17/1/09

De lo cotidiano

El otro día lavé el vestido rojo. Lo metí en agua y cambió el color. Se volvió como sangre, se movía como una medusa, era EL elemento. Era vida.
Mis manos blancas en el agua helada, con las uñas pintadas de negro. Lo estrujaba una y otra vez, era como un asesinato. Era todos los asesinatos de la historia, era voluptuoso y violento. Era la representación de un orgasmo cósmico, era como acuchillar una arteria, era todas las violaciones del mundo, era la prostituta de Babilonia. Era destrozar la inocencia, era una batalla, unos labios abiertos con deseo, un beso húmedo.
Era sexo. Era sangre.


Cómo algo tan sencillo puede ser tan significativo. ¿Cómo amasar pan puede ser obsceno? ¿Cómo puede serlo lavar un vestido? O sentir la primera gota de lluvia que, certera, cae en la curva del cuello.
A lo mejor es que llevo demasiado tiempo sola. O que ya he trascendido de este mundo y vivo en una realidad paralela. Una experiencia agradable y tristemente anhelante.

6 comentarios:

Lanselor dijo...

juraria haber comentado en esta entrada :S

Nada, decir que me sorprende lo que te puede evocar un vestido rojo.

Pablo Rodríguez y Giménez de Tesada dijo...

jajajaj "orgasmo cosmico" que grande! jajaja
de veras, creo que conozco a cierto marqués gabacho al que le encantaria tu punto de vista...
saludos!

Ladherna dijo...

mi buen amigo el marqués de Sade? xD (y oye, creo que soy bastante más delicada que él!)
que pena, por un segundo pensé que tenías un pretendiente como Dios manda para mi...
por cierto,sigo buscando mi libro de las 120 jornadas de Sodoma (malditas madres paranoicas ¬¬)

Edward Amado dijo...

La verdad es que nunca lo he entendido, ¿cómo una madre puede cohartar esa clase de lecturas a su hijita? Diría más, ¡debería proveerselas!

Ladherna dijo...

¡Has dado en el clavo! Creo que cualquier niña (aun inocente) de 13 años que lea ese libro, se le quitan las ganas de hacer tonterías por unos cuantos años y a esta sociedad es lo que le hace falta ¡más vírgenes y menos lumis!

Pablo Rodríguez y Giménez de Tesada dijo...

lumi es, segun tengo entendido, nieve en Finlandés... que cosas!