al molde y al horno.

Calentito, con el chocolate aún derretido, es una delicia.



No hay comentarios: