12/12/11

Escenas au pairianas

- No toques las bombillas, están calientes y puedes quemarte.
Días más tarde, niño con todos los dedos ligeramente quemados por haber agarrado una bombilla.
Mamá dice: voy a la farmacia a ver si tienen algo para echarle en la mano.
¿Crema para quemaduras por bombilla? No sé yo...

- No chupes la tapa del yogur, es de mala educación.
- Pero papá lo hace.
(Ups)

- Buaaah, Brune me ha pegado.
- Buaaah, Anatole me ha pegado.
- Pues ya estais en paz. A partir de ahora, si Brune te pega, tú se la devuelves. Una sola. Y Brune, si Anatole te pega, devuélvesela. Ya estoy harta de decir que dejeis de pelearos.
Niños con cara de sorpresa máxima, fin de llantos y gimoteos. Igual son un poco pequeños para esto, pero así se curten. Coñe ya.

Como no todo tiene que ser negativo, diré que adoro mi trabajo cuando, después de pasear por el mercadillo de Navidad con Anatole y Mahaut (el bebé), volvemos andando a casa. Anatole y yo compartimos unas galletas y con una sonrisa cómplice, nos decimos "bon appétit". Y luego mira al cielo y dice "¡mira, la Luna! Luna, ven a vernos hoy a nuestro jardín, ¿vale?".

O cuando juego con Brune y ella se ríe. Y le hago una carantoña y se ríe más aun. Y me da un abrazo.

O cuando cojo a Mahaut en brazos y me mira, me sonríe y se queda dormida.

No es fácil, pero tiene sus cosas positivas :)

No hay comentarios: