8/2/09

Condenada y manipuladora

Tengo puntitos rojos por el lado izquierdo del cuello. Mi bolso está lleno de arena. He perdido un pendiente (joder, me gustaban esos pendientes, eran un regalo de mi hermana...). La falda está hecha un desastre (se descosió parte de la abertura de atrás, la cremallera... mejor ni la menciono) ¡menuda forma de estrenarla! Además tengo 5 nuevas anécdotas de mis ¿queridos? borrachos. Hacía mucho que no me insultaban tantas veces en tan corto espacio de tiempo.
He cometido una imprudencia que la antigua Ladherna jamás hubiese hecho: aceptar normas ajenas.
Por si no era suficiente, recordemos esa fantástica frase de Sade: es tan injusto poseer exclusivamente a una mujer como tener esclavos.

Y a pesar de ello, estoy de un fantástico humor, lo crean o no.

Tango, tango mío que llegás al corazón;
Tango, es pedazo de mi tierra tu canción.
Tango, lejos cuando se oye tu cantar,
a tu lado está otra vez,
el amigo que dejás y estar lejos es un sueño.
Tango, tango mío cuantas vidas ves pasar.
Tango, alegrías y tristezas al vibrar.
Tango, fuiste reo por tu cuna, sí,
por tu lengua, tu caló, pero te sabés vestir.
¡Todo el mundo te entendió!
(esta va por Juanjo y los bailoteos de anoche ^^)

3 comentarios:

Antoine De la Potterie dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ladherna dijo...

Puede irse usted al carajo, Antonie, porque no estoy para sus tonterías. Lamento chafarle su nombrecito, pero no estaba ebria.
En cuanto a Sade, no dice que le importe, sino que es injusto. Yo también puedo opinar que la violencia es mala y darle un bofetón a alguien.

Antoine De la Potterie dijo...

No se enfade que ya lo borre casi al ponerlo...