7/11/11

Horario desfasado

Pensaba escribir sobre Biarritz. Pero llevo un día extraño. Dos días. Demasiadas horas.
Ayer por la mañana tocó museo de historia natural por cuarta vez. Y al volver a casa, tras comer, me tiré en la cama y me quedé dormida. Soñando con lo indebido. Y luego me desperté y me senté frente al ordenador y me puse a trabajar durante horas. Y luego cené y un té tras otro fui desgranando horas de trabajo. Cuando me quise dar cuenta eran las 4 de la madrugada. Me fui a la cama cansada, pero aun con energía. Me planteé seriamente ponerme el despertador, aunque finalmente lo desconecté y me metí en la cama. A las 11.30 me despertó un sonido de chapoteo. Quizás era Diane bañando a Mahaut (¿a estas horas?) Me levanté poco más tarde. Me duché y repasé el trabajo del día anterior. Me cabreé por la falta de rendimiento, por la poca profesionalidad. Porque hace unos meses me habría currado una presentación de la hostia y esto que había hecho me parecía una cutrada. Le di vueltas. Me vinieron flashes de un sueño. Dos caras fundidas en una. Que cosas se me ocurren. Bajé a desayunar y mordisqueé unas galletas mientras me peleaba con unos programas. Cambié cosas de la presentación. De vez en cuando oía a alguien por la casa, pero nadie vino a saludarme. Pasadas las 14h, bajé a la cocina. Ni rastro de que alguien hubiese almorzado o tuviese intención de hacerlo. Me hago un bocadillo de queso de San Simón, cojo una manzana y un vaso de agua y vuelvo a delante del ordenador. Me siento asquerosamente inútil y vacía. De pronto me doy cuenta de que aun no he bebido té. Mira tú, si va a ser que es eso. Pero Maybeshewill atruena en mis oídos y no me veo capaz de bajar a preparme mis pilas líquidas.

Notificaciones de lo más estúpido. ¿Organizamos un "free hugs" en Nantes para hacer de ella una ciudad más acogedora? ¿Y por qué no un "free punches", tonta del haba?
Y todas en la misma línea.
La luz es gris, el cielo lleva encapotado todo el día y ahora que la luz empieza a escasear, poco a poco, pienso que mi orquídea se va a morir de pena. Pienso en la gente que me cuenta cosas que no me importan, o la gente que cree que me sigue importando. La verdad es que Nantes me ha dado y me ha quitado muchas cosas, pero su mayor regalo ha sido la indiferencia, una nueva frialdad real, no fingida. De verdad que me importa una mierda. Lo que antes eran 10PG ahora son uno o dos.
Al final resulta que sí me he convertido en lo que quería de niña.
Quiero que te arrastres como un jodido gusano y si no lo vas a hacer, deja de enviarme mensajes, porque francamente, si no es para reírme, paso de leerlos.

El día que asumais que me he ido, quizais dejeis de darme la brasa pensando que me interesa. En serio. Si me interesa, os pregunto. Si no pregunto, es que no quiero oírlo.

Ya tengo mi té. Ya puedo salir del gruñidero.

No hay comentarios: