18/4/09

Cartas a una aspirante a zorrilla I

Querida guarrilla mía:

El otro día me senté delante de la TV (objeto de tu reverencia) y me encontré con una de esas series chachis tipo "Física y Química", "Compañeros" o cualquiera de toda esa bazofia que son exactamente iguales. El caso es que me dije, ¿cómo harán las chavalitas de hoy en día para ser como sus ídolos? ¡Porque el camino para ser una zorra es muy sufrido! No se llega a tal estatus así como así. Y me dije, pues vamos a escribirles una carta a todas esas muchachas indecisas en cuanto a cómo encararse al futuro.

Eres una adolescente, con tus encantos recién adquiridos aun sin estrenar (algo muy apreciado, pues el himen ha entrado en la lista de especímenes en vías de extinción) y no sabes qué uso darles. Supongo que la naturaleza ha sido generosa contigo y te ha dado unos buenos atributos, sino siempre puedes encontrar apoyo y diversos consejos para ser una belleza con un poco de esfuerzo.
Seguramente te has dado cuenta de que empiezan a mirarte con otros ojos (eso se llama mirada sucia, amiguita mía, va siendo hora de que lo sepas) y te gusta. Como para ser una zorra tienes que tener éxito, y sin fama no hay éxito, lo primero es que te miren. Así pues, consigue camisetas ajustadas (o usa las de cuando tenías 7 años) y si tienen mucho escote, mejor. Aprovisiónate de pantalones ajustados (pero no 5 tallas menores, esos los usan las ordinarias y tú eres mucho mejor que ellas) y de faldas ARC (A Ras de Cona). Puedes prescindir de los tacones, pero siempre son un plus. ¡Ah, y no olvides comprarte un montón de maquillaje! Incluído un pintalabios rojo putón.
Ahora que ya estás equipada y probablemente has conseguido que todos tus compañeros de clase hiperhormonados se la meneen pensando en ti, ha llegado el momento de dar el siguiente paso: escoger a uno. ¡Amiga mía! He aquí el paso decisivo de tu carrera, el primero que te pondrá en el camino al estrellato.
Desde luego, olvídate de todos aquellos que tengan granos o que sean unos pringados, por muy amables que sean, con ellos no llegarás a ningún lado. Si puedes, lánzate a por el tío más popular del curso y si puede uno o dos cursos mayor, ¡mejor aun!
Es sábado de noche, estás en la discoteca del momento para adolescentes y te meneas como una perra en celo contra el chico popular. Te rodea la cintura con un brazo y sabes que va a pasar. Pero no sabes el qué. Pues bien, guarrilla de mis amores, no debes pasar de morreos y un poco de magreo, porque tú no te regalas al primero que pasa, tú vales mucho más que eso. Recuerda, NUNCA digas que es la primera vez que besas a un chico, haz un gesto vago y ríete si pregunta; debes hacerte la interesante, una mujer misteriosa siempre atrae.
Después de tan magnífica experiencia, espera al lunes y cuéntales a TODAS tus amigas entre risitas y haciendo como que te callas algo, lo que pasó el sábado. Así empezarás tu propia "leyenda".
Y no olvides la Regla de Oro: la zorrilla jamás de los jamases se enamora. En caso de que consientas en tener novio, que sea el mejor tío al que puedas aspirar y ponle los cuernos repetidas veces hasta dejarlo en una escena de llantos y gritos. Luego airea por ahí vuestra historia (dejándolo a él de culpable, claro)

Has hecho una entrada triunfal en el mundo del libertinaje y ahora no puedes descender de tu trono. Sigue escogiendo chicos guapos y populares, líate con todo un grupo de amigos, invéntate historias, pon a parir a tus contrincantes, haz correr los bulos que te beneficien, etc. Lo que sea por llegar a lo más alto.
Puedes seguir en este camino un año, incluso dos, depende de a qué edad empezases (o sea, que ahora tienes unos 15-16).
Ahora has de pasar a la siguiente fase: ser una calientapollas. Esto no significa que tengas que regalar a los agraciados calzoncillos 100% algodón, sino que calientes y luego te vayas. Y tú me dirás: ¿por qué he de hacer eso en vez de acostarme con ellos? Pues por algo muy sencillo, putita mía, porque así te desearán más y porque en caso de no hacerlo así, a los 25 años estarás tan cedida, que no sentirás nada cuando te trabajen la bisectriz.
Ahora bien, no puedes abusar de este estatus, es IMPRESCINDIBLE que antes de llegar a los 17 cambies el "calienta" por "chupa". Tómatelo con calma, cariño, ¡si la única diferencia con los Chupa-chups que te tomabas en el recreo hasta hace nada sólo es el sabor! Si quieres subir puntos, apuesta por los truquis.

¿Cuántos "hombres" has catado hasta ahora? ¿Muchos? ¡Perfecto! Ya eres una zorrilla en toda regla, para la próxima, Ruptura de himen y cómo sobrellevarlo.

4 comentarios:

Eduardo Amado y Brea dijo...

Si lo miro desde un punto científico y prágmático, en efecto has dado los consejos adecuados a una hipotética aspirante a golfa.
Eso si, desde cualquier otro punto de vista me veo obligado a poner el gritó en el cielo y reirme ante tanta soez que has soltado. ¿Cómo te ha dado hoy por esto?

Ladherna dijo...

Jajajaja pues en una conversación con Pablo se nos ocurrió hacer una burla de Cartas a un joven español y... nada, me puse hoy y salió esto.
Mi idea era que realmente sirviese de manual (si alguien lo usa, será para reírse de ella hasta el último día de su vida), pero con coña, para reírme en su redacción y vosotros en su lectura.

Giménez de Tesada dijo...

No tengo palabras...supongo que ahora es mi turno no?

me he reído taaanto que pienso que Octavio Paz era un capullo y el Nobel es tuyo!
sigue asi! jajajaja

Antoine De la Potterie dijo...

Me reafirmo: eres una ordinaria.