31/3/11

Nessspressso

Hace un par de semanas aterrizó en mi casa una Nessspressso (what else? - buena campaña publicitaria, si esa frase nos salta a la mente). Lo cual me produjo un gran conflicto interno: alegría por buen café (en mi casa sólo se consume un tipo de café muy flojillo que no me gusta nada) vs. la amenaza a mis tazas de té. Pero dejé eso a un lado, porque total sólo es café. ¡ERROR! Nespresso no es sólo café. Es estilo, es presumir, es pijería pura y dura. "Me compré una Nespresso porque hace unos cafés diviiiinos". Mentira. Te la compraste porque la anuncia George Clooney, que es sexy y generoso (o eso decía el anuncio), porque Nespresso es pasta y glamour. Y otra cosa no, pero presumir de pasta, mola.
Así que fui a comprar las dichosas cápsulas que parecen bombones (de los malos) y tienen unos colores muy chulos. Primera impresión: más dependientes que clientes. Quienes, ordenadamente, formábamos una fila, pero de todos modos una chica muy amable nos repartió un papel con nuestro número (como si esto fuese una carnicería). Cuando llegó mi turno, me atendió una joven trajeada, muy seria y formal. Tan educada y monocorde que creí que me estaba vacilando. Porque muy bien que me traten de usted, pero aquello era excesivo. Si hubiese sonreído un poco, podría haber parecido humana, en vez de un robot que, muy formalmente, me recitaba las características de cada café "notas de caramelo (...) puro Colombia (...) suave pero con personalidad" ¿En serio? Para eso dame un folleto y ya me lo leo yo. Y cuando me decido: "me da usted X€, le devuelvo Y€, ¿meto el ticket en la bolsa o se lo doy a usted?" ¿Pero qué te pasa? ¿Qué te han hecho en el curso de formación, pobrecita mía?
Resumiendo, que me invitan a un café. Que como técnica de fidelización está muy bien pensada, porque pruebas otras variedades de café.

Una semana más tarde, cápsulas ultra-caras consumidas, vuelvo. A por café flojillo para mis padres y fuerte para mi (el que me habían dado a probar la vez anterior). Esta vez me atiende un chico, el único de la tienda, tan guapo tan guapo TAN GUAPO! Y tan poco frecuente: rubio de ojos azules. Me apuesto la mano derecha a que sólo tiene ese trabajo por su físico. Pero no sólo por lo guapo que es me entran ganas de reír como una idiota (podría haber pasado: ¿qué desea usted? - jijijiji - .... ¿perdone?) sino porque sonríe. ¡Les permiten sonreír! ¡Y hablar como amables humanos que te hacen comentarios simpáticos!
- ¿Algo más?
(Sí, por favor, ¡tu número de teléfono!) - No, gracias - gran sonrisa.
- ¿Podemos invitarla a un café?
(Ains, si me invitases fuera de turno...) - Quizás otro día, hoy tengo prisa, muchas gracias.

Nessspressso. Sabe fidelizar por lo que de verdad importa.
(¿No os parece un slogan mucho más acertado que what else?)

19/3/11

Murmaider I

Después habría quien contase que la vieron salir del mar, con las ropas blancas y los cabellos negros chorreando. Hay quien dice que el caballo la seguía y que llevaba ya la espada en la mano. Hay quien opina que los consiguió después. ¿Pero quién ha visto sobre la tierra algún caballo que jamás se fatiga? ¿Que vuela, más que cabalga, como una sombra? ¿Cuyo relincho parece surgir de una profunda sima?
Los primeros que dieron noticia de su existencia fueron unos muchachos, que la vieron junto a las rocas de la orilla, con un cadáver a los pies de su caballo. Con gotas de sangre en los brazos. Dijeron que alzó la cabeza y que lo que había en sus pupilas los hizo huir del horror.

No esperó a que la fuesen a buscar, cabalgó llenando las calles de pánico, gritos; chorros de sangre se alzaban a su alrededor. La espada subía, bajaba, cortaba, mataba. Cuando se atrevieron a enfrentarse a ella, tan sólo detuvo a su montura un instante. Los observó. Sentían un cosquilleo en las ingles, las palmas de las manos sudorosas, el estómago encogido. Querían huir, pero no podían. Su contrincante desmontó. No usaba arreos, ni tampoco calzado. Se acercó al jefe lentamente. Éste alzó la voz, diciendo que quedaba detenida. Cuando alzó una mano para agarrarla, ella se la cortó de un rápido tajo. El hombre cayó de rodillas y fue decapitado. Uno a uno, los mató a todos, con calma, como quien recoge flores del campo. El más alejado salió corriendo. La mujer montó de un salto, lo alcanzó al trote y lo atravesó de la nuca a la cintura.
Siguió cabalgando. Nadie más salió a su paso.
Pasado un tiempo, hubo quien sugirió que habría vuelto al mar. Otros que habría ido al infierno. Los menos decían que hacía justicia y seguiría limpiando el mundo de bribones por otros andurriales. Pero desde luego, todos coincidían en alegrarse de no haber vuelto a verla.
Eso fue lo que se contó y dieron en llamar "el horror de Tamned".

14/3/11

Asesinato de cormoranes

¡Qué vergüenza, señores! Yo creí que estas cosas ya no pasaban, y menos en España, adalid de la recuperación y protección de nuestra fauna... Pero sí, en cuanto a alguien le molesta un pobre animal, hay que aniquilarlo y además con consentimiento de las autoridades. Penoso. Vergonzoso. Yo que he visto agonizar a pájaros petroleados, delfines varados y hasta sufro con ver a los crustáceos revolverse aun vivos antes de ir a la cazuela, no sé cómo puede alguien ser tan... (cof, cof) de disparar a sangre fría a un cormorán. O métodos peores, que seguro que los emplean. Cabrones. Y quienes lo consienten, también.

Caso asturias:
http://naturalezacantabrica.blogspot.com/2009/12/criminales.html

Caso europeo:
http://birdspain.blogspot.com/2009/12/stop-killing-cormorants-alto-la-matanza.html

Por si no quedó claro, este blog está totalmente a favor de la ornitología, protección y amor por los animales. Y más de los cormoranes, que les tengo un cariño especial. En facebook podeis uniros a la causa "Stop killing cormorants / Stop a la matanza de cormoranes".

12/3/11

Un mal viernes

Un mal viernes. Una visita al médico, que aplaza mi cita con las agujas y la tinta una semana. Como si tuviese poca prisa. Cuatro horas de clase con el señor "me pongo ciego de marihuana liada con hojas de Quién se ha llevado mi queso". Palmaditas en el hombro del señor profesor diciendo que muy bien, que hay que tener mi actitud. ¿Por qué me tocas, gilipollas, si no te conozco de nada? Puñalada trapera de mis compañeras, que me eligen, porque sí, portavoz de un trabajo que ni siquiera parecen tener muy claro. Chachi. Echadme a los leones sin una pizca de diplomacia.
Los viernes cada vez dan más puto asco.

3/3/11

Haciendo las maletas

Que me voy. Definitivamente.
Después de darle muchas vueltas, de e-mails que no llegan, de negativas, rabietas y mucha frustración, lo he conseguido. No me refiero a mi plan original, porque por fallos "técnicos" (bueno, seamos sinceros, por fallos de la facultad) no pudo ser, así que finalmente cambio de país y de ocupación: Me voy a Nantes de au pair por un año, en principio.

Busqué familia por medio de Au Pair World, pasé de las agencias porque, ¿pagar por intermediación cuando puedo hacerlo yo?
Empecé buscando en Canadá (casi todas las familias exigen que tengas carnet de conducir), seguí por Inglaterra y acabé en Francia.
¿Y por qué acabé en Francia? Porque la cantidad de solicitudes para Inglaterra sólo se pueden definir como avalancha, alud, tromba... Cada familia inglesa registrada recibía entre 100 y 200 peticiones (a veces más), mientras que las francesas muchas menos. Por supuesto, a mayores exigencias, menos peticiones.

Resumiendo, que he encontrado una familia encantadora, con dos niños pequeños (3 y 2 años) y un bebé en camino. Otra cosa no sé si aprenderé, pero a cambiar pañales a velocidad de la luz seguro que sí.

Me hace muchísima ilusión. Y siento otras cosas que está mal que diga antes de irme. Pero cuando lo haga, será probablemente como pensé hace mucho: haciendo un corte de mangas. Al país, así en general.