1/9/09

Sobre el buenrollismo gilipollas

Venía revisando, por casualidad, la historia de Pippa Bacca, esa artista italiana que el año pasado fue violada y asesinada mientras iba de Italia a Israel en autostop. Sí, esa que iba vestida de novia.
El caso es que el asunto, por no hacerme llorar de desesperación, siempre me ha hecho gracia. No lo mencioné en su momento por eso mismo, pero hoy me encontré con frases como "ella pagó un precio más alto que nadie por el Arte", o "todas somos Pippa Bacca". Esto es demasiado, me dije, y tuve que venir aquí y escribir.

Para poneros en antecedentes:
Esta mujer de 33 años era una artista (no tengo ni idea de a qué se refieren definiéndola así) que decidió hacer una "performance" (a quien tal palabra dijo, habría que cortarle la lengua) que consistía en ir de Milán a Jerusalén, por zonas peligrosas, en autostop con una amiga. ¿Para qué? Para demostrar que si confías en los demás, recibes cosas buenas. Y disfrazadas de novias para representar el matrimonio con las tierras por las que pasaban y no sé qué más.
Bien, o sea, una idea superbonita si viviésemos en Chupilandia o en la Tierra de los Teletubbies, pero vivimos en el planeta Tierra. ¿Por qué creía esa señora que las madres dicen a sus hijas "no hables con desconocidos"? Porque confíar en quien no conoces es peligroso. Y meterte en el coche de un desconocido es poner tu vida en sus manos, no sé si me explico.

Y lo que pasó era de suponer: 27 días después de empezar el viaje, y habiéndose separado de su amiga, subió a la camioneta del hombre que la violó y asesinó.
¿A alguien le sorprendió? A mi no, desde luego. Quien va buscando problemas, al final los encuentra. Las zonas peligrosas se llaman así porque allí hay peligro. Y el peligro significa pupa, a lo mejor a Pippa Bacca no se lo enseñaron en el cole.
En mi opinión, a esta mujer no la mató un turco que estaba mal de la cabeza, se suicidó. No quiero decir con esto que todas aquellas mujeres que vuelven a casa después del trabajo y un hijo de la grandísima puta las arrastra dentro de un coche, las viola y estrangula, se estén suicidando ni lo estén buscando. En absoluto. Pero si metes la mano en un avispero y además la sacudes vigorosamente (como hizo Pippa) lo más seguro es que te piquen. Otra cosa es que vayas tan tranquilo y una avispa loca te pique.

Esta "artista" creía en un mundo hermoso y pacífico, en el que la gente no es mala, sino que las circunstancias pueden hacer que sean malos (pero sólo con los que les hicieron mal) y ahí estaba su problema. Que estaba demasiado ciega para ver la realidad.

Esto me recuerda ligeramente al cura brasileño que se ató a mil globos llenos de helio. ¿Sabeis qué le pasó? ¡Que se murió! El viento lo arrastró hacia el mar, lejos de la ruta prevista. Vosotros direis: no tenía porqué morir si lo encontraban. Además él llevaba su móvil y un GPS, podría llamar a la Policía y darles sus coordenadas. Pero, cosas que sólo les pasan a los imbéciles que intentan estas imbecilidades, el móvil apenas tenía batería al despegar y el GPS nunca había aprendido a utilizarlo.

¿A alguien le sorprende la muerte de estas dos personas, viendo sus ideas de pata de banco? En un mundo donde todo se adorna de color de rosa y te venden el "todo es posible", "si quieres, puedes", etc. es normal que pasen estas desgracias. Y aun por encima los medios de comunicación nos lo vendan edulcorado y como que fue culpa de un "turco desaprensivo" o de "la mala suerte", en vez de decirnos la realidad y aprendamos de tales errores.
Así nos va.

4 comentarios:

Altheniar dijo...

Conste que eso no atenúa la culpa del asesino.

Roberto, Teodrak dijo...

En absoluto. Pero sí que acentúa la estupidez de la mujer. Es como en Jungla de Cristal 3, te metes con un cartel de "Odio a los negratas" en pleno Harlem. xD

Ladherna dijo...

Por supuesto que no le quita culpa, estoy con el post de Teo xD

Giménez de Tesada dijo...

Jajajaja
tres hurras por Pippi calzaslargas o como se llame la tipa esa
xDD


pd: Antoine conocía al cura brasileiro volador ese... preguntale!