31/10/08

Sweet girls

Evidentemente no sé de qué hablo cuando escribo esto, pero a veces me gustaría ser hombre para amar a (y ser amada por) una mujer.

Poder mirarme en los ojos de mirada dulce de una de esas niñas tan bonitas y ver ese amor enorme que las féminas podemos llegar a dar, esa entrega sin vergüenza, total e incondicional. Ver ese "te seguiré al fin del mundo" y saber que lo gritaría a los 4 vientos. Porque las mujeres somos tan estúpidas de amar sin rubor. No tenemos que hacernos las duras. No somos las que decimos "no me esperes despierta, nena", porque somos incapaces.
Me gustaría que me quisiese una de esas chicas de sonrisa fácil, con unas manos pequeñitas que acaricien mi cara. Una de esas que antes de irse a la cama te mandan un sms, como hice en mi momento. El típico sms que te hace sonreír y que quieres contestar, pero que no lo haces porque se acaba de meter en la cama y si ya está dormida, no quieres despertarla.
Mi niña linda... me gustaría tenerte para verte dormir con tu carita dulce. Para despertarte con un beso en tu piel suave y pálida. Para poder jugar bajo la lluvia. Para hacerte reír. Para poder regalarte flores y poemas. Para ir a buscarte cuando salieses de clase. Para regalarte un colgante. Para quererte, en definitiva, y para ser amad(¿o?) por ti.

Que injusto fue el destino al darme otra X... Al fin y al cabo ya sabemos que mi situación como mujer no es precisamente la mejor del mundo. Mi cerebro en un cuerpo de hombre se sentiría mucho más cómodo. Me querrían las niñas lindas como ahora me rechazan los... ¿hombres lindos? jajajaja Recuerdo esa frase de mi buen Eduardo: "te llamamos porque queríamos una mujer para despotricar contra las féminas y como tú no eres demasiado mujer...". Así dicho suena a "eres una marimacho". Pero la explicación que me dio fue que siendo mujer y femenina, no era como las demás, pues tenía una gran capacidad de crítica sobre mi propio sexo. ¡Y que demonios, muchos habeis hablado conmigo sobre tetas!

Los hombres son poco enamoradizos, pero cuando se enamoran, lo hacen hasta las trancas. No así las mujeres, que tenemos la mala manía de caer una y otra vez en el mismo error. Por eso nosotras somos las "zorras crueles" que primero te adoran y luego te la meten doblada y los hombres esos "cabrones insensibles" a los que les das todo y después de follarte, desaparecen.

Aunque pueda parecer mentira, esta no es una entrada sobre amor, desamores, queja ni mucho menos una declaración de intenciones de hacerme un cambio de sexo!
Simplemente es algo que de vez en cuando se me pasa por la cabeza.

...
Hoy fue mi cumpleaños. Recibí unos cuantos regalos, unos más emotivos que otros: una rosa, una caja de bombones (como sabeis lo que me pierde...), un libro de Wilde, etc.
Pero lo que realmente deseaba, lo que más ilusión me hacía, era que por fin me llegase la carta de Eduardo. Lamento comunicarte, querido, que lo más probable es que la hayan extraviado, debería haber llegado hace días.
O también, gracias al "ingenio" de Teo, recordé algo que deseo desde hace mucho, muchiiiiisimo tiempo: un abrazo de Miki (os preguntareis quien es...) Este chico, mi alma gemela en un plano no amoroso, da los mejores abrazos del mundo. Esos abrazos calientes, que parecen adaptarse perfectamente a mi cuerpo, con olor a Jackerton y a él. Abrazos con tacto de jerseys de lana negros...
Mal día para ponerme a recordar, me temo. Aunque en realidad ninguno lo es.

P.D. : gracias a todos los que os acordasteis de mi hoy, sea vía post, sms, llamada, mail, en persona, msn y/o tuenti.

1 comentario:

Edward Amado, squire dijo...

Querida mia, esa mezcla de mis declaraciones, siempre hacertadas, y conversaciones sobre bustos, creo que podrían confundir al público y hacerle pensar que soy un lividinoso. He de decir, para evitar las confusiones, que, por suerte o por desgracia, no lo soy.

En cuanto a la carta, lamento que no la hayais recibido todabía, aunque yo no la esperaría con tantas expectativas, pues realmente no era gran cosa. En todo caso, y puesto que en este fin de semana estoy con visita paterno-filial (lo que significa poco tiempo), si el lunes en el último correo no ha llegado, hacédmelo saber y escribiré una nueva, además de una queja a Correos y Telegrafos (se que soy injusto, pero me niego a culpar al Royal Mail).