30/9/11

Manual Au Pair IV

Metiéndote en la jaula de los leones

Por supuesto, los leones son los niños. Que eso de que son dulces y tal es una mentira como una casa, pero ya lo descubrirás. ¿Habeis leído alguna vez Calvin & Hobbes? Pues a veces se parece. Mucho.

Bueno, antes de enrollarme con las desventajas del trabajo (la idea es que seais au pairs, no espantaros) os expongo las dos formas de enfrentar esto:
1) es un trabajo
2) es más que un trabajo
El primer planteamiento no es incorrecto. Hay muchas familias que sólo necesitan a alguien que se ocupe de sus hijos por unas horas (a mayor edad de los hijos y menos horas de trabajo, menos les importa que te impliques) pero la mayoría quieren que te integres, que seas casi un miembro de la familia. Excursiones, paseos, viajes... Depende de lo que haga la famila en su tiempo libre, pero la mayoría esperarán que (al menos en ocasiones) los acompañes.
Los niños no entienden que estés para jugar con ellos de lunes a viernes y los findes no quieras ni verlos. O que "fiches" a una hora y después de eso no estés para nadie.
Por supuesto no estoy diciendo que te excedas en tus horas de trabajo, aunque algún día habrá en que te tocará, sino que te metas en la familia. Te ayudará mucho, en el trabajo y en tu lucha contra la morriña.
Cada cual tiene su forma de hacerlo. Yo tomo té con la madre de la familia. O de vez en cuando nos vamos de paseo, o la acompaño al súper. No porque me apetezca ir, sino porque es una relación que considero necesaria para sentirme bien aquí. Y si un sábado por la tarde estoy tranquilamente en mi cuarto disfrutando de mi muy merecido tiempo libre, y viene uno de los niños a contarme algo (¡casi veo al conejo verde del jardín!) o a enseñarme algo o simplemente a hacer "cucú", pues no pasa nada. Hasta da gusto ver que te tienen cariño.
Eso no quita que luego te pases todo el finde fuera de casa y sólo vuelvas a la hora de comer y a la de cenar. Que sí, lo he hecho. Y lo a gusto que te quedas cuando después de horas fuera vuelves, ves a los niños con sus llantos, sus caprichos, sus peleas... y piensas "llevo todo el día sin aguantar esto Y ADEMÁS en 10min vuelvo a irme y seguiré sin aguantarlo".

Yo de verdad recomiendo el segundo método. No soy el ejemplo perfecto de au pair, ni mucho menos, y mis findes no me los quita nadie, pero la familia con la que trabajeis será vuestra "semifamilia" durante los meses que paseis con ellos. Y no se puede formar parte de una familia sin invertir tiempo desinteresadamente.

No hay comentarios: