3/9/08

Por una estupidez

Ya me estoy arrepintiendo.
Tengo que dejar de contestar cuando me preguntas.

Dios, la vida se vuelve una odiosa espiral descendente. Las escaleras están inconclusas y los caminos se abren bajo mis pies. Sé que es mi culpa. Porque en una situación así tiene que haber culpables. ¡Y todo por una entrada estúpida y por una pregunta más estúpida aun!

Ya no miro a octubre, con su comienzo de las clases, ahora miro a diciembre, a Navidad, para ser más exactos, para poder irme a Madrid a ver a Nath. Necesito unas vacaciones. Unas vacaciones de vosotros y de mi misma, de lo bueno y de lo malo. De lo que siento, de lo que ocurre...

Voy a sumergirme en H. Mankell hasta caer agotada a las 6 de la mañana, aunque sea, pero esta noche no quiero pensar, ni recordar. Ni pensar en... estupideces. Siempre estupideces.

No hay comentarios: