4/12/10

Alarmémonos

Manda cojones. Por culpa de los controladores aéreos (los niños bonitos del campo laboral), que cobran una pasta que les sale por las orejas (con tantos ingresos no tienes derecho moral ni a huelga ni a paños calientes ni hostias), se ha declarado el estado de alarma por primera vez en nuestra democracia. Había que correrlos a gorrazos. Desgraciados. La mitad de los aeropuertos de Europa rompiéndose el culo para luchar contra la nieve y aquí los señoritos de brazos cruzados, presentándose (los que se presentan) en su puesto de trabajo pero diciendo que no pueden trabajar porque están enfermos. No tendrían tanta chulería si los rodeasen los 330.000 pasajeros que se han quedado en tierra por su culpa. Que seguro que de ahí sí que salían enfermos... pero directos al hospital, nada de un catarrito en casa.

Sólo espero que esto acabe como cuando pasó algo parecido en Estados Unidos, esto es, con la mayoría de controladores aéreos despedidos (y si metiesen a alguno del sindicato de controladores en la cárcel una temporadita, ya sería la guinda del pastel)
Pero esto es España, y mi fe en estas cosas es taaan reducida...

Desde aquí lanzo mi solidaridad con toda esa gente apiñada en los aeropuertos españoles, víctimas inocentes de unos sinvergüenzas, como siempre, al final siempre pagamos los mismos.

No hay comentarios: