26/7/08

Café mañanero (o que alguien me mate, por favor!)

Después de una noche de ¿excesos? lo que el cuerpo te pide es dormir, tirarte en la cama y no despertarte ni aunque caiga una bomba al otro lado de la puerta. Pero como yo tengo tanta suerte, cuando más necesito dormir es cuando menos lo hago.

Me desperté muchísimas veces, con la extraña idea de que aun estaba en otra cama que no era la mía. La coña era despertarse y pensar: "ein? qué hago yo en mi cama? ah... sí... que ya estoy en casa..." Te dormías de nuevo y al rato te despertabas otra vez y volvías a preguntarte dónde estabas. Y así tantas veces que me destrozaron la noche :(

Así que cuando te arrastras fuera de la cama, a las 11, que tampoco puedes levantarte tarde, te sacude un dolor de cabeza tremendo. Pero claro, no has comido nada, así que no vas a tomarte una aspirina. ¿La solución? Un café. Con una creciente esperanza vas hasta la cocina, abres el armario y... ¡no hay café!

¿Quién me quiere proporcionar una bala en la sien? Aghhh!!!



Por otra parte, tengo una noticia de la leche: aposté conmigo misma hace unos 3 días respecto a "pasará tal cosa en menos de un mes", pues bien, acerté xD A veces me sorprendo a mi misma.




























Bueno, siento utilizar el futuro producto que lanzará a Manu al estrellato y a la riqueza, pero no estoy para ponerme a buscar una foto de una TAZA de café, que es lo que necesito.

No hay comentarios: