11/8/11

Mula de carga

Desde que estoy en Francia, recuerdo aquella feliz época en la que podía salir de casa sin preocuparme más que de ponerme un par de zapatos y coger la chaqueta.
Con los años aquello evolucionó a bolsillos, bolso pequeño y finalmente bolso de tamaño respetable. Y a la norma "cartera-móvil-llaves", los tres imprescindibles sin los que no puedes salir de casa. Luego se añaden otros: cacao, un boli, pañuelos, gafas de sol (verano), guantes (invierno), crema de manos... En fin, eso es lo habitual. Pero desde que cuido de niños, no puedo salir de casa sin:
Dudú (es el peluche preferido de cada niño, aquí los niños no ponen nombre a su peluche/juguete preferido, TODOS se llaman dudú)
Chupete
Pañuelos de papel
Agua
Sillita y su impermeable
Gorro
Gafas de sol
Chaqueta / impermeable
Y mis cosas, claro

Me siento como una mula de carga, en serio. E ir con los dos niños es una cruz. Empezando por la pelea por el dominio de la sillita, siguiendo por la lentitud de la marcha y acabando por las tonterías de soltarse de la mano. Oh, y las peleas por el agua.

4 comentarios:

Fernando dijo...

Ánimo... *le pone una mano en el hombro mientras mueve la cabeza negativamente*

Antía dijo...

nadie dijo que pasear a las fieras fuese facil... jejeje

Miau dijo...

Era a ti a la que le gustaban los niños...Vas a cambiar de idea tan pronto???

Ladherna dijo...

Venga, no estoy tirando la toalla, sólo es una pataleta xD
Ya me dareis la razón cuando tengais niños.
(Ahora me siento a esperar las respuestas de "yo no tendré hijos") ;)