2/10/08

Crónica del concierto

Esto empieza con una carrera para no perder el tren a Vigo con mi hermana (es tan maja, que como yo no conozco la ciudad, me acompañó).
Dos horas y media de tren escuchando música, familiarizándome con los temas del último álbum de los Backyard Babies.
Cuando por fin llegamos, mi padrino nos estaba esperando para llevarnos a su casa, me cambié de ropa y acompañamos a mi prima al fisio.
Pajareamos por ahí, Antía me acompañó hasta el Mondo y se fue a ver a una amiga.
Empieza la cuenta atrás. Va llegando gente, me encuentro con heavys que venían en el tren... y a las 20'45h se asoma un tío y nos dice que, sintiéndolo mucho, el concierto empezará a las 22h. Guay. Una hora y media tarde... (a todo esto, me había cruzado con Nicke -vocalista y guitarra- y con el bajista)
Busqué a mi hermana y a su amiga y volví al Mondo. Entramos, por fin, a las 22'15h.
Me cojo una Heineken (NO TENÍAN ESTRELLA!) y me apalanco en primerísima fila, pegada al escenario.
A eso de y 20 se suben unos tíos al escenario y es entonces cuando me entero de que eh! son los teloneros! (¿pero había de eso?)
Se llaman Bullet, están bastante bien, y tienen un aire que recuerda a Iron Maiden.
Bien, saltemos, gritemos, agitemos melenas y hagamos los cuernos. Divirtámonos, pero sabiendo a quien esperamos.

Y por fin, los BBabies se suben al escenario. Tengo al bajista tan cerca que puedo tocarlo si alargo el brazo.
Empiezan con The Ship, del nuevo álbum (you! yeah you! i'm talking to you and you know!)
El frescor de mi cerveza desapareció hace tiempo, pero aun mantengo la entereza.
Según van pasando las canciones, más ropa se quitan, más ropa nos quitamos, más saltamos, más gritamos y mejor nos lo pasamos.
Algo que no se puede negar es que es un grupo que se entrega totalmente a su público.
En ciertos momentos, tenía al bajista tan pegado que podría estar comiéndole el instrumento xD
Conseguí una púa del bajista después de tocar The Clash, una de mis favoritas del grupo, y otra de Dregen (yeahhhh) un momento que atravesó todo el escenario (estaba en la otra punta), se quedó mirando el mar de manos expectantes suplicando la púa y yo, que era la única con los cuernos, fui la elegida para una gran sonrisa y que se agachase a darme la púa. WAAAH! Creí que se me salía la sonrisa de la cara!
Y nada, increíble. El concierto acabó a la una en punto. En cuanto se bajaron del escenario, me escapé al aseo a empaparme con agua. Fue como renacer. ¡Dios! ¡Tenía tantísimo calor! Llevaba la camiseta (de tiras) doblada y redoblada hasta el tamaño del sujetador y aun así despedía olas de calor.
En fin, imposible contarlo todo: cuando Dregen se subió a la barra a tocar, cuando el bajista me dio un toquecito en la nariz (adrede, claro), las coñas de Nicke, su forma de bordar Look at you...

Eso, increíble. Luego recogí a mi hermana, fuimos a casa de mis padrinos (yo más sorda que una tapia). Y con las tonterías nos acostamos a las dos.

A las 9 en pie.

Y aquí estoy. Con un cansancio tremendo, pero como soy incapaz de echar la puta siesta... Me acercaré por la facultad y luego quedaré con una amiga.

http://es.youtube.com/watch?v=aHxyMEfWlgc

2 comentarios:

Lanselor dijo...

oh! mola ver como a gente disfruta de concieerots ^^. ME alegra que te lo pasaras bien.

Pablo Rodríguez y Giménez de Tesada dijo...

el relato es fantastico, alba!!! me encanta, he disfrutado tanto leyendolo, que creo que empiezo a entender la psique del metalero/ hardcoreta!! xD
(puede que ahora me compadezca y no cumpla la voluntad de Lord Edward de denunciar okupas)
jajaja
magnifico, en serio! que lectura mas fresca y agradable!
mil besos