9/7/11

1:29

No consigo dormirme. Fuera hace viento, bastante. Al agitarse, las hojas de los árboles hacen un sonido lejanamente similar al del mar. Me quedo unos instantes esperando oír una ola romperse, como ocurriría si estuviese en la casa de mis padres, en una noche con este tiempo. Pero no hay olas que se rompan. La añoranza del mar me golpea. La semana pasada fui a la playa, pero ese no es mi mar. Sentarme en la arena y mirar las diminutas olitas veraniegas... no es mi mar.

¿Por qué me desenterraste
del mar? 

En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar. 

(Rafael Alberti)

2 comentarios:

Fernando dijo...

No, pero ya sabes que tenía que ser así, o no? hum?

dianoukova dijo...

He venido a leerte, pero no has escrito nada nuevo... Jo! De todos modos, para que no digas que nadie te deja "ni un p*to comentario". Ea, ea. sigue contando tus aventuras por las tierras franceeesas :)