3/6/08

Reflexiones2

Vivir, dormir, morir...
¿Es eso lo único? ¿Períodos de actividad entre espacios de sueño hasta que la diñas? ¿Dónde está el Deux ex Machina? Lo que lo arregla todo: tú aquí, tú allá, estos se quedan quietecitos y todo perfecto. Todo sería mucho más fácil así. Haces lo que quieres y, cuando las cosas se tuercen, baja Dios de los cielos y pone orden para que haya justicia y felicidad.
¿Queremos eso? Los malvados recibirían justo castigo y los buenos serían recompensados. La verdad es que creo que casi todos firmaríamos por eso. Es bonito tener a un papá Dios que te saque las castañas del fuego.

Pero no es así. La vida consiste en mil elecciones y a veces metes la gamba... y te equivocas mucho, unas veces se puede arreglar y otras no. Unas veces es un error de elección grave y otras no tanto. Pero no sabes si es un error o un acierto hasta que lo has hecho y ha pasado cierto tiempo. Hay cosas que nos ayudan a elegir: la experiencia de otras personas, los libros, el sentido común... incluso los juegos de rol. Es curioso, ¿no? Hay mucha gente que se reirá de esa afirmación, pero creo que es así. En los juegos de rol tomas decisiones y ves los resultados. No son como las novelas o las películas, en las que casi siempre los buenos acaban bien. Puede que dejen muchas cosas por el camino, pero finalmente las cosas se arreglan.

Me toca elegir. Y desgraciadamente estoy limitada por mis padres, por la falta de dinero.
Alguien me dijo una vez: dime a dónde quieres ir y cogemos las maletas y nos vamos. Tamaña confianza me resulta alagadora e increible. Pero ¿puedo arrastrar a alguien así? No, claro que no puedo. Aunque este verano consiguiese el dinero suficiente para irme, jamás le pediría a nadie que me acompañase. Porque si es un error prefiero cometerlo sola.
No sé si será un error, aunque sí sé que hay muchos motivos para que lo sea. Pero "puede que los valientes no vivan eternamente, pero los cobardes no viven en absoluto".
Soy dueña de mi vida (hasta cierto punto) y no quiero que sean otros quienes la decidan.
La sociedad, el temor al "qué dirán", el peso de una educación tal vez errónea y que nunca te has planteado, los prejuicios... todo ello decide en tu vida si lo permites. ¿Es eso lo que quieres? ¿Que tus vecinos, tus padres, tus amigos, tus compañeros de trabajo, etc. elijan qué tienes que pensar, qué tienes que ver y qué tienes que hacer?
Si tus padres querían un muñeco que asintiese e hiciese lo que ellos quieren, que se comprasen un perro o, eso, un muñeco, que no hubiesen tenido un hijo. TÚ eres una persona. Yo soy una persona. Libre. Libertad individual, derecho de autodeterminación de mi país, MI vida es MI país, mi nación y YO soy mi Estado, quien decide.
Es inherente al ser humano. Nadie me lo puede quitar. Nadie.

No hay comentarios: