31/3/09

Cuento con moraleja

Conste que este cuento no es mío, pero está versionado por mi. Si supiese quien es el autor, lo escribiría, pero...

El gorrión, la vaca y el gato:

Érase una vez un gorrioncillo que cuando se acercó el invierno no quiso emigrar. Todos sus compañeros se fueron y él se quedó disfrutando de los últimos días de calor. Pero llegó el frío y al cabo de unas semanas, el pobre pajarillo decidió que casi mejor se iba al sur. Y más bien que mal, alzó el vuelo, con tan mala suerte, que al cabo de un rato se le congelaron las alas y como un planeador fue a caer en una cuadra, tras los peligrosos cascos de una vaca.
Y estando allí tirado, con las alas estiradas como un Cristo crucificado, vio que la vaca levantaba el rabo, con lo que rápidamente hizo las paces con Dios y murmuró un débil "adiós mundo cruel" justo antes de que una bosta inmensa lo sepultase. Con tanta suerte que el calorcillo descongeló sus alitas y muy feliz, el pajarillo se puso a chapotear en su montoncillo de mierda. Pero por allí pasaba un gato, que al ver movimiento se fijó y vio que era un gorrión. Sigilosamente se acercó a él y ¡zas! se lo comió.

Moraleja 1: No todo aquel que te echa mierda encima es tu enemigo.
Moraleja 2: No todo aquel que te saca de la mierda es tu amigo.
Moraleja 3: Si te gusta jugar con la mierda, intenta que nadie se entere.

A ver si os sirve de algo... xD

2 comentarios:

Lanselor dijo...

Alba, y sin animo de ofenderte.

Aplicate el cuento.

Ladherna dijo...

¬¬ vas a tener que explicarme eso