1/2/12

Reflexiones5

En un lugar frío como culo de pingüino...
...está Ladherna sufriendo su jornada de ocho horas, mirando por la ventana y pensando las ganas terribles que tiene de coger a los niños y correr fuera, pero maman Diane dice que hace demasiado frío para las criaturas (sensación térmica de -7ºC), así que mejor hoy nos quedamos en casa.
Y entonces pienso en mi mamá, que en días como éste hacía (si había suerte) un bizcocho y toda la casa olía deliciosamente, y yo me arrimaba al calorcete del horno mientras pedía incansable (e insufriblemente, supongo) un pedazo de bizcocho y mi madre me decía que había que esperar a que enfriase. (Mirada al infinito recordando el momento más cozy de mi infancia)
Es algo que sigo llevando fatal, eso de esperar a que las cosas enfríen...

Ahora es cuando debería insertar la fantástica receta de bizcocho que he hecho y quedaría genial, pero resulta que no tengo ni un puñetero gramo de azúcar, porque por lo visto en esta casa se acaba el azúcar y sólo yo la echo de menos.

Así que como no hay receta, os mordeis las uñas.

(Ahora que lo pienso, tenemos miel. Te queda una hora libre, no vas a ponerte ahora a buscar recetas de bizochos de miel. Pero es que fuera hace frío. Que no, que además de miel y sin huevos tiene que ser cosa pesada para el estómago. ¡Mejor aun! ¡Que no, te he dicho! ¡Y no hay más que hablar! Jo... vale)

1 comentario:

Nirei dijo...

Diálogo interior contra la gula. xD