31/8/10

Estoy cansada, aburrida, tengo unas ojeras que me llegan a los tobillos, hoy no estoy para soportar las mismas gilipolleces otra vez. "Que si todo el mundo es horrible, que todo es una mierda... uy, pero tú no, ¿eh?" Ya, ¿y qué más? O dejamos las exageraciones, o me metes en el mismo saco, porque paso de aguantarlo. Si me metes en el mismo saco puedo mandarte al carajo y no escucharte más, pero si me dejas aparte, me "obligas" a hacerlo. Manda huevos. Con lo bien que estaría yo solita, tomándome una taza de té y leyendo un libro, sin gilipollas rondándome la cabeza.
O soy normal, o soy mala, pero no una santa, ¡coño! Que mi paciencia tiene un límite.
Y con esto y un bizcocho me voy a la cama.

No hay comentarios: