17/10/11

Lunes y política

(Pensamiento interno: Antes de enfrentarme a escribir esto, voy a hacerme un té...
... 7 minutos más tarde y con un té a la derecha del teclado)

Desde pequeña, mis padres me enseñaron que la prudencia es una virtud. Y que callarse las opiniones políticas es más que aconsejable. Pasaron muchos, muchos años hasta que supe qué votaban mis padres. Me explicaron que no hacía muchos años, en nuestro país se encarcelaba y mataba gente por sus opiniones políticas, y que nada nos asegura que no pueda ser así en el futuro, así que mejor callarse, que no cuesta nada. Por eso, y porque detesto las discusiones inútiles e irracionales (casi siempre son así), no me gusta hablar de política. Menos aun de lo que yo opino. Derecha, izquierda, arriba, abajo... Como ya he dicho alguna vez, etiquetas que no me interesan. Sólo me parecen una forma simple de etiquetar a la gente, de autoetiquetarse, como pedazos de carne en el súper. Ponme dos bien fresquitos de derecha y uno de extrema izquierda, que tengo ganas de discutir con alguien en la sobremesa.

El caso es, que me voy por las ramas, que mis padres también me enseñaron que antes de opinar, hay que informarse. Y que la política es importante. Allá por mi adolescencia, un día dije delante de mi padre que yo pasaba de política. Me miró muy seriamente (bueno, seamos sinceros, me miró muy mal) y me dijo que ¿cómo vas a pasar de la política, si es importantísima? La política rige toda nuestra vida, aunque la gente quiera pensar que no. Y me sentí idiota por haber dicho eso. En el futuro sólo repetiría esa frase, mintiendo, para evitar conversaciones que no quería tener.

Detesto la política. Me da un ascazo tremendo. Ya comenté que los políticos españoles fueron un motivo por el que me fui del país. Pero es que no sólo los políticos me desagradan, son la peor parte, sí, pero luego están los medios de comunicación, la gente. Que aparte de mentiras o verdades, distorsión de la realidad, ideales ciegos que intentan meter a porrazos a los demás, intransigencia, etc. luego están las ideas y sus portadores. No soy la persona más lista del mundo, pero me gusta pensar, me gusta leer y me encanta charlar con la gente, discutir (sin reñir), llegar a cosas nuevas. Y bueno, tengo cerebro suficiente para eso. Pero cada vez que intento leer un libro de política, me duermo. Marx, Bakunin, Hitler, Ángel Pestaña... Lo intenté. Creo que lo más lejos que llegué debió de ser a la página 50 de El Capital. Así que como veis, tampoco soy leída. Pero escucho, veo. Leo los periódicos y escucho la radio. No veo el telediario, aunque sí lo hacía en España. Y tengo mis propias opiniones sobre lo que pasa. Y sé lo que quiero y lo que no.

Voy a decir por primera vez a todo el mundo que yo soy demócrata (lo cual no tiene nada que ver con USA). Por encima de cualquier otra cosa (derecha, izquierda, arriba o abajo). Por eso me he dejado un pastizal en ir a París, porque creo que no te puedes quejar del gobierno si no votas. Que si España va mal, no es sólo culpa de los políticos, sino también de los votantes. Porque el pueblo tiene los tiranos que se merece. Si los votamos, es nuestra culpa. En un "cero coma mucho" por ciento, pero nuestra culpa. Y aun así, eso será lo que cuente nuestro voto, pero su valor real es incalculable. Y ahí están los del 15M, o 15O, diciéndonos que no votemos. Mira, que tendrán unas ideas de lo más interesantes, pero esa me parece una chorrada. ¿Queremos un cambio? ¡Votemos para un cambio! ¿Quieres que te diga qué hacen los grandes políticos con tu no-voto? Reírse, eso hacen.

En fin, a lo que iba, que esto se me está alargando una barbaridad. Esta mañana, después de llevar a los niños al cole, desayunar, recoger, limpiar, fregar, poner una lavadora y leer un par de periódicos, todo esto a ritmo de En días como hoy, me acuerdo de una amiga, que me habló del Partido Humanista y me pongo a buscar su programa electoral. No lo tienen, pero sí el de las municipales. Muy interesante, por cierto. Todos los que apoyan el 15M deberían leerlo, seguro que les convence. (Un poco de mundo de Bambi para mi, pero hay gente pa' tó)
De su web me voy a la del PP. Tampoco hay programa electoral. Ni en la web del PSOE ni en la del BNG. Esta misma amiga me recuerda que la precampaña no empieza hasta el día 26 (?) y que seguramente no colgarán el programa hasta entonces. De todos modos recojo información y leo cosas.
Me cabreo con algunas, me río con otras y me dejan fría la mayoría.

Pero con esto quiero decir, que aunque no me guste, me aburra, me cabree, me fastidie y lo vea como unos deberes insufribles, lo hago. Porque hay que estar informados. Todo el mundo se llena la boca con la sociedad de la desinformación, pero tampoco hacen nada por informarse, por contrastar. Si sabes, o crees, que X cadena de tv o Y periódico cuentan las cosas como les parece, ¿por qué no te vas a otra fuente, en vez de quedarte de brazos cruzados y quejarte de esta "falsa democracia"? Que no será una democracia perfecta, pero es la que tenemos. Vete a decirle a los venezolanos que lo nuestro no es democracia, a ver qué te contestan. O a los italianos, con su plástico Berlusconi al frente.

Lo que quiero pediros con esto es que LEAIS, que PENSEIS. Y sobre todo, que VOTEIS. Porque no sé si votar cambiará algo, pero desde luego estoy segura de que no votando, nada cambiará.
¿Y esa chorrada del voto útil? El voto útil es una inutilidad, estoy segura de que es un invento de la oposición para que los descontentos les voten.
¿Y eso de "castigar" al gobierno votándole a la oposición? ¿Qué chorrada es esa? ¡Si lo peor es que luego te lo razonan con un "ya sé que son todos iguales, pero (insertar motivo cutre)"
Votad a quien vosotros querais realmente, a quien os convenza, cuyo programa electoral os guste, de quien os fieis. Aunque penseis que no van a conseguir nada. Más valen uno o dos escaños de partidos nuevos, que uno o dos escaños más para los partidos que llevan acaparando sillones tantos años. ¡Que aunque sea imposible que el partido al que voteis llegue a la presidencia, no significa que su voz no valga nada en el Congreso!

Quered un poco más a vuestro país, a vuestra democracia y tened más fe en vuestro poder como votantes. HAY esperanza. Y que os resigneis a un resultado a más de un mes de las elecciones, no me entra en la cabeza.

(Al ir a releer lo escrito, le he dado un golpe a la taza de té, derramando parte de la misma. Por cosas como esta odio la moqueta. Que guarrada.)

1 comentario:

Pailo dijo...

Me gusta el razonamiento que desarrollas, y , sobre todo las conclusiones finales: entérate, participa y vota a quien te parezca mejor,huyendo del famoso "voto útil". Pienso que ese es el camino para cambiar las cosas.

Parece sencillo, y lo es, pero no se aplica demasiado. Es algo así como el famoso sentido común, que parece ir declinando...