30/3/09

Mi vecino

Es un tema curioso eso de la relación que uno tiene con sus vecinos. Yo gozo de mis relaciones de vecindad con... 29 personas, un perro y un gato. Por desgracia al gato no lo veo casi nunca y al perro lo huelo más de lo que querría, pero bueno, es inevitable cuando es un animal obeso que no puede subir un piso por las escaleras con una dueña obesa que echa los bofes haciendo ese mismo esfuerzo.
Hay incluso una niña pequeña, rubia con unos ojazos azules. ¡Que rápido crecen los niños! Hace nada, era una cosita que no sabía caminar. Me pregunto cómo me verá desde sus ojos infantiles. Supongo que le parezco casi tan mayor como su madre, en una edad que tardará siglos en alcanzar. Lamento pensar que probablemente me perderé verla en su esplendorosa adolescencia y el paso a la madurez. Una pena.
Comparto portal también con una familia muy agradable que tiene dos hijos, la chica estudió la misma carrera que yo y él es una de esas personas tímidas que no hablan cuando te los encuentras en el ascensor y que camina despacito cuando bajais los dos del bus para evitarse subir juntos en el ascensor o que incluso sube a pie los 4 pisos hasta su casa por no ir acompañado.

Las conversaciones de ascensor. Otra cosa curiosa. Normalmente versan sobre el tiempo, el paseo que tu vecino ha dado y que te importa un carajo, las preguntas sobre los estudios (muy recurrido) y chorradillas diversas aderezadas con silencios incómodos y miradas al indicador del ascensor o a una esquina.

Otros de mis vecinos son los típicos tocapelotas. Es inevitable que los haya. Al principio dieron muchos problemas, pero ahora, con esta "crisis" se les bajaron los humos, se ve que andan preocupados por otros temas.

Pero yo quería hablaros de mi vecino de abajo. Lo conozco de toda la vida, debe de tener unos 5 años más que yo. Incluso vino a uno o dos de mis cumpleaños.
Es tímido, muy tímido. Sé que está trabajando y que apenas sale. Creo que no tiene novia, pero no podría jurarlo. Se pasa el día en casa, delante del pc, según cuenta su madre.
Su existencia podría pasar inadvertida para mi si no fuese porque cuando me acuesto tarde, a eso de la una de la madrugada, lo oigo dar vueltas en la cama, de vez en cuando se levanta y va al baño. Es curioso que oiga todo esto cuando de día no oigo nada. Supongo que de noche al haber menos ruido ambiental y al aguzar el oído, puedo escucharlo.
Me pregunto siempre cómo es que teniendo que madrugar para ir al curro, se acueste tan tarde. Y por que da tantas vueltas en la cama.
En esos momentos siento una especie de simpatía hacia su persona que desaparece cuando me toca escuchar su música de mierda. Hace unos años tuvimos un pique por eso... Escucha la típica música dance/house/techno o como se llame esa basura chunda-chunda. Así que cuando en su juventud le dio por poner la música a todo volumen, yo puse los altavoces pegados al suelo y reproduje al máximo un par de canciones estilo Decapitated (grandísimo grupo, por cierto). Con lo que llegamos a un feliz acuerdo y pasaron varios años hasta que volvieron a llegar a mi las notas de su porquería musical, sólo que esta vez fue con menor volumen y ya no me molesté en coartarlo. Si quiere que le sangren los tímpanos, es asunto suyo.

El día de mañana quiero tener unos vecinos tan cojonudos, poco molestos y silenciosos como los actuales.

No hay comentarios: