18/8/09

Say goodbye

Te echaré de menos. No quiero recordar ahora los cafés que tomamos, nuestras conversaciones, nuestras risas... No quiero recordar, porque duele saber que no volveremos a estar en esa mesa, charlando, que nunca será lo mismo y que seguramente no volverás.
Nuestras vidas se separan a la fuerza, después de lo juntas que estuvieron, pegadas y enredadas. Una broma cruel, el unirnos casi por azar, durante tan poco tiempo, para luego separarnos así.
Pero lo peor es pensar que quizás no te vuelva a ver nunca más, porque soy realista, y sé que nos separarán muchos (demasiados) kilómetros, y que aunque se diga que si no se quiere perder el contacto, no se pierde, a la larga, sí se pierde. Porque mis padres me dan poca libertad, demasiado escasa, tal vez, para ir hasta donde estás, porque al principio tendrás mucho que hacer y a continuación el curso habrá empezado y después vendrán otras excusas para no viajar, porque podemos mantener el contacto, un contacto distante, plástico, durante un tiempo, pero finalmente nos rendiremos al día a día y a la realidad, que es que una relación esporádica no es lo que teníamos. Y que eso seguramente no lo queramos, porque ensucia lo que un día compartimos.

No quiero perderte, pero lo he asumido, llevo haciéndolo desde que dijiste que querías irte, y respetando tu decisión, me callé y me esforcé en asumir que un día no estarías aquí, que ya no faltaría a clase para tomar algo contigo, que no nos veríamos día sí día no, que, en fin, nuestra amistad se iba a quebrar.
Pero quiero que sigas adelante, que cojas la vida por el cuello y que tires millas. Sé que esto será mucho más difícil para ti, que te vas sola, que lo dejas todo atrás y que por si fuera poco empiezas un capítulo nuevo de tu vida (en el que por cierto yo no estaré y me entristece no poder compartirlo contigo). Sí, sé que será arduo, y te deseo la mejor suerte del mundo, que encuentres pronto apoyo y que no pierdas el norte. Que sigas siendo como ahora, porque no puedes ser mejor.
Yo pierdo a mi mejor amiga, pero tú te vas a hacer tu vida, y te vas a hacerlo bien, porque sabemos que quedarte sería un error, que serás más feliz lejos y que eso es lo correcto. Aun buscando consuelo en esas certezas y en que los buenos tiempos juntas no los perderemos nunca, me hiere profundamente que te vayas.

Te quiero mucho, Julia, y sólo quiero que seas feliz allá donde estés.

No hay comentarios: