5/11/11

Manual Au Pair VI

Problemas

Algún día tenía que escribir esto. Algún día tenía que tener problemas. En fin, siempre llegan, estaba asumido, pero de todos modos te sorprende un poco y siempre te pilla desprevenida. Que no os pase. Preparaos.
Supongo que tendré que exponer el problema que tuve...

Yo tengo un planning de trabajo redactado por mis "jefes". Está especificado cada día con su horario, así como los días libres. Para estas vacaciones de Todos los Santos (del 22/10 al 3/11) tenían pensado irse unos días a Lintry. El padre se cogería un día o dos y se vendría del 29 al 2, con lo que yo libraría todos esos días menos el último. Es decir, CUATRO días libres para mi solita. Yo cuando lo vi, no me lo creía. Hasta me sugirieron que podría coger el tren para venirme esos días a Nantes y celebrar mi cumpleaños y que luego ya volverían ellos en coche.

Acercándose esas fechas, Diane me preguntó qué me parecería si en vez de ir a Lintry, nos fuésemos a Biarritz a casa de unos amigos. Genial, respondí yo. Lintry está guay, sí, pero Biarritz es mar, la decisión está clara, vamos. Y entonces volví a mirar esos cuatro días libres y me dije "tan cerca de España, puedo cogerme el tren y plantarme en la puerta de casa en... 13h". Le comenté el plan a Diane (irme del 29 al 31) y me respondió que tendría que hablarlo con su marido porque igual él no se venía a Biarritz y entonces yo no podría librar todos esos días.
- Aquí es cuando algunas au pairs presentes y pasadas me hicieron el siguiente comentario "ese no es tu problema, son tus días libres y tú haces lo que quieras con ellos" -

Pasan un par de días y ni Diane ni Arnaud me dicen nada. Pregunto yo. Respuesta: "al final Arnaud no viene y no puedo ocuparme 3 días de los niños yo sola". La decepción es inmensa, como imaginareis. Pero me digo que no hay que rendirse y comento que si no puedo ir yo a casa, quizás mi familia pueda venir. No es el plan perfecto, pero es un plan. Llamo a mis padres, se alegran un montón de saber que voy a estar tan cerca y se organizan para pasar 3 días en Biarritz. Viaje apalizador, vamos, 9h de viaje en coche, saliendo el viernes y llegando el sábado. A su edad.
Confirmo a Diane que mis padres van a venir. Que no tendría porque hacerlo, pero me parece de recibo, vamos.

Ahora volvamos un minuto a mi planning, por favor. Tenía 4 días libres, ¿cierto? Como Diane me dice que ella sola no puede, entiendo que me he quedado sin 2 de esos días, ya que nadie ha mencionado nada de tocar mi sagrado fin de semana. ¿Correcto? Correcto.

Llega el día 23 (domingo, ergo, día libre) y nos metemos en el coche niños, bebé, Diane y yo (en mi diminuto espacio entre sillitas infantiles) y me doy cuenta de que estoy tirando mi día libre en estar encerrada con dos bestias que no me dan un minuto de tregua. Me digo que en cuanto llegue a Biarritz, deshago la maleta y me voy a la playa. Error. Nada más llegar, Diane me pide que me lleve a los niños a la playa mientras ella descarga el coche. Antes de darme cuenta, he aceptado y ya no hay vuelta atrás. Cuando me canso de las tonterías de los niños y de contemplar mi propia estupidez, devuelvo a los niños a casa y le pregunto a su madre que qué tenía pensado para esa tarde, porque no entraba en mis planes ocuparme de los críos. Como no me dice nada (la respuesta es algo como "claro...") me voy el resto de la tarde de paseo y me quito el mal sabor de boca de mi estulticia.

Al día siguiente, tras la mañana de trabajo, Diane me dice que quizás deberíamos haberlo hablado antes, pero que ella ayer contaba con que trabajase y que cuando le dije que me iba la pillé de sorpresa y no reaccionó (ja, mira, pues como ella a mi con lo de llevarme a los niños a la playa)
Lo malo es que después de eso, empezó a preguntar qué iba a hacer con mis padres y hermana el finde. Y yo me olí lo peor. Resumiendo la conversación, ella pretendía que yo trabajase el fin de semana enterito. Con todas sus horas. Y lo que tiene más coña aun, que yo debería haberlo deducido porque "ya sabes que durante las vacaciones es diferente" (sí, sé que durante las vacaciones es diferente y por ello hago 40h semanales, de lunes a viernes) y porque ella ya me había dicho que no se podía ocupar de los niños ella sola (ya, claro, pero "tres días", no todos y cada uno de los días de "vacaciones")
Yo intenté ser muy correcta y razonable, pero claro, los nervios estaban a flor de piel. Ambas cansadas, yo decepcionada, ella con un chasco del mil... Yo repetía que debería habérmelo dicho, que para ver a mis padres un par de horitas, no los hago atravesar el país. Y ella se agobiaba y... bueno, me sabe fatal por ella, pero acabó llorando y se fue (a pesar de mi afirmación de que no la iba a dejar colgada)
Y yo pensaba "no puede ser no puede ser no puede ser no puede ser..." ¿¡¿Cómo no me habían dicho nada?!? ¿En qué clase de universo paralelo viven en el que la gente deduce alegremente que sus días libres desaparecen? ¿No sería lo normal, al hacer tal cambio de planes, coger mi planning (que está en la cocina, al alcance de todos) y sentarnos juntos a ver qué hacemos con mis horas? Vamos, digo yo, que esto es un trabajo, no un hobby.

El caso es que ella se fue a llamar a su marido (que estaba por trabajo en Suecia) y yo me quedé dando de comer a los niños y tragándome la decepción y la rabia. Y en cuanto pude, a hablar con amigos y familia. Opiniones y consejos de todo tipo ("lárgate de esa familia y vente a París", "propón un término medio", "no cedas ni un ápice", etc). Al día siguiente, propuse unas horas que consideré que, aunque no perfectas, complacerían a Diane. Trabajar el sábado por la mañana hasta que llegasen mis padres (y hermana) y el domingo tarde-noche (baño, cena y acostar críos). Aceptó con mucha alegría (pero yo sabía que se estaba callando algo).

Finalmente, el viernes, Diane me dijo que Arnaud se venía el finde porque ella no podía sola con los niños (que sé que es complicado, pero sigue sin entrarme en la cabeza, de verdad), lo cual sólo redujo en dos horas el horario previsto, pero en fin. Mucho cabreo y mucha pena por algo que, de haberlo hablado desde el principio, no hubiese supuesto NINGÚN problema.

Moraleja: hablad con la familia. Que os lo dejen todo claro, si no estais seguros de algo, preguntadlo. Aunque ya veis que en este caso yo hice mi parte y ellos no hicieron la suya, no podeis controlarlo todo ni mucho menos evitarlo. A ellos siempre les vendrá bien que hagais más horas y vosotros querreis hacer menos, el caso es no abusar.

Hablando de abusos, esos días que pasamos en Biarritz... algunos llegaron a las 12h de trabajo (horas extras que no creo que hayan sido contabilizadas en ningún sitio, aunque a mi ahora sólo me preocupa olvidarme de este desagradable capítulo)

1 comentario:

Ya-tu-sabes-tan-celosos dijo...

Hola hola pajarito sin cola!!
Como esta ya me la sabia no tengo nada que comentar, aparte de que nos encanto verte, y creo que a ti tambien, te acuerdas que decias (cuando te marchaste) que hasta navidad nada? Que no fuesemos a visitarte? Los meses pasan despacio no ? :) Aun asi seguimos echandote de menos, incluso yo, que ya hace un año y medio que no vivo contigo!! Cuanto tiempo:(
Muchos besos!!