14/10/08

Ánimo post-insomnio

"Llevas una temporada rara", "no estás en tu mejor momento", "llevas varios días cabreada", etc.
Todos se han dado cuenta.
Ayer casi mando a mi madre literalmente a la mierda. Eso es mi casa es... un asunto grave. Muy grave. Pero en vez de eso o de agachar la cabeza, cogí la puerta y me largué.
Hoy deseaba discutir con mi hermana cuando me hizo un comentario estúpido. Pero al rato, después de mucho morderme la lengua para no pasarme, me levanté a media comida y me piré. Cuando mi madre vino a soltarme no sé qué de mi exagerada reacción y que fuese a acabar de comer, volví a largarme de casa.
En la facultad, fingí no haber visto ni oído a unas amigas para no pararme a hablar.
Cuando me bajé del bus, casi me pongo a gritarle al busero si era gilipollas o es que no veía que la parada estaba 5 metros más atrás.

Tengo dentro un odio violento que intento reprimir, pero no puedo evitar ser una triste amargada. El móvil vuelve a estar apagado. Ni me llameis a casa, porque no pienso coger. Que les jodan a todos. Sí, soy una patética niñata amargada, así que dejadme en paz.
Al menos sigo siendo capaz de reirme con Bukowski. Es algo. A la gente le repugna. A mi me encanta. O cuando la profesora de Derecho nos explicó que la tradición del chivo expiatorio no estaba prohibida, sino que ahora en vez de subir la cabra al campanario y darle una patada en el culo (uy, perdón, ancas) para que se estampase contra el suelo, ahora ponen una colchoneta debajo y la tiran atada a una cuerda. La imagen me resultó tan ridícula que me puse a reír en mitad de la clase (no sé porque todos se giraron a mirarme... será que los pijos no tienen sentido del humor)

Sostener una simple conversación cordial me da puto asco. No estoy de humor para nadie. Sé que ahora mismo podría salir de casa, pero lo único que me apetece es sentarme en el tugurio más cutre de la ciudad, pedirme una botella de vino e ir bajándomela yo sola. Cosa que no voy a hacer porque no me llega el capital, pero ya llegará el finde y con él, el dinero para hacer eso mismo. Aunque sé que debería dedicarme a cuidar de alguien, ¿por qué iba a hacerlo? ¿Por qué yo siempre cuido de los demás y nadie cuida de mi? O al menos no del modo que yo quiero que me cuiden.

Quiero un abrazo. Daría cualquier cosa por un abrazo que hasta hace poco podía recibir. Y ya no puedo...

7 comentarios:

Rocko dijo...

el alcohol solo empeora todo... si lo sabre yo... pero que cada quien haga de su vida lo que mejor le parezca

Ladherna dijo...

¿no conoces esa frase de "un brindis por el alcohol: causa y a la vez solución de tooodos nuestros problemas -y lo que no puede arreglar el alcohol, lo arregla el fuego-" ?

Edward Amado, squire dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Edward Amado, squire dijo...

La verdad es que yo no me atrevería a decir nada malo sobre el alcohol... si es lo que estamos discutiendo, claro.

Ariadne dijo...

Veo por tu blog, que habitualmente contestas a los comentarios que te dejan. Siento mucho que nunca contestes a los mios, probablemente mi opinión no te interesa, o te desagrada lo que escribo.
Creo quer será mejor leer tu blog, y guardarme los comentarios, la verdad, los consejos son buenos para que cada uno los aplique a si mismo, tienes toda la razón.

Ariadne

Ladherna dijo...

Ariadne, por favor, no creas que no contesté a tus posts por algún motivo concreto, en realidad me va aleatoriamente lo de contestar o no. Aprecio tus posts, sin duda alguna ^^

Lanselor dijo...

Lamento, haber metido una pifia así, no revisé el texto y tiene bastantes fallos.

No está en la carcel por que yo me la hubiera tirado, está en la carcel por otros motivos. Aunque el despecho por mi bien podria haber causado que ahora esté en la carcel.

Pero bueno, queria aclararlo :$