12/9/12

Bizcocho de mora sin huevos

A este paso se me va a olvidar cómo se hacen las entradas culinarias, pensaba hace unos días. ¡Pero no! Porque descubrí que en el jardín, detrás del tobogán, tras las telarañas y entre las ramas de otros arbustos, ¡tenemos moras! Así que, entusiasmada por el descubrimiento, cogí un bol y salí a recoger unas cuantas. Al día siguiente, cogí algunas más, las junté a las que habían sobrevivido al hambre de Robin e hice un bizcocho. Sin huevos, porque no quedaban y a pesar de que fui al súper, olvidé tal eventualidad.
Y bueno, el horno no es eléctrico, sino de gas y no tengo ni flores de cómo funciona, de hecho, la regulación parece estar estropeada. Así que fue un poco... invento. Pero está rico, tanto que Robin se comió ayer la mitad de una atacada. Y después un enorme bol de cereales (cabrón suertudo, si yo comiese tanto, estaría redonda). Pero ése es otro tema.
Esta receta sigue los pasos del básico bizcocho de yogur. Vamos allá:

Bizcocho de mora sin huevos


Ingredientes:

- 1 yogur de fresa
- 2 tarrinas (la del yogur, vamos) de harina
- 1 y 1/2 tarrina de azúcar moreno
- 1/2 tarrina de aceite
- 1/4 tarrina de mantequilla fundida (a ojo también vale)
- 2 cuch. de moka de Royal (o baking powder de ése que hay aquí)
- muchas moras; no puedo decir cuántas porque ni las conté ni las pesé, digamos que dos puñados


Preparación:

Precalentar el horno. Diría que a 180ºC, pero yo me tuve que fiar de la llama, así que como vosotros veais. Engrasar y enharinar un molde de horno PEQUEÑO. De hecho, recomiendo hacer magdalenas antes que bizcocho.
Mezclar el yogur, el azúcar, la mantequilla, el aceite y el Royal. Tamizar la harina e incorporar.
Una vez esté todo mezclado, coger la mitad de las moras y espachurrarlas. Yo lo hice en la misma masa, las eché y las aplasté con las varillas. La masa quedará de un color violeta oscuro.
Verter la mitad de la masa en el molde, echar unas cuantas moras enteras. Verter la otra mitad, cubriendo las moras.
Al horno una hora. Repito, yo tenía horno desconocido, ¡así que no os fieis de esto!

Y ya está. Levanta poco y no queda esponjoso (tampoco queda como el cemento, ¿eh?), pero supongo que añadiendo huevos a la mezcla estará perfecto.

La foto es malísima, nada de esas fotos artísticas que se ven por otros blogs, pero en fin, es lo que hay:


2 comentarios:

bárbara dijo...

Para intentar que te levante, aún sin huevos, prueba a eliminar el aceite y batir bastante el yogourt con el azúcar. La esponjosidad, también, depende de la cantidad de burbujas de aire que le hayas metido a la masa; por eso, con los huevos, se tiende a batir por separado las claras de las yemas, montando aquéllas a "punto de nieve".
Además, quitándole el aceite, lo haces más ligero y menos engordante: ya le aporta la materia grasa el yogourt.
Voy a probar en variante frambuesas.
Truco para hornos de gas: usar moldes lo más planos, extendijados, delgados y metálicos posible. Ideales los de aluminio desechables/reusables-algunas-veces.

Ladherna dijo...

¿Batir el yogur? En la vida se me hubiese ocurrido, gracias por la idea :)

En cuanto a moldes vamos muy justos: la mitad de ellos son malos (y están oxidados) y la otra mitad no sirven para nada.