14/4/11

Espoleando

Hace un par de semanas, estando desbordante de mala leche, estuve hablando con un amigo, depotricando contra todo. Y esto incluyó el libro "¿Quién se ha llevado mi queso?". Supongo que más de uno lo conocerá. Pues bien, para mi, este libro es el equivalente empresarial a los libros de autoayuda que te dan la clave de la felicidad. Un timo, vamos. Porque lo que dice este libro me parece de sentido común y hacerse rico vendiendo esa historieta me parece increíble.
Pues bien, mi amigo me dijo "sí, es cierto, pero el caso es que hay gente que necesita que se lo digan porque no lo sabe".
Gran razonamiento. La verdad es que muchas veces vemos el mundo por nuestro prisma y este es uno de esos casos. Las últimas semanas me han hecho volver a la realidad y darme cuenta de que la gente no tiene porque ver lo que yo veo. Así pues, me voy a convertir en una gurú de la filosofía empresarial y personal. Porque gestionar una vida y un negocio no se diferencia demasiado.

1) No dejes las cosas al azar, HAZ QUE OCURRA. El "make it happen" que reconocerá alguno de los que por aquí se pasan.
2) LUCHA. Conseguir algo bueno nunca es fácil, si no luchas te echan del mercado.
3) Piensa DIFERENTE. Estamos aburridos de las cosas de siempre, queremos cosas nuevas.
4) NO te AUTOLIMITES. Aunque sea un caso extremo, John Nash dijo una vez que la locura no limitaba su pensamiento y que de ahí surgieron sus ideas más brillantes. O más simple: si preguntas a un grupo de personas de 20 años quién sabe cantar y bailar, levantarán la mano 2 o 3. Si preguntas lo mismo a un grupo de niños, todos levantarán la mano.
5) Sé REALISTA. Si no es posible, no te frustres en algo inviable. Quizás no sea el momento, o el modo, no tengas medios para llevarlo a cabo, o quizás tú no eres la persona indicada. No todas las buenas ideas son realizables.

Y por último y quizás lo más importante: SIGUE NADANDO. Es decir, ten actitud positiva y luchadora. Decir "no puedo, se han perdido, no están", no es válido. No vale cruzarse de brazos y clamar "¿quién se ha llevado mi queso? Yo no me muevo de aquí hasta que no me lo devuelvan". No. Sal ahí fuera y búscalo.



Espero que os sirva de algo, seguramente no me haré rica gracias a algo tan evidente, pero si ayuda a alguno de vosotros, me sentiré más que satisfecha.

1 comentario:

Laura dijo...

sigue nadando!!!! esta me la llevo conmigo