11/1/12

Tortilla de calabacín y cebolla (o Retales I)

Hace bastante que no me meto en la cocina a hacer dulces. Entre la estancia en Lintry, la visita a España y los turrones que aun están dando guerra, malditas las ganas.
Sin embargo, debido a una nueva organización en casa, me toca hacerme la comida 4 días por semana. Eso sí, a base de apañarme. Un "abre la nevera y coge lo que encuentres", vamos. Cosa que funciona muy bien de vez en cuando, pero ¿tantos días? Al final acabas comiendo mal, porque cosas como pescado y carne brillarán por su ausencia, porque cocinar para uno solo da una pereza horrible y porque cuando algo no se organiza, se va al carajo, hablando mal y pronto.

Pero no me rindo al desánimo tan rápido, por ello, he empezado lo que llamo "comida de retales", esto es, "un poco de esto, aquello que sobró de anoche, esto antes de que ponga pocho...". Y que salga lo que sea, mientras sea comestible.
Así pues, me lanzo al mundo bloguero de recetas saladas. Condiciones: que sea sencillo, rápido, para una persona y, a ser posible, sano. Porque rico, seguro que lo será. Y, por supuesto, que le puedas cambiar ingredientes (aquellos que no tienes porque no eres tú quien va a la compra) sin que sea catastrófico.
Así pues, omelette de calabacín y cebolla, porque recordemos que todo con cebolla, mejora:

Ingredientes:

- Medio calabacín
- Media cebolla
- 2 huevos
- Aceite de oliva
- Sal y pimienta al gusto


Preparación:

Cortar el calabacín en rodajas y, posteriormente, en tiras finas (aunque seguro que si teneis robot de cocina él lo hace similar y en un momentito de nada). Picar la cebolla también fina y rehogar. Añadir el calabacín.
Batir los dos huevos en un bol y cuando calabacín y cebolla estén listos, añadirlos al bol en cuestión. Mezclar y salpimentar. De nuevo a la sartén, darle la vuelta con mucho arte y ¡hop!
Comida lista. Rico rico y muy sano.


No hay fotos por aquello de que tenía tanta hambre que para cuando me di cuenta, ya la había devorado. No mola tener que hacerse la comida al llegar de clase, tengo que empezar a pensar en hacerme la comida el día anterior... Anyway, es un tema aun por tratar, así que no adelantemos acontecimientos.

¡Que nervios! Una nueva sección de mi blog, ¿debería pensar en poner un índice de recetas? ¿Podría mi blog empezar a considerarse "culinario"?

No hay comentarios: