18/9/11

Manual Au Pair II

Buscando una familia

1) ¿Quieres pagar o que te salga gratis? ¿Prefieres llevarlo todo bien firme y seguro o más a la ligera?
Si en ambas preguntas prefieres la primera opción, hay un montón de agencias para poner en contacto a au pairs y familias. Los precios son de 50€ para arriba. Si quieres un destino concreto (ese lugar y no otro, porque entonces no te vas), contrata una agencia, te será más sencillo. A mi a veces me da rabia pensar que si hubiese pagado, ahora podría estar en Londres o París. En fin, sólo a veces.

2) ¿Con los niños de qué edad te sientes más cómodo?
Cada edad tiene sus ventajas e incovenientes: los pequeños lloran, cagan pañales que tendrás que cambiar y no entienden nada de horarios. Pero también son cariñosos, se adaptan con mayor facilidad y eres mucho más grande y fuerte que ellos (no para pegarles, hombre, sino para cogerlos en brazos, vestirlos...). Los de edad media (digamos de 6 a 10 años) empiezan a presentar más problemas de aceptación de que llega alguien nuevo a quien hay que obedecer. Hay que ayudarlos con los deberes, si les da una rabieta pueden hacértelo pasar fatal... Pero también tienen una edad en la que ya les puedes explicar más cosas, jugar con ellos a actividades que te resulten divertidas (deportes, muñecas, videojuegos...) Y luego están los pre- y adolescentes. Sacos de hormonas. No sé si querría meterme ahí... Pero, de nuevo, puedes compartir más cosas con ellos.
Así pues, ¿ver 20 veces el DVD de los Teletubbies o escuchar cada día el mismo CD de los Jonas Brothers, Hanna Montana o derivados?  ¿Jugar a "este dedo compró un huevo, este...", a las Barbies, o al fútbol?

3) ¿Adónde quieres/ puedes irte?
Ten en cuenta qué idioma quieres aprender y cual/es chapurreas (o hablas). No puedes irte sin saber nada, ¿qué pasa si antes de que aprendas el idioma, le pasa algo al niño? ¿Eres capaz de llamar a urgencias y explicar la situación? ¿Sabrías pedir indicaciones si te pierdes?
Luego está la cuestión monetaria, no todo el mundo puede pagarse un billete a Australia...
Y finalmente, el gusto de cada cual. No olvides considerar la cultura, gastronomía y asistencia médica del destino.

Esto es lo básico, ahora es cuando debes contactar con una agencia / web gratuita (como hice yo) y hacerte un perfil. Responde a todas las preguntas con total sinceridad, si te cogen y resulta que luego no eres lo que dijiste, va a ser un palo para ellos y para ti.

Cuando tengas alguna oferta, analízala profundamente. Primero lo fácil: situación, edad y número de hijos, salario, condiciones generales... Y después de esto, pasa el escáner del sexto sentido. Sé que suena un poco chorras, pero es importante que notes (no, no soy una loca mística) buenas vibraciones. Es la familia en la que te vas a meter, con quienes vas a convivir una larga temporada. Habla con ellos, escribíos, veos las caras por Skype o llamaros por teléfono. Si te dan yuyu, por buenas que sean las condiciones, olvídalos. Muchos contratos au pair se rompen por la mala relación con la familia.
Tomándome como ejemplo, ¿por qué alguien que jamás ha cuidado niños se va a una familia con TRES pequeños, a una casa en obras, en una ciudad a la que acaban de mudarse (y por tanto no pueden presentarte a nadie ni indicarte nada de la ciudad)? Pues porque me dieron buen feeling. Y fiarme de mi olfato ha funcionado, son la gente más maja que podría haber imaginado.

Mañana: Acuerdo y contrato

1 comentario:

Au Pair en España dijo...

bueno bueno bueno, que super guía te has currado, creo que deberias darle más difusión, podría ayudar a muchos au pair en españa! si quieres saber como, te puedo echar una mano, saludos!