28/2/09

Me jode...

Sé que actualicé hoy y que por tanto omitireis mi cuento, pero me da igual, a saber cuanto tiempo pasa antes de que pueda volver a escribir desde casa.

Me joden los niñatos que creen que tienen problemas y se dedican a lloriquear.
Me jode la gente radical.
Me jode el típico subnormal que se te acerca a discutir de política sin conocerte de nada... y más aun si lo que intenta es ligar.
Me joden los metomentodo.
Me jode la estupidez de las masas.
Me jode saberme vulnerable y que la gente se apiade de mi.
Me jode la gente que flipa con Freud, las pruebas como las manchas de colores o EMDR.
Me joden los gilipollas que se creen listos.
Me joden los políticos y la gente que habla de política sin respetarte.
Me jode la telebasura.
Me jodes tú, niñata insufrible, que te crees por encima de los demás.
Me joden tus amiguitos que sólo saben hablar de tetas y fumar marihuana.
Me jode tener que aguantar al típico "hombre" que va chorreando semen e inventando proezas sexuales.
Me joden los pederastas y violadores.
Me jode el sistema judicial de mierda que tenemos en este país.
Me jode ser la vergüenza de Europa y me jode más aun seguir queriendo a este país.
Me joden los independentistas.
Me jode ser la amiga fea.
Me jode la gente que flipa con la mala literatura y tiene los cojones de decir que lo que tú lees es basura.
Me jode el arte contémporaneo y el tratamiento que se da a esos "artistas"
Me jode que la gente insulte a los demás por sus defectos físicos.
Me jode el típico abusón de colegio (ahora eso es "bulling")
Me jode quedarme sin sexo.
Me jode tener que morderme la lengua ante quien me dice que ''no tienes problemas y no sabes nada de la vida''
Me jode el que necesita rebajar a los demás para sentirse superior.
Me jode la mentalidad de ingeniero.
Me joden las femenistas y su rollo de la paridad, que pretenden cargarse nuestro hermoso idioma para ''crear espacios de igualdad''.

Y me jode tener que quedarme esta noche en casa, entre otros.

Cuentos VP: Caperucita Roja

¡Sí, ya tenía ganas de contaros otro cuento! Y con la excusa de que me disfracé de Caperucita, ¿qué menos? No es lo mejor que podría haber salido, pero con tan poco tiempo...

Érase una vez una niña tan linda, tan linda, que en cuanto se la veía, se la quería (ooooh) pero quien más la quería en el mundo era su abuela, que como era pobre y no tenía nada mejor que darle, le hizo una caperuza roja, que la niña siempre llevaba apesar de las risas a sus espaldas de "hola, soy tu monstruación."
Un día, su mamá le dijo a Caperucita:
- Hija mía, tu abuelita está enferma, así que llévale esta botella de orujo y este bizcocho para que reponga fuerzas (ya puede ser dura la vieja). No hables con desconocidos y no te apartes del camino.
Y allá se marchó la niña. Cuando llevaba un rato caminando por el bosque (nunca comprenderemos porque la vieja vivía en medio del monte) le salió al paso el señor Lobo, que tenía una cita con el Zorro y no sabía si llegaba tarde.
- Disculpa jovencita, ¿podrías decirme qué hora es?
Rápida como un rayo, Caperucita sacó un spray de pimienta de la manga y roció los ojos del lobo con él.
- ¡AHH! ¡Maldita niña! ¿Pero yo qué te he hecho? - gritó el Lobo cegado.
- Mi mamá me dijo que no hablase con extraños. - contestó ella toda arisca. - Además no eres más que un degenerado, como todos los hombres, así que seguro que querías aprovecharte de mi.
Y tan ancha, siguió su camino. El pobre lobo, jodido a más no poder, se sentó en una piedra llorando con la esperanza de que se le pasase pronto el escozor.
Al rato volvió a oír la odiosa voz de esa odiosa niñata.
- ¿Podrías decirme cual es el desvío hacia la casa de mi abuela?
- Déjame en paz, niña del demonio, ¿por qué no lees los carteles?
- Yo sólo sé leer en el idioma de la paridad, esos carteles están mal escritos.
Y el Lobo, que podía ser muchas cosas, pero no gilipollas, le indicó el camino más largo para llegar a su destino y entonces se dijo que ya puestos, la Abuelita era la persona más cercana a quien pedir ayuda y que tal vez tendría colirios, así que corrió a su casa.
Cuando llegó y llamó a la puerta, una vocecilla le dijo desde dentro que la puerta estaba abierta. Entró, pues.
- Buenos días, señora, sólo quería saber si tiene usted...
Fue interrumpido por los alaridos de la anciana.
- ¡VIOLADOR! ¡LADRÓN! ¡A MI LA GUARDIA CIVIL!
- Que no señora, yo sólo quiero colirios.
Pero ella no escuchaba, tosía y se agarraba el pecho. El Lobo se acercó a ella en un intento de ayudarla. De pronto la anciana se quedó como una marioneta a la que le cortan los hilos y se desplomó sobre las almohadas. Muerta de un ataque al corazón.
En ese momento, Caperucita entró por la puerta.
- ¡Hola abuelita, te traigo... AHHH!!! ¿¡Qué le has hecho a mi abuelita!?
- Ha fallecido...
- ¡A MI! ¡ASESINO, ASESINO! ¡PEDERASTA VIOLADOR!
Harto de tanta tontería, el Lobo se la comió de un bocado.
Un rato más tarde, estaba nuestro querido protagonista sacándose tela roja de entre los dientes, cuando llegó el guardabosques, que había oído los alaridos de Caperucita Roja.
- ¿Qué eran todos esos gritos?
- Me comí a Caperucita, ¿algún problema?
- No, ninguno. - contestó él encogiéndose de hombros - Hace unos meses la muy zorra me puso una denuncia de acoso sexual sólo porque la llamé niña bonita.
- ¿En serio? ¿Y cómo se solucionó la cosa? Es que tengo un primo que se comió 7 cabritillos y se ha liado una gordísima...
- ¿Nos tomamos una caña y te cuento?
- Claro, sin fallo.
Y allá se fueron los dos a la tasca del pueblo, iniciando una gran amistad.

26/2/09

Unos días, plz

Bueno, ya llevo unos cuantos días ausente. Y más que me voy a pasar. Tengo muchas cosas en mente, ¡pero tan pocas ganas de escribir! Entre el cabreo y el bajón, la idea de enfrentarme a intentar una buena redacción me mata.
Tengo pendientes varios libros más para Littera, peeeero es lo mismo.

Por cierto, estoy escuchando a Nina Simone.

Tengo que enviar una carta (ya sabes que es para ti)

Y mi vida da puto asco, ¿alguien me ofrece un trabajo a media jornada por la mañana que no sea puta?

19/2/09

Fruta prohibida

Es suave. Como una fruta que aun no conozco. Tengo la sensación de que si la muerdo se romperá, madura. Por eso decido no hacerlo. Pero su olor dulce y amargo al mismo tiempo, un olor tan antiguo como el mundo, me obliga a acercarme a esa fruta prohibida. Rosa pálido, como una flor, parece estar hecha para mis manos, para mis labios. Intento una vez más rechazarla. Pero se me va la cabeza, mi fuerza de voluntad desaparece y con un hambre profunda, acerco mis dientes a esa piel que, sorprendentemente, no cede.
Y entonces mi hambre se hace más dolorosa, se enraiza en medio de mis costillas y ahí se queda sin que pueda hacer nada por saciarla.
¿Por qué tiene veneno? ¿Cómo pude no verlo? Una fruta envenenada, era evidente, y ahora su ponzoña se desplaza caliente por mis venas, haciendo que me arda la piel, que se me embote la mente. Me mareo, me siento tan enferma... Me caigo, pero me río, aun aferrada a mi fruta prohibida. Estoy en un mundo de alucinaciones, donde mi campo visual es reducido pero muy nítido.
Sigo hambrienta y no puedo hacer nada por remediarlo.
Culpa mía por perder los estribos.
Culpa tuya por ser tan delicioso.

...kiss me again, feed me

Al mundo le falta...

Quizás sólo sea un ataque leve de SPM o una merecida caída de mi injusta burbuja de felicidad de los últimos días. Sea como fuere:

Al mundo le falta alegría. Magia, fantasía, despreocupación. Parece que todos nos empeñemos en estar tan estirados que hayamos olvidado qué es relajarse. Vivimos en una tensión permanente, preocupados por el qué dirán, el "es así y no hay otra opción"... aunque no nos guste.
Además tenemos que buscarle a todo el porqué. ¿Por qué existe el amor? Por el instinto de reproducción. ¿Por qué la amistad? Instinto gregario. ¿La pasión? Dura 4 años, son sólo hormonas. Y así con todo. Si explicas un chiste, pierde la gracia.
Parece que la gente tiene miedo de perder su dignidad si demuestra querer a alguien. Sí, vale, dicen "te quiero" la primera vez, pero los detalles sencillos, las muestras de cariño diario, parecen que son rebajarse ante el otro. ¡Es ridículo!
Ahora todo viene rodeado de un plástico transparente duro como el acero que nadie quiere quitar. Si un amigo me regala una pulsera de oro blanco y diamantes, me parecerá genial, un detallazo, pero apreciaré mucho más una pulsera que ha hecho él mismo, que se ha esforzado en trenzar y ha elegido los hilos de la misma pensando en qué me gusta. ¡Y es tan sencillo!

Nos faltan cuentos y hadas. Cuando le pido a alguien que me cuente un cuento, me miran como si pidiese la Luna (que es más que un satélite). Hasta el momento, cuando lo he pedido, nadie me lo ha contado. Aunque una vez alguien sí me contó uno ^^

¡Nos falta ilusión, maldita sea! Nos falta pararnos a escuchar a un músico callejero, sentarnos en el suelo cuando nos apetezca, nos falta el olor de los bizcochos, té de cereza, pasear descalzos...

Quiero hacerte tortitas, porque sí, porque me apetece. ¿Parece exagerado?

16/2/09

El cuerpo serrano de Fran Perea

Bueno, tengo muchísimas cosas en mente después de un fin de semana de retiro en Iñás (maldito pueblo, maldita casa y maldito jardín donde aun no ha florecido nada). Así que empezaré por el viernes.

Seguramente os preguntareis por qué el título es "El cuerpo serrano de Fran Perea", ¿qué hace esta loca no sólo pensando en él sino, además, desnudo? Es sencillo, dejad que me explique.
El viernes fui a ver El Burlador de Sevilla. Ya había oído que el protagonista era Fran Perea. Me repetí mil veces que había que ir sin prejuicios, que protagonizase una serie horrible y cantase la asquerosa canción "Uno más uno son sieteeee ¿quién me lo iba a decir?" no significaba que fuese malo sobre las tablas.
Tras conseguir un buen asiento (que por cierto no quise en segunda fila, mi resistencia de aproximación a ese hombre tiene un límite) me senté felizmente a esperar que empezase ojeando el programa. Pero empecé a leer "música... humor... canciones..." y fruncí el ceño, ¿una adaptación?
Se apagan las luces y en escena, iluminadas por un rectángulo de luz, Isabel Pintor, Lluvia Rojo, Marina San José y Anita Salazar vestidas al modo del ballet contemporáneo (esto es: mallas negras por la rodilla, camiseta floja de tiras negra de lycra y tenis negros) sentadas cada una en una silla. Se ponen a hacer un "resumen" de la época en la que se desarrolla la acción con una nota de humor vulgar. Oigo un par de risitas y en mi mente empiezan a surgir frases furiosas que pensaba escribir aquí más tarde.

Siguiente escena: la mitad derecha del escenario iluminada, el suelo es de arena. Dos cuerpos desnudos, gimiendo y retorciéndose, en una actitud claramente post-eyaculatio. Sorpresa sorpresa. Otro desnudo totalmente innecesario de esos que están tan de moda actualmente en teatro.
Al menos el diálogo se salva. En estilo, ya que el texto original se lo han pasado un poco por el forro. Empiezo a cambiar de opinión respecto a la obra, aunque sigo mosqueada por el desnudo y el punto contemporáneo.
La segunda bofetada llega con las canciones. Ya me había olvidado de ellas. Vamos, que la obra tiene un punto de musical. Ah... si Tirso de Molina levantase cabeza...

Para aligeraros la cosa, os lo explicaré rápido: el lado derecho del escenario era de arena (permanentemente, claro) y el izquierdo de suelo de madera. Había siempre en escena dos mesas y cuatro sillas, que iban cambiando según las necesidades: ora eran una mesa, ora una cama... De vez en cuando aparecían en escena las actrices vestidas de negro y se quedaban quitas en una esquina, como silenciosas espectadoras.
En cuanto a los actores, decir que todos muy buenos (unos mejores y otros peores), unas voces aceptables y otras muy destacables (la de Fran Perea, hay que decirlo, era fantástica). El punto gracioso lo ponía Jorge Roelas, que interpretaba al criado de Don Juan. Pero quien verdaderamente estuvo sublime fue Manuel Tejada, que realizó al menos 3 papeles diferentes y todos bordados, aunque lamento decir que el público no pareció reparar en ello. Quienes pasaron sin pena ni gloria (y habría que mencionarlos, pues fue también estuvieron dejándose la piel) fueron Juan Fernández y Enrique Arce.

Las actrices nos mostraron sus encantos claramente, excepto la muy decente Anita Salazar (gran voz) que cuando otras se hubiesen desnudado, ella se quedó con un fino camisón.
Omitieron el suicidio de Tisbea (Lluvia Rojo) y se tomaron alguna que otra licencia más en cuanto a argumento, pero se les perdona, ya que el resultado final quedó muy bien.

En cuanto a la agonía de Don Juan (no puedo omitirla) se queda con un 5 raspado, lo siento. No pude evitar compararla con la agonía de Eloy Azorín representando a Dorian Gray, tan magníficamente representada, que me aferré a los reposabrazos y me eché hacia delante en un rapto total de los sentidos.

Os recomendaría ir a verla, pero a no ser que os vayais a otra ciudad, chungo lo veo.

12/2/09

Aprendiendo a hablar

Porque estoy harta de que se confundan estas palabras:

Un hombre NO puede ser ninfómano. Un hombre sufre de satiriasis, y una mujer, de ninfomanía. Si lo pensais un poquito es fácil:
Ninfomanía - ninfa - género femenino
Satiriasis - sátiro - género masculino

Sufrir de satiriasis NO es sinónimo de priapismo. Y priapismo no es tener un miembro viril de extraordinario tamaño, es sufrir (porque disque se sufre) una erección permanente sin excitación sexual.
Suele producirse por problemas en la espalda, ya que las erecciones se generan en el cerebro (excitación sexual) y son ejecutadas gracias a la médula. Habiendo problemas con la espalda... podeis haceros una idea.

Eso. Mi manía ataca de nuevo.

No creo que pueda bajar el sábado. Don't cry for me.

10/2/09

Lo bueno se hace esperar

Todo lo bueno se hace esperar. Por fin tengo en mi mano los resultados de la ecografía, tres fotos pequeñitas en las que se puede ver el feto de lo que será mi niño en unos 5 meses...
(momento de ponerse tierna, una casi lagrimilla...)








JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA
Siento la manipulación de la información, si alguien se lo había creído, me hubiese gustado verle la cara.
En realidad sí tengo en la mano los resultados de una ecografía, mía, también, pero de mi mano para ser exactos (que sí, hombre, ya podeis respirar, no estoy encinta)
Y las conclusiones del señor doctor que me tomó por una alcohólica (cuando me fui a hacer la eco, me dijo despectivamente si me lo había hecho en el botellón -no- en un bar de copas? - U¬¬ sí -) son las siguientes:
Ecografía mano derecha: se detecta en el tejido celular subcutáneo de región hipotenar de la mano derecha una pequeña zona hipoecogénica de 2 mm sin que se identifique claramente cuerpos extraños. Esa zona coincide con la cicatriz de la paciente y puede corresponder a un granuloma en el tejido celular subcutáneo.

Es decir, que según este tío, una cicatrización subcutánea explica perfectamente que me duela usar una manilla, apretar objetos o apoyar la mano para levantarme el suelo. Y que cuando haga alguna de esas cosas, no sólo me duela la zona de la cicatriz, sino que además me recorra un calambre hasta la punta del dedo meñique.
Muy bien, caballero, es usted un as de la ciencia.

Pero acabemos esta triste entrada con algo divertido (para finalizar igual que empezamos). ¿Os acordais del egipcio? Para quien no, os contaré que en una de mis búsquedas de gente vía internet para practicar idiomas, di con un egipcio (guía turístico además) que pronto demostró tener interés en algo más que la práctica del inglés. Después de muchísimas risas, proposiciones de matrimonio (no puede dormir conmigo si no estamos casados porque es musulmán) y conversaciones en inglés macarrónico, pareció cansarse de que lo insultase y no me volvió a hablar. Pero, oh maravilla, ¡he aquí que hoy me abre una ventana en el msn! Vuelta al "vente a Egipto, sólo tendrías que pagar el avión, blablabla"
Y para que nos riamos todos, un fragmento de la conversación: (después de decirle que no tenía dinero para pagar el viaje)

hany dice:
if i have money i give u
Memories of those filthy things that we do dice:
oh, no!
Memories of those filthy things that we do dice:
thanks, but i cannot accept your money
hany dice:
why?
hany dice:
i will be ur husband
Memories of those filthy things that we do dice:
:o
Memories of those filthy things that we do dice:
really?
Memories of those filthy things that we do dice:
i didn't know
hany dice:
i want to be
hany dice:
u come and if u liked me so we can mary and go again together to spain

Etc. Algún día tengo que subir la única conversación que tengo guardada, porque no tiene desperdicio.

8/2/09

Condenada y manipuladora

Tengo puntitos rojos por el lado izquierdo del cuello. Mi bolso está lleno de arena. He perdido un pendiente (joder, me gustaban esos pendientes, eran un regalo de mi hermana...). La falda está hecha un desastre (se descosió parte de la abertura de atrás, la cremallera... mejor ni la menciono) ¡menuda forma de estrenarla! Además tengo 5 nuevas anécdotas de mis ¿queridos? borrachos. Hacía mucho que no me insultaban tantas veces en tan corto espacio de tiempo.
He cometido una imprudencia que la antigua Ladherna jamás hubiese hecho: aceptar normas ajenas.
Por si no era suficiente, recordemos esa fantástica frase de Sade: es tan injusto poseer exclusivamente a una mujer como tener esclavos.

Y a pesar de ello, estoy de un fantástico humor, lo crean o no.

Tango, tango mío que llegás al corazón;
Tango, es pedazo de mi tierra tu canción.
Tango, lejos cuando se oye tu cantar,
a tu lado está otra vez,
el amigo que dejás y estar lejos es un sueño.
Tango, tango mío cuantas vidas ves pasar.
Tango, alegrías y tristezas al vibrar.
Tango, fuiste reo por tu cuna, sí,
por tu lengua, tu caló, pero te sabés vestir.
¡Todo el mundo te entendió!
(esta va por Juanjo y los bailoteos de anoche ^^)

2/2/09

Just do it

Nadie va a hacerlo por ti, pero a veces estás tan cansado, con tan pocas ganas de todo, que te ves incapaz de ponerte a ello. Y sabes que debes hacerlo. Igual que sabes que debes estudiar, aprobar y buscarte un trabajo. Pero es tan fácil dejarse llevar, tan sencillo dejar que nada cambie, fluir en la rutina, porque puedes hacerlo sin darte apenas cuenta. Es mucho más cansado, más doloroso, cambiarlo, romperlo todo en pedazos y paso a paso, seguir luchando. ¡Y hay que hacerlo! Hay que luchar, ¿qué ejemplo das sino a los demás? ¿Es que eres un cobarde incapaz de vivir? Porque la vida es eso, es salir ahí fuera y recibir de hostias por todos lados, sin más defensas que las que hayas levantado con tu experiencia. ¿Calmantes? Ninguno. ¿Pastillas contra la depresión? ¿Prozac? Nada, cero. No los necesitas. ¡Lo que necesitas es ser valiente, cojones! Si hasta el león cobardica del Mago de Oz le echaba más pelotas que tú a la vida. ¡HAZLO DE UNA VEZ!


Todos necesitamos de vez en cuando que nos den una bofetada para volver al mundo real o que nos griten para que nos levantemos en vez de que nos tiendan una mano, porque si nos tienden una mano, lo que haremos será buscar unos brazos donde llorar en vez de alzarnos del suelo y sacudirnos el polvo.
Así que nada, si un día necesitais que os griten para levantaros, avisadme (una vez en pie, no os preocupeis que ya os abrazaré, escucharé y mimaré)