14/3/12

Me cambio de sexo, me cambio de trabajo y cambio...

Bueno, en realidad no me cambio de sexo, espero que hayais reconocido la letra de esta canción.

Anyway, que me cambio de trabajo, de casa, de vida. A veces me siento como si me hubiese chutado una mierda muy buena y no cupiese en mí. Tengo tantas cosas que hacer que casi no sé ni por donde empezar. Quedan 17 días, señores, para que pueda enseñaros fotos de mi nueva morada. Sólo quedan 17 días de aguantar gritos rompe-tímpanos, pañales sucios, desplantes y borderías. 17 días de romperme la espalda, de correr detrás de minipersonas que me toman por el pito del sereno.

En total, 9 meses de toda esa mierda. Experiencia maravillosa los c*jones.
El otro día vino una amiga a echarme una mano durante 4h de trabajo. Os aseguro que fueron 4h tranquilísimas, perfectas, niqueladas. Y ella decía que ahora entendía lo duro de mi trabajo. A mi me daba la risa.
Puerta a todo esto.

Hoy hace sol, me llevo a los niños a dar un paseo en barco.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Ánimo!, y a otra cosa mariposa. Empieza una nueva etapa

Dani Maverick dijo...

Como te he dicho repetidas veces, me alegro de que al fin encuentres algo de luz en ese camino lleno de baches por culpa de terceros que estás a punto de dejar. Aunque eso sí, recuerda siempre lo bueno (aunque poco) que te han ido dejando.

Y ya contarás que tal el piso