30/11/12

Esta noche ha helado, hace un frío de la leche. ¡Qué mejor momento para envolverse en una manta y desayunar chocolate caliente!
Admito que hay algo de glorioso en enviar a los críos al cole y tú quedarte con tu pijama y tus pelos mañaneros al calorcico, sin preocuparte de horarios, de correr para no congelarte y de... ¡de no tener que enfrentarte a todo un día encerrada en un aula! Cada vez que recuerdo aquella tortura en el instituto, con los radiadores ridículamente pequeños y las ventanas echando un frío de la leche... soportando a profesores cansinos, lecciones insufribles y aburridas... Yo le digo a Robin que ir a clase no es tan malo, porque otra cosa no le puedo decir, pero no puedo evitar sentirme realizada cuando después de mandarlos al colegio, me vuelvo a la cama.

3 comentarios:

Gretka dijo...

Natural xD

Espino dijo...

Cuando dices chocolate caliente, te refieres CHOCOLATE CALIENTE o al hot chocolate de aqui??

Ladherna dijo...

Por supuesto que chocolate a la taza, del de verdad, del español :D