8/9/09

Historias de la estupidez humana I

Hoy me siento inspirada y con ganas de luchar un poquito contra la estupidez humana, o más bien de tirarles de las orejas los imbéciles que me inspiran a crear esta nueva sección en mi blog.
Os voy a relatar la historia de la ESTUPIDEZ:

Érase una vez una bonita joven de 20 años felizmente emparejada con un universitario brillante, de familia de pasta, guapo, amable... lo que se dice un buen partido, vamos. Nuestra inteligente (dicho sea con ánimo injuriante) muchachuela conoció por internet a un dominicano y se enamoró perdidamente de él (oh, sorpresa) y decidió ir a conocerlo. Su madre, aun sin saber el motivo real del viaje de su hija, le dio permiso con la condición de que la acompañase su hermana mayor (tengamos en cuenta el índice de criminalidad de ese país).
¿Y qué pasó? Que la Estupidez hizo de las suyas y nuestra hermosa heroína decidió quedarse con su "amol" (pronúnciese con acento dominicano). Su hermana volvió... casada con otro dominicano, al que por cierto, metió en casa de su madre. Porque claro, lo mío es tuyo y lo tuyo es mío, te traigo a mi país y te meto donde vivo, que aunque no sea mi casa, como si lo fuese. Bonito pastel con el que se encontró la madre. Intento imaginarse su cara cuando le aparecieron la gilipollas y el marido en la puerta de casa. "¡Hola mamá, mira qué pedazo de recuerdo me traje!"
Pero no nos olvidemos de nuestra prota, la del viajecito, la que dejó a su supernovio por el dominicano... Se quedó preñada. Era de suponer. Imagino que en un país tan pobre, los condones se reutilizan...
Suena el teléfono en España, mamá descuelga: "¿Acepta una llamada a cobro revertido desde la República Dominicana?" (cara agria) "Sí" - "(llantos al otro lado del teléfono y del océano) ¡Mamá! ¡Llévame para casa, aquí no tenemos dinero, no puedo ir al médico! ¡¡¡No hay Seguridad Social!!! etc etc"

Oh, ¿y qué pensaría la nena cuando decidió quedarse con su amolcito en un país con un paro del 80%, un país TERCERMUNDISTA, niña. Que la Seguridad Social no la hay en todas partes, que el mundo no es tan hermoso como en España (que aun con sus defectos, es un magnífico país para vivir).

De momento, la niña se ha casado y ha vuelto a España, su recién estrenado esposo hace trámites en su país para venirse... a casa de su suegra.

No digo que los respectivos dominicanos no las quieran, ¿pero a nadie le parecería lógico y razonable que se hubiesen aferrado a ellas para salir de la miseria?
¿Soy la única que piensa que son estúpidas y por ello merecen estar en mi blog?

3 comentarios:

virginia dijo...

No, no eres la única.

Nirei dijo...

¿Que decir? Oh dios mío.

Giménez de Tesada dijo...

Einstein lo dijo; "Sólo hay dos cosas infinitas, el Univero y la estupidez humana... y de la primera no estoy muy seguro"
muy divertido!