24/8/08

Capriccio

Caprichos, caprichos, caprichos... no sé porque la gente los tiene cruzados. A todo el mundo le parece genial que la gente tenga metas, objetivos... ¡pero un capricho! Y eso es, en mi opinión, una estupidez.

Ejemplo sencillo: Hace un par de meses me encapriché de "Nacido en un día azul". Hasta que lo conseguí, no dejé de dar la lata. El placer de tenerlo por fin en las manos y abrirlo ansiosamente para desentrañar su historia no podría disfrutarlo de no haberme encaprichado... Así de sencillo.
Me encapriché, lo conseguí, y ahora reposa felizmente en su estantería, donde mi siguiente capricho literario lo acompañará en breves.


¿Y acaso no nos hacen los caprichos la vida más amena y divertida? Conseguir algo fácilmente no se disfruta tanto como aquello que esperas, da igual que lo hayas deseado por una pedrada, lo que importa es que el deseo sigue ahí. Y cuando lo consigues es genial. Lo que no significa que tengas que desecharlo en cuanto lo tengas...

Mi último capricho (un capricho verdaderamente agradable) lo conseguí más rápido de lo que esperaba. Admito que me apetecía luchar un poco, pero no por eso la satisfacción fue menor... Y más que espero estrujar más a mi capricho... tengo que sacarle todo el jugo, las cosas hay que disfrutarlas. Porque si no disfrutas la vida, no vale la pena vivirla.



DESEO que pasen los días para volver a gozar de mi capricho XD







Y el naranja es un color cojonudo, el blanco es aburrido!

(disfrutando de Static-X...)

No hay comentarios: