10/3/09

Chorradillas varias

¡Por fin! ¡He recuperado mi mano! Los pájaros cantan, el sol brilla y esas cosas. Después de... ¿3? ¿4 meses? vuelvo a poder usar la mano con dolores mínimos y sin el incordio de una venda.

Aparte de eso, ayer los Carnavales resucitaron para mi y me disfracé para ir a buscar trabajo. Me sentí como si estuviese vendiendo mi alma al Diablo mientras me echaba base (más conocido como pintura para puertas o "pote") y cogía el bolso de Harrod's de mi hermana, así como otras prendas y potingues. Cuando acabé de "arreglarme" me miré en el espejo y ¿qué parecía? Una niña de papá que lo último que necesita y quiere es un trabajo. Por un momento me pregunté qué diría Félix si me viese, puesto que cuando me vestí totalmente neutral para la entrevista del AC había hecho una mueca y comentado "bueeeeno..."
Así pues, camuflada en colores marrón y crema, me dediqué a repartir CVs por las tiendas pijas como Roberto Verino.
De momento no han llamado, así que supongo que la traición a mi imagen no ha servido de nada.

Pero una vez que he recuperado el pálido natural de mi piel y me he vestido de mi misma otra vez, me siento perfecta. Dispuesta a recoger las riendas de mi vida que solté hace mucho, muchísimo tiempo. Un trabajo, coger la carrera por el cuello, actividades alternativas, gente nueva, una sesión de violín en plena calle (no, no lo sé tocar xD) ... Y preparándome para lo que definitivamente parecen ser unas vacaciones de Semana Santa con mis padres en... La Rioja. ¿No había un lugar peor? No, claro, porque meterme en un agujero bajo el suelo hubiese sido más clemente ¬¬
¿Pero sabeis qué es lo mejor de todo? Volver a sentir mi propia independencia (irónico que lo diga estando ahogada por mi madre, ¿no?), el "soy yo, una, grande y libre". Sí, soy así y no cambiará nada por mucho tiempo. Me siento bien.

Me apetece hacer adornos con abalorios.

No hay comentarios: