19/11/11

Hojas en blanco

No puedo decirte nada, porque no hay nada. No me mires así, es que tampoco sé si sabría explicarlo, ni si hay algo que explicar. Hoy cogí el tranvía y me bajé cerca del fin de la línea. En no sé dónde. Y caminé sin rumbo. Al cabo de un rato empecé a seguir señales que decían "centre ville". Tras más de una hora y media caminando, no encontré una sola cafetería donde me apeteciese sentarme a escribirte.
La verdad es que hacía un muy buen día para caminar. Fresco, lo suficientemente frío como para ir con abrigo. Sin viento ni lluvia, sin sol. A las 18:15h ya era noche cerrada, estaba llegando al centro y sentía que algo de mi interior se había agotado. ¿Qué? No lo sé. Volví a casa y sentí que todo era exactamente igual que cuando había salido. Igual que ayer, que anteayer. Que mañana.

Necesito un té. Ya.

1 comentario:

Miau dijo...

Yo te ofrezco un te cuando vengas ^^. El que usted quiera.