23/12/08

Cuentos VP: El Bello Durmiente

Venga, la última entrada antes de irme a Madrid (AVISO: del 26 al 30 en Madrid y del 2 al ¿7? en Salamanca).

¡Bienvenidos a Cuentos VP (Versión Paridad)! La idea es que sean graciosos, pero si no lo consigo, no me lo tengais en cuenta, tomadlo como crítica social xD

EL BELLO DURMIENTE:

Érase una vez, en un país muy muy lejano (o A long long time ago, far far away...) vivían unos reyes muy felices que fueron bendecidos con el nacimiento de un hijo. Era un niñito lindo y adorable. Se morían de ganas por presentarlo en sociedad, y como aun no había sido inventado el bautizo civil, le organizaron uno religioso. Para el banquete (que ya que tenían pasta, en algo habría que gastarla) sacaron la vajilla de oro, pero vieron que faltaba un plato de los 12 que debería haber y entonces sacaron de la lista de invitados a una de las 12 hadas madrinas del reino.
El día del bautizo llegaron las hadas madrinas (aquí la Coure nos informaría al día siguiente de la elegancia de sus vestidos y varitas a juego).
Una a una se fueron acercando a la cuna a regalarle un don al recién nacido: gracia, belleza, cantar como los ángeles, bailar divinamente, ser buen poeta y demás pijadas inútiles para la dirección de un reino.
Cuando ya habían pasado por allí 10 hadas, apareció aquella a la que habían marginado e, indignada, dictaminó que el niño moriría a los 16 años al pincharse con el huso de una rueca. Todos quedaron consternados. Pero (por supuesto, esto es un CUENTO) la última hada -que se había escabullido para ir a tontear con un duende- llegó resoplando y dijo que aunque no podía quitarle la maldición al zagal, la cambiaría: en vez de morir, dormiría 100 años hasta que una hermosa princesa lo besase.

A pesar de ello, los reyes mandaron destruir todas las ruecas del reino, generando una crisis en el sector textil bastante gorda, ya que ahora todo lo que antes producían tenían que importarlo.

Tras 16 felices años de vida, el príncipe se había convertido en un hombrecito muy guapo, un dechado de virtudes que no tenían ningún mérito, pues se las habín concedido las hadas... Pero aun así todos lo consideraban lo mejor de lo mejor y sus profesores lo excusaban cuando se escapaba de clase para ir a tocar el laúd o cuando llegaba tarde porque se habían enternecido escuchando a un pájaro cantar.
Un día, correteando por el palacio, llegó a un desván donde nunca antes había entrado y vio a una vieja junto a un extraño artefacto.
- Hola, madrecita, ¿qué haces?
- Hilo, hijo mío.
- Parece divertido, nunca antes lo había visto, ¿puedo probar?
- Claro que sí.
La vieja (que no era tal, sino el hada disfrazada) le cedió el puesto y el chaval, de tonto máximo, lo primero que hizo fue pincharse el dedo con el huso (y echar a perder con ello el hilo, pringándolo todo con sangre)
Cayó al suelo profundamente dormido, aunque el hada pensó que estaba muerto. Su risa cruel se oyó por todo el castillo mientras se iba volando y entonces, comprendiendo lo que había pasado, los reyes mandaron buscar a su hijo. Lloraron desconsolados cuando lo encontraron, pero sabiendo que sólo sería cosa de 100 años (nada grave...), lo adecentaron para su cita de dentro de un siglo. Lo hicieron bañar y vestir con hermosos ropajes, lo tendieron en la más bella cama de la más bella alcoba en lo más alto de la más alta torre, le pusieron flores en el pelo y espariceron perfumes de Oriente por la estancia. Una criada incluso aportó un ramo de rosas sobre el pecho del durmiente.
Entonces se presentó el hada que había cambiado el maleficio (esa fresca...) y dijo: ya que el chico va a dormir, que cuando despierte no esté solo. Y durmió a todos los habitantes del palacio: se durmieron los cocineros, los reyes en su trono, las palomas en el vuelo y el fuego en la chimenea.
Para protegerlos de ladrones, rodeó el castillo de un espino infranqueable.

Pasaron los años y los reinos vecinos se olvidaron los reyes dormidos, pelearon por sus tierras y las arrasaron a fuego y sangre.
Tras un siglo, una princesita muy mona ella, escuchó una leyenda sobre un príncipe dormido y decidió que mejor que escuchar latines era ir a cotillear y se metió entre los espinos. Éstos se apartaron para dejarla pasar, pero aun así se le enganchó el vestido y destrozó en jirones sus faldas doradas.
Un poco mosqueada cuando se le enredó el pelo, se recordó que sería la primera de sus amigas en tener novio y siguió adelante. Aunque... ¿qué forma era esa de tratar a una princesa?

Llegó al palacio y vio a todos dormidos. Le resultó curioso, como estar en un museo de cera.
Subió los escalones de la más alta torre, donde se le rompió un tacón y rodó un tramo de escaleras abajo. Maldiciendo en arameo (ya existía esa lengua) siguió arriba por sus reales cojones.
Por fin llegó a la estancia y olió los perfumes de Oriente, vio las rosas sobre el pecho del príncipe y se acercó a él.
Cuando lo vio con sus rubios rizos, las flores en su cabeza y los labios con gloss rosa estirados prestos a recoger cualquier beso perdido, le pareció más femenino que ella misma. Así que dio media vuelta y bajó las escaleras desde lo más alto de la más alta torre, pasó por las caballerizas, se deleitó mirando a hombres de verdad bellamente dormidos y pasó por el espino hasta que llegó a su casa.
- Que duerma 100 años más.- dijo mientras tiraba con pena el vestido y los zapatos destrozados.- No vale la pena tanto sacrificio por un "hombre".

15/12/08

Paridad (o Gilipolleces a gogó)

Estaba preparando una entrada sobre la misoginia (no esa misoginia del blog Misoginia, sino sobre la mía) cuando me tengo que pasar un finde en un cursillo de la Cruz Roja (25h en tres días). Y claro, eso es un problema muy grande para mi. No por dormir poco, sino por "voluntarias y voluntarios" (nótese que ponen primero a las féminas), Caperucita Roja es un cuento machista...
Llega un punto en el que te sientas en el borde de la silla y te pones a balancearte delante y detrás murmurando entre dientes "soy de palo, no oigo nada; soy de palo, no oigo nada..." Porque sino te vuelves loco de verdad.
¡Se creen realmente que el castellano es culpable del machismo! ¡¡¡Es de LOCOS!!! Es el diccionario el que patea a su mujer hasta que acaba en el hospital, ¿verdad? Y el que viola a una niña de 16 años cuando vuelve a casa de noche. Y el que no contrata a una mujer. Y el que cría a una niña diciéndole que es peor que su hermano... ¿sigo?
Por supuesto, esto es así en todos los países del mundo. Cuando un inglés le pega una paliza a su parienta es porque, aunque él no sea consciente, el castellano, terror de terrores, ha tomado posesión de él. De Groenlandia a Sudáfrica, en la Isla de Pascua, de Lavapiés a Moscú. Todo culpa del castellano. ¡Sí, señor, afírmenlo rotundamente, con dos cojones!

Nunca he oído a un electricista, maquinista, palista, etc. quejarse del nombre que le dan por su profesión. Pero las españolas, quejicas, estúpidas e inseguras en su propio sexo- sino no tendrían problemas con cómo las denominan-, piden ser llamadas juezas, médicas, jóvenas (JAJAJAJA), estudiantas, etc. ¿Y por qué no también imbécilas? Con mucho acierto gilipollas acaba en -a, o como me indicó una de la Cruz Roja, en -as.

Aun por encima me miran mal cuando les pido por favor, que para aligerar la marcha de la clase, se pasen el "protocolo" de la paridad por el forro y hablen como las personas. Es como si te evaluasen entre "eres mala persona" y "el día de mañana te casarás con un maltratador". Señora, lo dudo mucho.
¿Que soy misógina? Sí, sin duda, pero eso no significa que me infravalore (me amooo, como laTierra al Sooool) y mucho menos que vaya a dejar que un hombre me (vuelva a) levantar la mano.

El lenguaje fue creado para comunicarnos de forma rápida (no como los ents) y eficaz (no como los poemas de Góngora -que sí, me gustan, pero para entenderlos...) y no vamos a sacrificarlo por cuatro gilipollas y gilipollos que empiezan a tocarnos los cojones y las cojonas a todos y a todas.

Anexo: Por qué Caperucita Roja es machista:
Caperucita es engañada por el lobo (figura masculina) porque al ser mujer es tonta e ingénua y nunca debió haber salido de su espacio (la casa). El lobo es astuto e inteligente, porque es hombre.
Francamente, esta lectura SÍ me parece machista. La lectura real sería (creo) la siguiente:
Caperucita es engañada porque es ingénua, sí, pero porque es pequeña. Además DEBE ser engañada, porque 1º sino no habría historia (a nadie le interesa un cuento en el que Caperucita llega sin más a casa de su abuelita) y 2º no habría moraleja, teniendo en cuenta que los cuentos son para educar, un cuento sin Caperucita devorada no sería cuento.
Evidentemente, el lobo ha de ser astuto e inteligente, porque sino no habría podido engañar a Caperucita (que además es tonta, porque su madre le dice que no hable con nadie).

Ahora imaginemos una campesina adolescente de hace... 50 años (no hay que ir muy lejos, tampoco). En aquella época nadie te decía "ten cuidado que igual te violan". Te decían, "ten cuidado con el lobo", "ten cuidado con los hombres". No sabías qué te podía pasar, pero tenías miedo. Si esta campesina hubiese oído las nuevas versiones de Caperucita Roja y su madre no le hubiese hecho tan acertadas recomendaciones, probablemente hubiese sido carne de violación o abuso.

11/12/08

Acércate, ven a mi, alma cruel y sorda...

Vamos, acércate sin miedo. Siéntate junto a mi y acepta una copa de Oporto. ¿Por qué te cuesta tanto confiar en mi? ¿Tanto daño te he hecho que merezco este trato? No, ya sé que no fui yo.
Venga, prueba el vino, estoy segura de que te encantará.
¿Tu pasado, dices? ¿Acaso no habías decidido dejarlo atrás? ¿No va siendo hora de mirar al frente? No, yo sólo quiero ayudarte, aunque a veces intentes crucificarme. ¿Interés? ¡¿Cómo te atreves?! ¿Tú sabes lo que es la amistad? ¡Cállate! No quiero oír razonamientos estúpidos, si no sabes ver quién soy, vete.

... Sí, claro que te perdono; como siempre, ¿no? Anda, deja que te sirva más vino, ¿quieres un dulce?
No, claro que no me hace ni pizca de gracia, ¿pero preferirías que actuase de otro modo?
Tienes que quererte más, ¿dónde está tu amor propio? No me refiero al orgullo, es algo diferente. Si te quisieses más, estarías mucho mejor, cometerías menos errores y los demás no tendríamos que estar pagando tu falta de seguridad en ti mismo.
Sí, ya sé que a veces me paso un poco, ¿aunque acaso me falta razón?

Empieza a caer la noche. No, por favor, no te vayas. Encenderé un par de velas y seguiremos hablando hasta el amanecer si hace falta, tengo vino de sobra para soportar las horas de oscuridad. ¿Que te hable de mi pasado? Oh, no. Esta noche es tuya. Esta y todas. ¿Reciprocidad? ¿Acaso crees que no soy sincera? Para ti importa mucho el tiempo, ¿verdad? Una vez me lo dijiste... En ese caso, te compensaré tu sinceridad con la mía, sí, pero dentro de un año. Tras 365 días volveremos a esta sala, con el vino y las pastas, y te hablaré de mi vida. Pero hoy, cuéntame tú... Derrama el dolor de tu alma sobre mi, permite que te sostenga la mano cuando la pena de tu relato te obligue a detenerte, deja que te enjugue las lágrimas que se deslicen indiscretamente fuera de tus ojos. No diré a nadie qué salió de tu boca, nadie conocerá la tristeza que te embarga.
Vamos, amigo mío, las sombras son largas, en esta noche somos los únicos seres de la Creación.

8/12/08

Conversaciones curiosas

Hoy me apetece contaros una experiencia un poco rara que tuve hace tiempo.
Fue hace cosa de 6 meses, aproximadamente, estando yo haciendo las prácticas en Matogrande.

Era un domingo por la mañana. Yo entraba a las 9, pero siempre llegaba con 10 minutos de adelanto y justo ese día, iba a llegar antes aun.
Cuando bajaba la pasarela, vi que un taxi dejaba a un chico en la acera de enfrente. Era evidente que estaba borracho. Alguien que volvía a casa después de una buena juerga. Normalmente yo iba por la calle paralela a donde estaba él, pero ese día dije "bueno, ¿porqué no cambio el itinerario?" La verdad, no sé porqué me dio por ahí, ya desde lejos era evidente que no era atractivo, así que la idea de que fuese por regalarme la vista es ridícula.
Sean cuales fueren los motivos, el caso es que enfilé la calle.

El chico estaba de espaldas a mi, delante de un portal. Supongo que oyó mis tacones y se volvió. Preguntó si vivía en aquel portal. Me extrañó, ya que nos separaban demasiados metros para pensar que iba a acercarme a la puerta. Respondí que no y luego siguió un estúpido interrogatorio de "vives en esta calle? vives en este barrio? trabajas aquí? trabajas en el X? trabajas en el Y?" A cada pregunta yo respondía con "sí" o "no" y cada vez aquello me resultaba más divertido. Era cómico verlo intentar adivinar donde trabajaba (¿cómo iba a trabajar en una cafetería llendo de traje?) hasta que me apiadé de él y le dije que hacía prácticas en el AC.
Recuerdo que hizo alguna exclamación de "buah, menudo nivel". Se acercó y nos pusimos a hablar.
Se empeñó a invitarme a un cigarrillo a pesar de que yo tenía mi propio tabaco, nos sentamos en el bordillo de la acera y nos sentamos a fumar y a charlar.
Me contó de dónde era (un pueblo de Orense, creo recordar) y algo de sus tiempos de estudiante. Mencionó algo de su familia, me habló de su trabajo. Dijo que venía de una fiesta de cumpleaños, que sólo libraba un fin de semana al mes y que, claro, lo aprovechaba, aunque no solía tajarse tanto. Era divertido.

Era consciente de que la situación parecía ridícula:
Dos completos extraños sentados en el suelo, una mañana de domingo. Uno borracho, de camino a la cama, la otra perfectamente arreglada, dispuesta a 8 horas de trabajo. Haciéndonos confidencias, charlando como si nos conociésemos de toda la vida.

Intentó adivinar mi edad y fracasó estrepitosamente. Dijo que oyéndome hablar, parecía de unos 23 años (fliiiipa). Intercambiamos números, quedamos para la próxima semana, yo me fui a trabajar y él se fue a casa.

Simplemente eso.
Cuando llegué a recepción (a mi hora, por supuesto) y se lo conté a mi compañera, me miró como si estuviese completamente loca. ¡Era un desconocido, podía haberme hecho algo malo! ¡Y darle mi número! ¿Es que era una suicida?

El miércoles (cuando habíamos quedado), su móvil estaba apagado. Me llamó al día siguiente, había tenido que trabajar. Yo iba a salir de noche, así que quedamos a las 22h en una cafetería de mi barrio. Vino con un amigo. Nos tomamos una caña. Le recordé la conversación que prácticamente había olvidado. Dijo que apenas recordaba nada, pero que sabía que yo debía de ser guapa, porque sino, no habría guardado mi número. Entre los alagos y las risas pasó una hora.
Me despedí, tenía que llegar a mi cita con una amiga. Se ofreció a bajar un rato con nosotras, pero decliné la oferta.

Fue la última vez que vi a David Lago Lago (sabes donde empiezo pero no donde acabo -como él siempre se presenta estando borracho-)

Creo que volveré a llamarlo algún día...

4/12/08

Radio

No quería dejar ahí esa entrada tan de mal rollo, así que hoy voy a hablaros de ese gran invento llamado radio. Y no, no me refiero a esas radios de los camioneros, sino a la radio de toda la vida.

Siempre me gustó la radio, tal vez porque de pequeña veía a mi madre escucharla. En mi infancia escuchaba (oh, señor, perdóname) los 40 principales (91.0 fm) y grababa en cintas vírgenes las canciones que me gustaban. Era habitual verme correr de un lado al otro de la casa para encender la radio y poner a grabar lo que estuviese sonando.
Luego me pasé a m80 (97.6 fm) hasta que acabé aburrida de escuchar siempre los mismos temas. Coincidió por aquella época que empecé a escuchar metal y aparqué la radio por un tiempo.
Hasta que hace dos o tres años, la encendí de nuevo, dispuesta a encontrar algo diferente. Tengamos en cuenta cuando escucho yo la radio, esto es: después de comer y de cenar, cuando estoy recogiendo la cocina, y en algún rato por ahí colgado por la mañana. Descubrí Rock 'n Gol (98.9 fm). Lo malo son los ratos de fútbol (y otros deportes). Aunque los tipos son majísimos: Oldie, el Piri... (me jodieron bien cuando cambiaron la Hora Pirata para la 1.30 de la noche) Así que ahora mismo disfruto del programa del Oldie de 12 a 14h (aunque no lo escucho entero) y el de 22 a 00.

Claro, para esos ratos en el que están con el f*cking fútbol, descubrí (tachán) Radio Galega Música (92.1 fm, creo recordar). No se saca nada de su mierda de página web, lo único que puedo decir es que a eso de las 21-22h hay un programa que abarca el metal, rock, rap (muy poquito) y algo de punk. Además suelen regalar entradas para conciertos.


También está RNE3 (no tengo ni idea de cual es el dial, como lo tengo ya grabado...) que nos regala con jazz, blues, rock...
Por ejemplo:
21-22h (de lunes a viernes) Cuando los elefantes sueñan con la música (música brasileña, casi todo jazz)
14-16h (sábados) A todo jazz (evidente xD)
3-4h (lunes y miércoles) Rock Reator (hard rock, el problema es el horario...)
3-4h (martes y jueves) El vuelo del Fénix (heavy ;P mismo problema)
12-14h (domingos) El Rimadero (hiphop)
1-2h (sábados) La cuarta parte (rap)

En fin, seguro que hay muchos más con el mismo interés, pero que no conozco. A mi, mi horita de jazz brasileño mientras friego, no me la quita nadie.
También hay un programa muy bueno que escucha mi madre por las mañanas en RNE1 (creo) en el que hablan de cosas curiosas y tienen una sección llamda Hablando en Plta, si no me equivoco. Gracioso y cultural. ¿Qué más le puedes pedir a un programa que no es de música?

Además tenemos (no podía ignorarlo) Cuac fm (103.4 fm), que antes emitía Hasta los kinder, un programa de humor genial a una hora muy razonable y otro de hiphop también bastante bueno (aunque con la mala manía de cortar las cancines al principio). Por desgracia ambos lo dejaron.
Peeero hay que mencional al Complejo Lambda (que casi todos conoceis). No lo escucho jamás, lo admito, pero porque soy una negada del tema. Supongo que a los entendidos les gustará, pero como dijeron una vez "te iba a preguntar si conocías alguna canción de un videojuego, pero luego me acordé de que eras tú".

Se despide una radioescuchante (porque no la oigo, la escucho)

3/12/08

¿Por qué no puedo olvidar?

O es gilipollas, o es una hija de puta que disfruta haciéndome daño.

"¿A que no sabes a quién me tiré hace unos días?" No, claro que no, ¿por qué iba a conocer tu vida sexual? Evidentemente, ante mi negativa, no se calla. Y dice su nombre. Me hago la ingénua, como si pensase que habla de otro. Seguidamente añade otro nombre. Mi mente no lo procesa. Incluso cuando pronuncia "trío" mi cerebro se niega a escucharlo. Pero no puedo ignorarlo más de un minuto. Pregunto si he oído bien. Con una sonrisa enorme, asiente.

... Creo que me estoy mareando. Necesito un trago urgentemente. Si en vez de la calle, esto fuese un bar, ya estaría bebiéndome una botella de lo que fuese a pelo. Pero no lo es.
Tengo que escuchar cosas que no quiero oír. Le digo que se calle, me tapo las orejas, pero considerando que bromeo, sigue. Luego vienen los alagos. El "no sabes lo bien que me lo pasé", el "es que ya por separado son unas fieras, imagina juntos..."
Y cuanto más hablaba, yo más me moría. Entonces apareció mi excusa para huír y lo hice.

¿Es que se siente mejor repasándome por las narices cuantas veces lo ha tenido entre las piernas? ¿Siente un sádico placer al decirme lo bien que se lo pasó? ¿Lo que ella pudo darle y yo... no?

Me duele la cabeza. Me duele muchísimo. Y los recuerdos que brotan.
Nunca debí haberlo querido. ¿Pero cómo evitarlo, si era imposible?
No quiero verlos juntos jamás. No quiero verlo en brazos de ella. No pienso volver a hablar con ella en mucho, mucho tiempo. No puedo dejar que me de dos besos esa boca que probó lo que debería ser mío.
No sé si ahora lo desprecio más. Pero sí que ahora lo odio un poco. Sé que me dolió oírlo. Me dolió verla y pensar: soy peor que ella. Tal pensamiento está cerca de arrancarme lágrimas, pero no lo consigue. No se merecen algo tan preciado.

Es un malnacido. No por haberse acostado con ella, que es muy libre de hacerlo, sino por otros agravantes. Pero claro, si no fuese así, no tendría sentido cómo perdí la cabeza por él, ¿verdad?

A tu lado no soy sino
un mero ser horrible de sombra
niña fea y patética,
triste elfillo
que soñó con abrazar el Sol
sin temer sus rayos
ni el abrasador calor.

Mierda. Ni siquiera recuerdo mis propios poemas. Ya subiré el fragmento que quiero cuando esté en casa.

No son celos. Ya ni duele, las bofetadas se sobrellevan fácilmente.

2/12/08

Infits

Pues nada, la idea me parecía interesante. No me gusta publicar tan seguido, pero bueno.
La idea original fue de Pakithor y me nominó para este jueguecillo Pablo.
Así pues, (supongo que habeis leído al menos el primer blog para entender de qué va esto) he aquí mi foto y explicación:




1º Libros:
- La Feria de las Vanidades (William M. Thackeray): No necesita comentarios, ¿verdad?
- Los Paraísos Artificiales (Charles Baudelaire): Habiendo prestado Las Flores del Mal, no tenía otro modo de hacerlo notar (esos Malditos...)
- El Arte de Conversar (Oscar Wilde): Ja! Muere de envidia, Pablo xDD En serio, todo un maestro.
- El Arte de Invitar, Su Protocolo (José Antonio de Urbina): Nadie nace sabiendo, y admito que aprendí mucho de este libro. Un poco campechano para mi gusto, a veces.
- La Psicología de las Masas y El Principio del Placer (Sigmund Freud): Lo pongo para expresar mi espíritu crítico. Detesto a Freud, me parece un imbécil que acertó en lo que todos sabíamos y la cagó en lo que inventó. Además de ser un enfermo...

2º Portaminas: 0'5mm HB. Sencillo, cómodo... y perfectamente legible apesar de mi letra pequeña y rápida. Nunca escribo con bolígrafo o pluma más que para exámenes y documentos oficiales, son un engorro.

3º Música: Desde el tango hasta el deathmetal, desde el hiphop al jazz. Creo que es algo de lo más notable de mi personalidad: lo voluble que soy, y eso se ve en mi música. Además de que no sé vivir sin ella.

4º Kohl y pintalabios: Rouge 166 Temptation de Rimmel London y kohl (negro, por supuesto) de Pinaud. Nada que añadir, creo.

5º Mis guantes largos: Una vez Pablo había comentado algo sobre las ideas que se me ocurrían cuando llevaba puestos estos guantes, algo así como que me salía la vena femme fatale, veremos en fin de año.

6º Trésor: de Lancôme. Digan lo que digan , el Channel nº5 no me acaba de convencer ¡y no podía usar una colonia barateira! De echo odio las malas colonias... ¿A que es deliciosa esta fragancia?

Eso es todo, creo, ya que aunque podría incluir alguna pieza lencera, me parece demasiado obvio y seguro que Eduardo se enfadaba conmigo por descarada xD

Y como el único que me haría caso si lo nomino sería Edward y ya está nominado, pues nada, pero si alguno quiere hacerlo (y siempre sería interesante), adelante.

Un toque de Rouge: Promiscuidad

Bienvenidos a una nueva sección de mi blog: Un toque de Rouge. Vereis, como todos los que me leeis (menos un hadita que de vez en cuando se pasa sin dejar rastro) sois hombres, voy a intentar explicar aquí algunas cosas desde el punto de vista de una mujer. En fin, es una forma como cualquier otra de diferenciar cuando habla Ladherna, la mujer con alma de hombre, y LA TEMIBLE Ladherna, mujer 100% (oh, Dios, líbranos de su presencia)

Primer artículo de la serie (no sé porqué presiento que tendrá muy poco éxito xD) trata sobre promiscuidad... o no.

En algún momento de la vida de una mujer de nuestros tiempos, se plantea qué cojones va a hacer de su vida sentimental/sexual. Vale, sí, no es obligatorio que lo haga, pero en algún punto de tu adolescencia, ves lo que hay, ves a todas esas zorras que tienen un chocho como el arco del Triunfo a los 15 y a las tristes mojigatas que no han probado un beso y tienes que decidir qué quieres y qué no. Quieres un punto intermedio, a nadie le gusta que la llamen puta y hablen a sus espaldas sobre qué hizo y qué no (historias siempre exageradas, por supuesto) mientras que tampoco quieres (ni puedes) ahogar el rugido de las hormonas. Pero por desgracia te das cuenta de que no es posible el punto intermedio. NUNCA. No puedes hacer el uso que quieras de tu vida privada, porque siempre habrá alguien que lo criticará y se mofará de ti. Sólo que eso no lo sabes hasta mucho tiempo después.

¿Por qué? ¿Por qué no puedo hacer lo que quiera con MI vida sexual, eh? ¿Por qué a mi se me tacha de zorra cuando me sobran dedos para contar con cuantos he estado?

Dejemos esa frustración del escarnio a un lado y pasemos a otra peor: nadie quiere salir contigo. Es un hecho. Cuando el título de promíscua (zorra/puta/warra/etc) pende sobre tu cabeza, nadie te quiere. Oh, sí, vale, para follarte sí, pero para nada más. De echo tengo ahí a mi querida hermana para recordármelo siempre "sabes que en ese grupo (metaleros coruñeses) no vas a conseguir nunca novio, verdad?" Sí, maldita zorra, lo sé, ya puedes callarte y dejar de joderme viva. No es la única que me lo ha dicho. El último sábado que fui andando hasta el centro, un buen hombrecillo me dijo que claro, que me quedaría soltera for ever and ever. Porque a las zorras te las tiras, pero no las quieres.

Agh, esto me recuerda a la tía más chunga que conocí en mi vida, a la que le hice el favor de arrejuntarla con el amooor de su vida. Y hace un tiempo, me llamó para ver qué era de mi vida (he de añadir que no me cae muy bien). Me pregunta qué tal me va (bien, bien) y si tengo novio (no, no tengo novio). Ya el tonillo de la pregunta que había molestado. Pero cuando me contesta "ya... claro..." como si dijese "normal, eres tan fea que nadie quiere salir contigo" estuve a punto de perder los papeles y ponerme a gritarle por teléfono. Pero en vez de eso me controlé y solté un "no tengo novio porque no quiero, estoy bien así" que, aun por encima, sonó poco convincente. Vaya por Dios.
¿Pero sabeis qué es lo mejor de todo (ahora podeis odiarme por mala persona)? Que esa chavala, que era casta y pura, inocente como una niña pequeña, no sólo perdió la virginidad mucho antes que yo (alaaaa) sino que, teniendo mi edad, acaba de quedarse embarazada... adrede. Sí, señores, adrede. Curioso, ¿no? Las que parecen mejores luego son las peores.

Un par de anécdotas:
Allá por los albores de mi vida sexual (juas juas, más bien sensual), tenía 16 años y bajaba por Sada (que no a Baroke) con unos amigos. Una amiga estaba liada con un chico mayor por el que se le iba el alma. Él consiguió meterla en el baño. Al minuto ella se apartó y dijo que se iba "porque era decente". Lo mismo que yo hubiese dicho. ¿Os lo imaginais hoy en día? ¿Que hoy diga yo eso? ¿O que una niña de 16 años lo diga?
Otra:
Tenía 16 años y novio de 21. Creí que me desmayaba de los nervios la primera vez que le metí mano. Me puse mala de la histeria. No pude soportar más de 5minutos a solas con él. La vez que me dijo que se quería acostar conmigo, me quedé helada. Al llegar a casa me senté en el suelo y me eché a llorar con desesperación casi en un ataque de ansiedad.

Así pues, ¿qué hacer? O tienes novio de toda la vida y le eres fiel (chica normal y formal), o no te papas nada (frígida) o te arriesgas a hacer lo que quieres, siguiendo los principios de tu libertad individual, disfrutando de una vida sexual plena, como tú la quieres, sin hacer daño a nadie y aceptas qué te considerarán.
Nunca es tarde para dejar de ser considerada una frígida, pero jamás te quitarás la fama de zorra. Así que por mi parte, no tengo nada que hacer. Que haga lo que quiero cuando estoy soltera no significa que fuese a hacerlo si me emparejase, pero nadie quiere creerlo. Y a nadie se le pasa por la cabeza que una zorra pueda tener sentimientos. No quieren saberlo. Es mucho más fácil pensar que es una puta gratuita por una noche, ¿verdad?

¿Que si me arrepiento? ... No. Definitivamente no. Sé que no hago nada malo, tengo la conciencia en paz. Siempre hice lo que quise cuando quise, estando segura de que quería hacerlo. Si la sociedad está tan ciega y es tan injusta, no corresponde a mi arrepentirme.

27/11/08

Celda

No pensaba escribir nada. O al menos no hasta que volviese y no tenía nada que ver con esto. A veces el hiphop escarba profundamente.

"Y esto lo escribí pensando en ti, porque te quiero..."
Así empieza Nach. Menuda gran mentira. La GRAN mentira. Cuando algo pulsa un extraño botón dentro de mi (botón que por cierto quisiera arrancarme) se me va la olla. Abrí su fotolog. Ahí, en una foto pequeñita, difumida, estaba su cara. Los ojos fijos en mi. Algo gritó dentro de mi "te quiero". ¡Mentira! ¡Mentira, mentira, mentira! Quisiera sentir eso que cuentan los libros, los poetas, las canciones. Me niego a creer que lo que sentí yo sea amor. Deseo tanto sentirlo que quiero abrirme la caja torácica para meterme un reloj que haga tic-tac en el pecho.
Yo no siento eso. No lo sentí. Soy demasiado débil para que mi cuerpo pueda albergar algo tan grande. Por eso me tiro a hacer lo que sea (que no "me tiro a cualquiera", aunque también tiene algo que ver), para sentir. Quiero huir de este vacío. O tal vez no sea vacío. No sé lo que es. Es frustrante no saber qué tienes dentro. ¿Dolor o nada? ¿Amor, cariño, capricho? Puedo tejer palabras hermosas, hablar de amor perfecto, correspondido, de felicidad. Pero también sé hablar de dolor desgarrador. Tal vez sólo sepa transmitirlo porque lo he visto y leído mil veces. ¿Pero lo he sentido? Ah, siento que os traiciono dudándolo tan siquiera. ¿Cómo no iba a ser cierto? ¿Cómo no, cuando tus ojos... "yo sé que en la noche hay fuegos fátuos que llevan al caminante a perecer, pero adonde me llevan tus ojos, no lo sé"? Ni siquiera son versos míos. Siempre supe que lo daría todo por vosotros. Ahora no lo sé. Ya no sé nada. Estoy tan cansada que no quiero luchar. No me queda orgullo para eso. Quiero que me pases la mano por el pelo cuando me tumbe en el suelo a dormir para siempre. No soy más que un perro, que busca la caricia de su amo.
Que patético. A lo mejor tan sólo me regodeo en mi propia tristeza, en mi celda.
"Soledad despierta cubierta de sombras, alguien está esperando, se esconde entre las sábanas grita hasta cuando."

NADIE ESTÁ ESPERANDO NUNCA. Duele que nadie te quiera, ¿sabeis? Bueno, sí, seguro que alguno lo sabe. O no. Yo qué sé. No sé nada. Que tristes son las risas que sustituyen llantos. Ya no hay nada.
Recuerdos. Se escurren entre mis dedos como agua. Ya ni ese consuelo tengo.

24/11/08

Saber estar y saber vestir

Estaba por titular esto, siguiendo en la línea de Edward, Mis Españoles Alegatos, pero luego me di cuenta de que como española, tendría tanto que alegar, que no acabaría jamás y me puede la pereza. Así pues, me dedicaré al tema en cuestión.

Allá por mi infancia, acostumbraba a jugar con la hija de unos amigos de mis padres. No por gusto, sino porque venían a casa y no podía echarla a patadas de mi cuarto... El caso es que pasó el tiempo y dejé de verla (gracias a Dios) hasta que muuuchos años después me la encontré en la sala de espera del médico. Creí que me moría de la vergüenza ajena. Se había tranformado en una choni, hablaba de sus gilipolleces a gritos... dirigiéndose a mi, claro. Montó un lindo espectáculo.
El caso es que por unos años no supe de ella. Hasta que un día bajo de noche y me la encuentro en el Sham. "¡Anda! ¿Y tú por aquí?" La choni seguía siéndolo, pero había adelgazado, habíanse bajado sus humos de buh-neno-no-me-mires-que-muevo-peña-de-Katanga y no parecía dispuesta a molestarme demasiado.
Durante una temporada la vi y le seguí la pista. Me contó su vida amorosa del derecho y del revés (no retuve nada) y mis colegas me contaron lo poco que sabían de ella. Nada bueno, por cierto.

Pero el tema que me ocupa hoy no son sus malos modales o que sea una... ingrata con quienes la quieren. Sino su indumentaria. Increíble, conociendo a su madre, creer que le dejase salir así de casa. Recuerdo una noche en especial que me la encontré sentada en un portal, con minifalda, sin medias y con un tanga. La camiseta escotadísima (se le veía medio sujetador y no exagero). Y con las piernas abiertas. Sin cortarse un pelo, como quien está en el ginecólogo. Se le veía hasta la garganta. Y por supuesto, el imprescindible maromo a su lado sobándola. (Ah... los estragos del alcohol)

Volvió a desaparecer y nos libramos de la presencia de kinis.
Regresó a mi vida como un boomerang que te da en toda la boca cuando nos encontramos en la boda de su hermana.
Oh, Dios, os juro que el pánico que sentí al ver su vestido me superó. Sí, todos sabeis que no soy la tía más discreta del mundo vistiendo, que tengo putifaldas, corsets y camisetas transparentes. Pero cuando hay que estar, estoy. Como Dios manda. A los entierros de negro. A las bodas ni de rojo ni de blanco. Hombros tapados en la iglesia, etc.
¿Sabeis esos vestidos que estuvieron tan de moda hace poco que acababan en colgajos irregulares, como si estuviesen rotos? Pues eso llevaba la moza. De color rojo, además. Y abierto por la espalda. Y de tiras. Y abierto por delante, enseñando ombligo (y el piercing, claro). Y MUY escotado. Y sólo llegaba a medio muslo. Y le marcaba bragas, medias, chichas y sujetador. Horrible, en serio, horrible. Que fuese yo (lo siento, pero es cierto) más elegante que la hermana de la novia es vergonzoso. Además sólo se cubría a medias con un chal cutre negro y unos zapatos horrorosos de color negro también.
Eso es lo que se llama aprovechar. Este vestido taaaan mono que hace mil que no uso, los únicos tacones de no-prostituta que tengo y... un chal de los chinos para conjuntar con los zapatos.

Con 50 euros conseguía yo un vestido y un chal perfectamente aceptables para una boda, así que la falta de capital no es excusa.
A ver, ¿realmente es TAN difícil? ¿Qué le cuesta a la gente (mujeres sobre todo, los hombres siempre pueden agarrarse al traje) de hoy en día vestir como es debido? Agh, esto me recuerda otra boda. En Austria. Pueblo pequeñito. Lo primero que veo: una tía embutida en un vestido rojo pasión que le marca todas las lorzas, algo abierto por la espalda y que deja ver un sujetador... blanco. Luego, una señora de vestido corto y sin depilar (pedazo pelos, en serio). Otro, un tío que quería ser mi acompañante (ja! no sabía hablar alemán, pero huí que daba gusto verme) con TENIS y una mezcla de trajes que daba espanto. Es que no pegaban ni para atrás.

Tsk tsk... que sea yo precisamente quien se queje de esto indica que algo no funciona bien en este mundo.

Y ya que estamos: ¿repito modelito Audrey Hepburn o me busco algo estilo Gilda (hum... me quedé con las ganas de un vestido rojo) para fin de año?

21/11/08

Apisonadora

Como si me hubiese pasado una apisonadora por encima... No sé cómo voy a conseguir levantarme mañana. Casi me quedo frita en casa de Prada (y se suponía que estábamos trabajando). Tendrá que ver con la anemia y el cansancio mental.
Pero me voy a Valladolid. Minivacaciones. Venga, metid y decidme que me echareis de menos xD

15/11/08

Noche de sábado en casa

Ah... ¿qué puede ser mejor que quedarte en casita un sábado de noche, cuando fuera hace frío y estás cansada, tirada en el sofá, con la cabeza apoyada en el regazo de tu novio, envuelta en una manta, con un bol de palomitas y una peli? Te vas quedando dormida mientras te acaricia el pelo... Y entonces te despiertas y te das cuenta de que lo que tienes bajo la cabeza es un cojín, que nadie te acaricia el pelo y que la única compañía que tienes son tus padres durmiendo en su cuarto y el hámster que corre enloquecido en su rueda.

¿Sabeis algo que detesto? Esos fotologs de TE QUIERO, CHURRI (o cualquier mote hortera, véase, Pistachito) HAS HECHO DE MI VIDA ALGO ESPECIAL / No creía en ángeles hasta que te conocí / (vomitos y arcadas por parte de los lectores)
¿Se sienten mejor así? ¿La razón de vivir de tales sujetos es repasarnos a los demás su feliz burbuja de amor bajo las narices? Vamos a ver, que me parece muy bien que querais a vuestras parejas, que de vez en cuando hagais alusiones a vuestra feliz relación, me parece chachi. Pero esas pasteladas... tan horribles como que te caiga encima una montaña de merengue, pues... no.
De verdad, los detesto más aun que esos en los que salen putitas haciéndose fotos desde arriba, sacando morritos y con un escote que les llega al chichi. AGH. ¡Pero que asco dan todos! Sí, vale, que mi fotolog tampoco es lo mejor del mundo, lo admito... pero al menos busco las fotos en dA... (echo de menos el primero que tenía... maldita zorra, fijo que me lo denunciaste tú ¬¬)

Soy capaz de cerrar puertas en mi mente. Puedo dar un portazo a aquello que no me gusta y encerrarlo por un rato para que me deje en paz. Por ejemplo, si me apetece hacer algo, pero sé que me voy a rallar por ello, en menos de 2 minutos me mentalizo y adelante. La vocecilla machacona de mi mente se calla y puedo ir a mi bola. Eso sí, luego me paso como una hora sin hablar ni sonreír. Puede que esté bien, pero no sonrío ni hablo. ¿Rara? Como un perro verde.

Menuda mierda de actualización... pero pienso tantas cosas...

14/11/08

Una niña tonta

Había una vez una niña tonta. Una niña a la que le gustaban las manzanas. Nació enferma, pero alguien jugó a ser Dios y le dio la oportunidad de vivir. Tenía un corazoncito débil y blando. Lloraba viendo El Rey León y era incapaz de permanecer enfadada más de 15 minutos.
Creció y se enamoró. Primero del mar, luego de los libros y finalmente, de la música. Grandes amores que siempre la acompañaron, que estuvieron ahí y le fueron fieles, respondieron a su amor con grandes dosis de calma y felicidad.
A la niña tonta le gustaba caminar, hiciese buen o mal tiempo. Se ponía nerviosa si iba caminando durante un rato detrás de la misma persona. Asumió que algún día un coche se la llevaría por delante, matándola o no. O, ¿quién sabe?, tal vez acabase tirándose a las ruedas de uno.
Entonces cometió un gran error: se enamoró de la carne. Y fue el mayor error que pudo cometer en su vida. Por este error sufrió e hizo sufrir tanto que su débil corazoncito se endureció y a veces pareció que dejaba de latir.
Los pecados que cometió se amontonaban sobre sus hombros amenazando con aplastarla. Las dificultades de este mundo parecían cebarse en su vida, a su alrededor, acabando con la gente a la que quería, con ella... Entonces, al no hallar alivio en la religión, encontró cómo redimirse de sus culpas: acción social. Sólo hasta que pudiese escapar de su vida, aunque su pasado la seguiría como una maldición allá donde se escondiese.

"If i die young, fill my empty room with the sun" Tradujo en su mente: si muero joven... y moriré. Subí el estor y dejé que el sol me bañase en su luz. Quien sabe cuanto me queda para disfrutarlo.

11/11/08

PDE

Por lo visto lo que me pasó el sábado tiene nombre: "Proceso de Desocialización Esquizofrénica" o algo así, confirmo el nombre el martes. No sé si el hecho de que tenga nombre me tranquiliza o me pone más nerviosa. La esquizofrenia NO mola nada. Y la idea de que haya tenido un arranque de la misma, con alta probabilidad de repetirse, el estar en un grupo de riesgo... pues como que no me hace mucha coña.
Seguiremos informando desde el lado desequilibrado del Mundo. Vosotros poneis las historias y yo los ojos con los que verlas y un cerebro deforme para interpretarlas.

Editado: se llama "proceso de disociación esquizofrénico"

9/11/08

Mi querido suelo (o La peor noche de mi vida)

Escribo esto con cierta dificultad, pues la herida de la mano protesta si muevo músculos cercanos a ella. Lo que vienen a ser casi todos los de la mano...

Es como si fuese la protagonista de una de esas pelis en las que un día te levantas y tu casa no es tu casa, tu familia es otra y tu vida totalmente diferente.

Sangre y cenizas. Muerte. Soledad y oscuridad. Silencio roto por sollozos.
Soy menos que una piedrecilla, peor que una mujer infiel y mentirosa, ni llego al razocinio humano. No soy carne ni espíritu. Lo ofrecí todo mil veces y mil veces todo fue desdeñado. No es bueno, es tan malo que nadie lo quiere. Yo tampoco.
No siento apenas. Ni hambre, ni sueño, ni fatiga, ni amor, ni odio... sólo dolor y alteraciones térmicas (paso del frío al calor rápidamente o los combino sin sentido). Tengo los dedos helados, pero siento que me arde la sangre.
La quemadura no sangra ni pizca. Bueno, ya sangré suficiente por la mano.
¿Cómo era la frase? "Míralo desde el punto de vista de un ser humano", creo recordar. Ni a ser humano llego. Me siento como en una de esas leyendas británicas que dicen que las hadas roban bebés y dejan en la cuna a alguien de su reino: un duende, un diablillo, un trasgo...
Siento que no pertenezco a este mundo. Mi vida no es mi vida. Anoche algo hizo "click" en mi cabeza, todo se desmoronó, pero quedó en un perfecto orden que aun no alcanzo a comprender, aunque tengo una impresión general: estoy mal de la cabeza.
No es una depresión, es algo profundo y enraizado en mi mente. El árbol de la locura. Son demasiadas cosas seguidas, durante demasiado tiempo y sin el menor respiro.

Estoy temblando. Mi mente débil no soporta su propio estado. "¿Dónde está la Sala de los Espejos? ¿Dónde la confusión de mi desesperación repetida en mil reflejos?" Creo que algo así era. Pues ¡cucú! Aquí está, he llegado y al ver tantas veces mi propio dolor, he enloquecido mientras una risilla histérica salía de algún lugar, ¿mis labios? Tal vez.

Anoche, tras llegar a casa y discutir con mi madre, me quedé llorando a oscuras en el suelo. De pronto lo vi claro. No sé por qué sentí tal necesidad, pero me metí en el armario y cerré las puertas. Con la ropa tapé la rendija por la que entraba un hilillo de luz lunar. No podía haber luz. En mi vida no hay luz. La luz es cruel, me odia, me señala. La oscuridad me acoge. Sollocé en mi negro rincón, diciéndome todas las verdades de mi vida: mi bajeza, mi diferencia, la certeza de no pertenecer a ningún lugar... No tengo hogar. Sangre y cenizas, fuego y oscuridad. Sola. Sola. Sola. Eso está bien.
Entonces mi hermana entró en mi cuarto, encendió la luz y abrió el armario. "Vete, fuera, vete". No me hizo caso, me dirigió alguna frase estúpida y me abrazó intentando consolarme, supongo. Le dejé hacer, ¿qué importaba? Al final me separé, no podía seguir el hilo de mis pensamientos en compañía. Repetí que estaba bien. ¡Que mentira más evidente! Las lágrimas seguían rodando por mi cara. "Estoy bien, en serio, sólo un poco... alterada". No se fue. Preguntó qué me pasaba. De toda la respuesta que le di, sólo recuerdo una frase: "¿es que ser diferente es sinónimo de ser repudiada?" Elemental, querido Watson. Entonces puso cara borde y me dijo algo así como que apestaba a vino y que por tanto sólo decía tonterías. Craso error...
Le repetí que me dejase sola. Por fin se levantó y me dijo que vale, pero que no volviese a hacer ruido porque la había despertado. Quise gritarle si su sueño importaba más que tener a su hermana llorando en un armario. Desde luego que lo es. Volvía a estar sola y ciega. No me quedan vergüenza ni amor propio. No me queda nada. No sé a qué hora salí de allí y me tiré en la cama. La mano volvía a sangrar. No me importaba en absoluto. De camino al taxi, mientras me caían lagrimones, la había mordido hasta hacerme doler la cabeza del mareo provocado por el dolor. Cuando salí del taxi y llegué al portal me había derrumbado llorando. De rodillas, intentaba encontrar las llaves. Las encontré, sí, pero al hacerlo me abrí más la herida. La llave sigue manchada. Me aferré a la barra de metal del portal y me obligué a levantarme. La sangre goteó en el suelo blanco. No quise mirarme en el espejo del ascensor. Dibujé una estrella de 5 puntas con la sangre. En el cuarto de baño descubrí que casi todo lo que llevaba puesto estaba manchado de sangre.

Esta mañana mi hermana me llamó con tono de enfado: acababa de ver la estrella de sangre en el ascensor (bueno, la verdad es que era jodidamente visible). La limpié. Estaba mareada. La herida me impedía (impide) cualquier trabajo con la mano derecha. Había olvidado totalmente la quemadura, pero no las caras de los desconocidos que anoche se preocuparon por mi. Incluido el camarero del... ¿8 luces?

Mientras me dirigía a urgencias esta mañana, segura de que había algo dentro de la herida, contemplaba el mar y pensaba en lo delicioso que sería bajarme la fiebre metiéndome en su agua helada y tormentosa. Morir en el elemento que más amo.
Tras apretarme la mano hasta que me encongí de dolor, una buena doctora (maldita perra, así se te confunda la razón) me echó un poco de Betadine y me dijo que no podían hacer nada y que fuese mañana a un cirujano plástico. Será que me veía fea. Bueno, en eso le doy la razón.

No siento absolutamente nada emocional. En este momento, porque a veces me derrumbo... Pero bueno, voy a volver al loquero. Esta vez me estoy viendo con pastillas.

6/11/08

Péptidos opioides

Los péptidos opioides son polipéptidos pertenecientes al grupo de los compuestos neuropéptidos. Al igual que otros agentes afines, éstos presentan propiedades neuromoduladoras.
Son producidos en la glándula pituitaria y el hipotálamo en vertebrados durante ejercicios vigorosos, excitación, y orgasmos; y se parecen a los opiáceos en su habilidad para producir analgesia y una sensación de bienestar. Las endorfinas actúan como "eliminadores naturales del dolor", cuyos efectos pueden potenciar el de otras medicaciones.
El término péptido opioide se utiliza, sobre todo, para referirse a dos agentes químicos en particular: la endorfina y la encefalina. (copiado de la Wikipedia, y no me rayo un pelo)


Pues nada, eso, que parece que últimamente esté hasta el culo de péptidos opioides. ¿Sino cómo se come que a pesar del merengue que tengo en casa esté tan animada? De echo, si miro mi vida, pocas cosas veo que me gusten y sin embargo, ya me veis: con una sonrisa en la cara, intentando alegrarle el día a la gente que me rodea (mi madre no cuenta).

Quiero bailar. Desde "Hit that" hasta "Por una cabeza" o "La Cumparsita". Pronto es sábado. Y Ladherna se va a bailar. Que tiemblen las pistas... ¡y la tarima del Sex Machine! JAJAJA

Buf, lo siento, Edward, pero mi mente no está para pensar algo más elaborado, igual entonces se me iba el subidón.

2/11/08

VENCER

He ido al Infierno y he vuelto. No podeis conmigo, cabrones. Y no podreis nunca.

He visto cosas que os pondrían los pelos de punta, he oído chillar de dolor y pánico, he soportado pesos increíbles sin un quejido, he quemado mi piel y he limpiado heridas ajenas.
No pudisteis conmigo.


Te vi anoche. Me diste dos besos y al pasar de largo, te giraste a mirar mi falda. ¿Y qué? Dije que no iría detrás de ti. Ni ganas de hacerlo.

En un círculo de menos de 2m de diámetro se juntaban tres de mis vergüenzas y orgullos.

La luz de aparatos electrónicos pasó a ser la única guía en un camino perdido.

Presté mis esposas para rodear unas delicadas muñecas.

Y los caramelos siguen en el fondo de mi mochila.

Un punto naranja y dos estrellas por anoche.


¿Vencer o morir? Menuda chorrada. Vencer. Siempre. No hay opción.

... No podreis conmigo.

1/11/08

Feas vs Guapas

Hay días... Hay días en los que ves a una chica y piensas: "dios, es tan preciosa..." Y por desgracia eso SIEMPRE desemboca en una comparación, por lo que desearías ser como ella. Te ves tan horrible cerca de ella que lo único que quieres es una roca detrás de la que esconderte, una bolsa de papel para ponerte en la cabeza o simple y llanamente caer fulminada por un rayo.

Otros días... cuando piensas: "dios, es tan preciosa..." , te alegras de no ser como ella. De poder saber que el tío que te está comiendo la oreja lo hace porque le gusta tu personalidad. Que cuando alguien se queda a hablar contigo, no lo hace por poder mirarte las tetas, que cuando te proponen ir a la piscina es por pasar un buen rato y no porque te quieran ver casi desnuda y mojada (que mal suena XD). Así sabes que tu novio (si es que lo tienes) te quiere por lo que tienes debajo del pelo y no debajo de la ropa. Que tus amigos te aprecian por una escala de simpatía, no por cuantos polvos te echarían antes de aburrirse.



PERO otras veces estás pensando eso mismo, mientras el chico antes mencionado se dedica a picar piedra, una vocecilla muy hija de puta te dice: ¿y no será que en vez de ser maja, eres el único agujero disponible?



Como mujer os digo que es lo más deprimente del mundo, porque no sólo te sientes fea (y aun por encima sueles tener a Tu-Amiga-La-Guapa al lado para sentirte más chunga) sino además poco apreciada, estúpida (por hacerte ilusiones) y un objeto. Objeto que luego nadie querrá reconocer haberse calzado, porque como eres fea...



Así que, guapas del mundo, ¿por qué no me haceis un favor y desapareceis? O al menos dejad de haceros fotos, de pasearos por ahí comiéndoos el mundo (y los apéndices del mismo) mientras las feas nos tenemos que conformar con la patética compasión.



¿Pero sabeis algo que sí que jode mogollón? Ver a una tía que (a tus ojos) es más fea que tú ¡y luego resulta que liga más! Entonces te dices: bueno, será una buena chica, una tipa simpática... ¡Y no lo es! ¡Y aun así sigue consiguiendo más que tú! En plena desesperación te preguntas ¿es que besa como una diosa? ¿en horizontal es una fiera? ¿sus pezones saben a cerveza? ¡Y NO ES ASÍ!

Entonces, si es más fea que tú, mala persona, no es simpática, no es una gran amante y sus pezones son como los del resto del mundo, ¡¿cómo puede conseguir lo que tú no?! Respuesta: porque es mejor que tú. No sabes en qué, pero lo es. Y tú eres peor... peor... peor... Eso sí es deprimente.

31/10/08

Sweet girls

Evidentemente no sé de qué hablo cuando escribo esto, pero a veces me gustaría ser hombre para amar a (y ser amada por) una mujer.

Poder mirarme en los ojos de mirada dulce de una de esas niñas tan bonitas y ver ese amor enorme que las féminas podemos llegar a dar, esa entrega sin vergüenza, total e incondicional. Ver ese "te seguiré al fin del mundo" y saber que lo gritaría a los 4 vientos. Porque las mujeres somos tan estúpidas de amar sin rubor. No tenemos que hacernos las duras. No somos las que decimos "no me esperes despierta, nena", porque somos incapaces.
Me gustaría que me quisiese una de esas chicas de sonrisa fácil, con unas manos pequeñitas que acaricien mi cara. Una de esas que antes de irse a la cama te mandan un sms, como hice en mi momento. El típico sms que te hace sonreír y que quieres contestar, pero que no lo haces porque se acaba de meter en la cama y si ya está dormida, no quieres despertarla.
Mi niña linda... me gustaría tenerte para verte dormir con tu carita dulce. Para despertarte con un beso en tu piel suave y pálida. Para poder jugar bajo la lluvia. Para hacerte reír. Para poder regalarte flores y poemas. Para ir a buscarte cuando salieses de clase. Para regalarte un colgante. Para quererte, en definitiva, y para ser amad(¿o?) por ti.

Que injusto fue el destino al darme otra X... Al fin y al cabo ya sabemos que mi situación como mujer no es precisamente la mejor del mundo. Mi cerebro en un cuerpo de hombre se sentiría mucho más cómodo. Me querrían las niñas lindas como ahora me rechazan los... ¿hombres lindos? jajajaja Recuerdo esa frase de mi buen Eduardo: "te llamamos porque queríamos una mujer para despotricar contra las féminas y como tú no eres demasiado mujer...". Así dicho suena a "eres una marimacho". Pero la explicación que me dio fue que siendo mujer y femenina, no era como las demás, pues tenía una gran capacidad de crítica sobre mi propio sexo. ¡Y que demonios, muchos habeis hablado conmigo sobre tetas!

Los hombres son poco enamoradizos, pero cuando se enamoran, lo hacen hasta las trancas. No así las mujeres, que tenemos la mala manía de caer una y otra vez en el mismo error. Por eso nosotras somos las "zorras crueles" que primero te adoran y luego te la meten doblada y los hombres esos "cabrones insensibles" a los que les das todo y después de follarte, desaparecen.

Aunque pueda parecer mentira, esta no es una entrada sobre amor, desamores, queja ni mucho menos una declaración de intenciones de hacerme un cambio de sexo!
Simplemente es algo que de vez en cuando se me pasa por la cabeza.

...
Hoy fue mi cumpleaños. Recibí unos cuantos regalos, unos más emotivos que otros: una rosa, una caja de bombones (como sabeis lo que me pierde...), un libro de Wilde, etc.
Pero lo que realmente deseaba, lo que más ilusión me hacía, era que por fin me llegase la carta de Eduardo. Lamento comunicarte, querido, que lo más probable es que la hayan extraviado, debería haber llegado hace días.
O también, gracias al "ingenio" de Teo, recordé algo que deseo desde hace mucho, muchiiiiisimo tiempo: un abrazo de Miki (os preguntareis quien es...) Este chico, mi alma gemela en un plano no amoroso, da los mejores abrazos del mundo. Esos abrazos calientes, que parecen adaptarse perfectamente a mi cuerpo, con olor a Jackerton y a él. Abrazos con tacto de jerseys de lana negros...
Mal día para ponerme a recordar, me temo. Aunque en realidad ninguno lo es.

P.D. : gracias a todos los que os acordasteis de mi hoy, sea vía post, sms, llamada, mail, en persona, msn y/o tuenti.

26/10/08

Un tango anoche...

Estaba perdida. Tan perdida que no sabía ni dónde estaba ni cómo había llegado hasta allí.



... Y me agaché sobre la cartera de cuero que me tendían, aspiré por la nariz y la droga picó odiosamente dentro de mi fosa nasal. Era mi elección. Mira que me jode que la gente se empeñe en decidir por mi...

Empezaba a notar cómo me separaba de mi propio cuerpo, desaparecía la pesadez, me elevé unos centímetros por encima del suelo sucio. Mis oídos cambiaron, podía oírlo todo a un volumen más bajo. Con esa mirada de acero me provocas. Los tacones no me molestaban, conseguí cruzar con gracia espectacular la pista a pesar de que antes tenía los tobillos hinchados. Sin dudarlo tomé tu mano, subí mi rodilla hasta tu cadera. Noté tu mano caliente en el final de mi espalda. Me acercaste a ti aun más. Me hiciste girar sobre mi misma hasta que todo desapareció a nuestro alrededor. Nuestros muslos juntos, rozándose suavemente mientras me llevabas de un lado a otro en un frenesí musical. Hacía muchísimo calor. Notaba cómo olas de calor salían de tu pecho. Un giro brusco, me inclinas hacia el suelo, pierdo todo equilibrio, pero tus brazos me sujetan. Tu mano fuerte me recorre del cuello a la cintura en un roce que hace que me estremezca. Violentamente me devuelves a una posición vertical. Nuestros pies se mezclan a la par, me alejo de ti pero me atraes de nuevo. No puedo quererte. Me obligas a retroceder, tus ojos clavados en los míos, me haces confesar: hay otro. Te apartas con violencia. Me tiro a tus pies suplicando perdón. Me alzas del suelo, me dominas, me besas el cuello y sé que me has perdonado. Mi pierna se mete entre las tuyas. Jugamos. De un brusco tirón me haces saltar hacia atrás y vienes rápidamente a por mi, pegas tu cuerpo deseable al mío ansioso. Finges ser fuerte, pero eres tú quien tuerce el cuello para besarme. Y yo soy feliz apoyada en tu cadera, con mi mano en tu nuca, agarrando tu cabello y besándote en esos labios de fuego.
¿Está mal?
Me río mientras giramos y giramos.
Al final son sólo colores en mi retina. Tu cama es confusamente roja y blanda. Bailas tan bien que esto no podía salir mal. Noto cada roce de tu piel amplificado por mil. Nunca había sentido así las texturas: las sábanas, tu pelo, tu lengua jugando a perseguir un fantasma sobre mi piel...
Sé que al día siguiente me preguntaré donde estoy, quien es ese hombre a mi lado. Porque es él y no tú. Pero esta noche me da igual.

21/10/08

Palomas rosas y murciélagos dorados

No estoy triste, juro que no lo estoy, pero... ¿qué es entonces lo que siento? Como si una capa de piel de mi corazón hubiese decidido arrugarse, separarse del músculo, desgarrando la carne y rompiendo pequeños capilares, que lloran lagrimillas carmesí...


Me gustaría ser una ilusionista para poder poner luces de colores delante de los ojos de las personas que quiero, para poder regalarles algo hermoso. No quiero meterme en una tienda a comprar. Quiero estar ahí cuando salgais de casa, apáticos, somnolientos y daros los buenos días con un beso. Quiero haceros sonreir, que vuestra vida tenga magia de nuevo, quiero regalaros ilusión. Quisiera tener alas para llevaros por el Cielo y de día poneros al calor del Sol y de noche subir a buscar una estrella para que os ilumine cuando esteis perdidos, cuando yo no pueda estar ahí y daros un abrazo.


Se me llenan los ojos de lágimas de pena, de frustración. No puedo evitar soñar, y los sueños muestran lo que deseo, aun cuando sé que no puedo tenerlo. Se me llenan los ojos de lágrimas por más cosas, muchas más. Por preocupación, por...
Pero hoy no es día para llorar. Hoy es el primer día oficial de otoño. Hoy hice un bizcocho con manzana y canela. Hoy... hoy no quiero estar triste otra vez.
Quiero volver a esos días en que iba sonriente por la calle. Esos días en que era feliz. Pero supongo que ya no puedo volver atrás. Porque siempre la cago cuando arriesgo y aun así sé que seguiré haciéndolo, repitiéndome a mi misma que quien no arriesga no gana. No quiero volver a ser una cobarde. No quiero volver a preguntarme qué habría pasado de haberle echado valor. "No sé si nací para correr, pero quizás sí que nací para apostar"

El caso. Que no sé si comprarme el Magia Borrás o como se llame y ponerme a practicar para intentar poneros una sonrisa en la cara cada día. ¡Se me derrite el corazón cuando os veo reír, cuando os veo felices! Será que os quiero...


"Te traería un murciélago dorado en la mano y una paloma rosa en el bolsillo sólo por hacerte sonreír una vez más" -puff, hace mil que escribí eso-

Otoño

21 de octubre y por fin podemos decir que es otoño. Hubo que esperar por él, pero por fin está aquí, con su cielo cubierto, un sol que no se ve, la lluvia, el viento y los guantes imprescindibles. ¿Sabeis qué más trae el frío? A la ladrona de calor, la vampiresa térmica, en otras palabras: yo. Sí, sí, mucho os reís ahora, pero ya nos veremos las caras MUAJAJAJA

Al asunto.

Que es otoño, que hace un día de mierda y tengo los vaqueros irremediablemente pegados a la piel, pero estoy de buen humor. Y es que soy una experta a la hora de ignorar los problemas. Eso sí, cuando me da la vena rallada... ¡pero hoy no es el caso! De echo iba en el bus (llenísimo, pero yo había conseguido un asiento) con una sonrisa de oreja a oreja. A lo mejor es por el tazón de chocolate de ayer con la caja de galletas Princesa, o... ¡yo que sé, si no me pasó nada!

Oda al chocolate a la taza:
¡Oh, delicia negra
profundidad africana
beso pecaminoso
que por mi cuerpo baja
anegándolo todo
con su perfecto sabor!

Y no sigo porque las odas se me dan de pena xD
Echadle un ojo a la gallery de dA de Bracket, es genial. Esta chica era mi amor platónico hasta que me enteré de que esnifaba. Una pena :
http://333bracket.deviantart.com/gallery/

Y eso ¡Feliz Otoño!
(sólo faltan 10 días)

20/10/08

Bueeeeno, prometí una actualización hoy, pero no tengo muy claro de qué hablar, porque el tema que me ronda la cabeza estos días no es el más apropiado para... bueno, ni para ser publicado ni para pensar en él ni para nada. Anoche no podía dormir dándole vueltas a la cabeza. Lo malo de tener una imaginación muy viva es que no siempre puedes frenarla y... en fin, acabas llegando a donde no quieres llegar. ¿Qué haces cuando sabes que sólo hay tres opciones y que a cada cual es más dolorosa que la anterior? Una te parte el alma, otra el corazón y la tercera... puf, la tercera te arruina la vida. Pero al mismo tiempo... Como dijo ayer Félix: estás diciendo cosas muy raras, esta no eres tú. ¡En realidad sí soy yo! Sólo que en un modo en que no suelo ponerme.
Sea como sea, esto ya me hace daño. Y necesito que llegue la respuesta a un mail que envié anoche. Necesito que alguien me diga: eh, no pasa nada, déjate de paranoias. Pero nadie me dice eso, se preocupan por mi (que se agradece) y te miran como si tuvieses un indicador en la cara de lo que pasa. Que si lo tuviese, iría corriendo al espejo para mirarme, porque la primera confusa soy yo.

Me explico fatal, pero no puedo hacer otra cosa.

Hace un par de días acabé de leer un libro que habla más o menos, de lo que estoy viviendo. Y lo peor es que lo entiendo. ¡Lo entiendo! ¡Y jamás creí que fuese a comprenderlo tan pronto, que cuando lo releyese fuese a asentir con la cabeza!

Lo dejo ya porque me pongo peor. Tocad madera por mi, echad un par de Padrenuestros o cruzad los dedos, lo que se os ocurra.

14/10/08

Ánimo post-insomnio

"Llevas una temporada rara", "no estás en tu mejor momento", "llevas varios días cabreada", etc.
Todos se han dado cuenta.
Ayer casi mando a mi madre literalmente a la mierda. Eso es mi casa es... un asunto grave. Muy grave. Pero en vez de eso o de agachar la cabeza, cogí la puerta y me largué.
Hoy deseaba discutir con mi hermana cuando me hizo un comentario estúpido. Pero al rato, después de mucho morderme la lengua para no pasarme, me levanté a media comida y me piré. Cuando mi madre vino a soltarme no sé qué de mi exagerada reacción y que fuese a acabar de comer, volví a largarme de casa.
En la facultad, fingí no haber visto ni oído a unas amigas para no pararme a hablar.
Cuando me bajé del bus, casi me pongo a gritarle al busero si era gilipollas o es que no veía que la parada estaba 5 metros más atrás.

Tengo dentro un odio violento que intento reprimir, pero no puedo evitar ser una triste amargada. El móvil vuelve a estar apagado. Ni me llameis a casa, porque no pienso coger. Que les jodan a todos. Sí, soy una patética niñata amargada, así que dejadme en paz.
Al menos sigo siendo capaz de reirme con Bukowski. Es algo. A la gente le repugna. A mi me encanta. O cuando la profesora de Derecho nos explicó que la tradición del chivo expiatorio no estaba prohibida, sino que ahora en vez de subir la cabra al campanario y darle una patada en el culo (uy, perdón, ancas) para que se estampase contra el suelo, ahora ponen una colchoneta debajo y la tiran atada a una cuerda. La imagen me resultó tan ridícula que me puse a reír en mitad de la clase (no sé porque todos se giraron a mirarme... será que los pijos no tienen sentido del humor)

Sostener una simple conversación cordial me da puto asco. No estoy de humor para nadie. Sé que ahora mismo podría salir de casa, pero lo único que me apetece es sentarme en el tugurio más cutre de la ciudad, pedirme una botella de vino e ir bajándomela yo sola. Cosa que no voy a hacer porque no me llega el capital, pero ya llegará el finde y con él, el dinero para hacer eso mismo. Aunque sé que debería dedicarme a cuidar de alguien, ¿por qué iba a hacerlo? ¿Por qué yo siempre cuido de los demás y nadie cuida de mi? O al menos no del modo que yo quiero que me cuiden.

Quiero un abrazo. Daría cualquier cosa por un abrazo que hasta hace poco podía recibir. Y ya no puedo...

There must be an angel...

Anoche (o debería decir hace dos noches?) sin venir a cuento, me acordé de él. Y lo hice con una sonrisa en los labios; cosa rara, cosa rara... ya sabía yo que esto de dejar el loquero me estaba afectando...
El caso es que hoy lo vi por la calle. Él no me vio, iba por la otra acera... Tal vez de no ir ambos acompañados, hubiese cruzado para saludarlo y deleitarme una vez más en esa forma de mover los labios que me fascina.
Hice un comentario y mi acompañante dijo con un tono de frustración:
- ¿Por qué tú eres capaz de ese masoquismo y yo no? Y no me digas que es porque ya no te importa porque no es cierto.
Me lo pensé un rato... tenía razón, no era capaz de quitarle importancia a esa forma tan extraña de relacionarnos que tenemos. Entonces hallé la respuesta:
- Porque he asumido que es así.

Dejamos el tema, pero ahora, 8 horas más tarde, me puse a darle vueltas.
Yo lo busco, él se deja encontrar, por unos días me enamora, pasa una mano frente a mis ojos y ya no veo el mundo, veo el Paraíso. Y tan repentinamente como empezó, un día desaparece. Hasta que meses y meses después vuelva a ir a buscarlo.
En esos meses no tiene sentido que nos relacionemos. Toda conversación es inútil, cada gesto está vacío. No sirve de nada abrirle una ventana en el msn, charlar con él cuando nos encontramos. Puede que la conversación fluya, pero le falta algo.
Y lo he asumido. Otras lo tacharían de capullo, borrarían su número, sms y cualquier recuerdo de él. Yo no. Tal vez porque una parte de mi lo querrá siempre, al tiempo que otra lo desprecia por cobarde.

Además, ¿cómo olvidarlo? Imposible. Cualquiera que lea mi blog, flog o space sabe que una y otra vez acabo volviendo sobre el tema. Un ángel con ojos de serpiente. ¿Cómo olvidarlo, si me sacó del pozo en que me habían dejado, si me enseñó a volar y a amar profundamente la Belleza?
De Satán o de Dios, ¿qué importa? Ángel o sirena, ¿qué importa, si tus ojos, tus pies, me abren la puerta de un Infinito al que amo y nunca he conocido? (fijo que se me olvidaron unas cuantas palabras, pero me disculpareis)


Dentro de muchos, muchos meses, cuando vuelva a acordarme de él, tal vez vuelva a meterme en una cabina para llamarlo y luego me escurriré hasta el suelo, incapaz de creer lo que acabo de hacer. Y entonces, cuando quedemos, le pediré que me vuelva a hablar de la escultura de la manzana. Quiero verlo describir su textura (esa palabra mágica) y ver cómo se mueven sus labios al pronunciar "todo muy orgánico". La forma de echarse hacia delante, con una media sonrisa en los labios, los ojos clavados en los míos, la mirada ligeramente traviesa, su voz suave, en ese tono ligero que usa para dirigirse a mi, el pelo enmarcando su cara como una estatua de mármol... Y en cuanto acabe de explicarlo, soltará una risilla al ver mi cara absorta, me pasará un brazo por la cintura y susurrará "maldita" (o malvada, cada vez voy ascendiendo en su jerarquía xD) a mi oído.


O tal vez puede que no pase nada de eso. Quien sabe. En realidad depende de cómo me pille el día, pero sinceramente, no creo que pudiese volver a ser jamás así. Cada vez lo desprecio un poco más y lo quiero un poco menos.
Sólo desearía que dentro de años volvamos a encontrarnos y me vuelva a fascinar con sus historias, que sobre un café me hable de los temas de siempre, me hable de cuando lo amé y cuando se fue. Y entonces pueda despedirme de él para siempre, poner el feliz punto y final para jamás verlo decaer.

10/10/08

Noche, día, amor y (¿o?) sexo desesperados

¿Cómo? ¿Cómo te atreves? ¿POR QUÉ? ¿Por qué a ella? ¿No te llega con joderme a mi?
Vale, me da igual morirme de desesperación viendo mi vida, me da igual pudrirme entre la mierda, pero sólo si ELLA puede salvarse. Me da igual que se suba sobre mis hombros mientras me ahogo, no me importa nada, absolutamente nada, si ella sale indemne.

Mientras la veía nerviosa, al borde de una línea que esperaba que no pasase, sólo podía sentirme impotente, pensar en el estilo caótico y retorcido al tiempo que genial, de Bukowski, en el jazz desgarrador y furioso. En que aplastaría mil cabezas si ello sirviese de algo. Quiero hacer algo, necesito hacer algo por ayudarte, nena. Lo necesito porque necesito saber que estás bien, que no volverán a hacerte daño, lo necesito como necesito beber. La soma no sería suficiente para calmarme sabiendo que estás mal. Menos aun un río de tinto. Ni la mejor droga podría apartar mi mano de la tuya. Tu mano nerviosa, rompiendo el cartón, los dedos finos, huesudos, destrozando sistemáticamente al tiempo que creaban algo, la mirada lejos de lo que hacías, en un mundo en el que jamás podré alcanzarte. Y yo sentía cada grieta en tus ojos, cuando me miraste, sintiendo sobre ti mi mirada, sólo pude sonreir a modo de disculpa por no poder hacer algo, por no poder ayudar, por no saber qué decir.



Desesperación,
putrefacción,
una cama caliente y húmeda
sábanas revueltas
mentes perdidas,
motas blancas frente a mis ojos.
Alargo la mano buscando
esa botella verde;
se hace añicos contra el suelo
vacía
casi tanto como yo.
Perros del anochecer
sus fauces muerden mis sienes
con el cuchillo
del alba.
Huyo de ellos
fuera de la cama.
Voy dejando
un rastro rojo
con estrellas verdes y brillan
tanto
que sólo sueño con alcanzarlas.

Martillos de oscuridad.

Ella se fue.
Su perfume sigue en el aire.
Puedo oler su piel
de pecado maldito
en esa manzana mordida.

Vomito,
me vacío en un acto
de bajeza
rodeada de suciedad
negrura en las esquinas
polvo
suelos pegajosos.

Queda media botella
de vino rancio.
Un trofeo
para sobrevivir otra noche.


(máxima pajada mental este... poema; podeis ponerlo de vuelta y media sin remordimientos xD)

9/10/08

Bye, Happiness, goodbye...

Por fin he aterrizado. He puesto los pies en la tierra. He sentido cómo se introducían en mi carne clavos ardientes y he aguantado la respiración antes de sumergirme de nuevo en la realidad heladora.
Tengo el móvil apagado y no pienso encenderlo en todo el día. Puede que mañana tampoco, ni pasado ni en un par de días. No quiero saber de nadie. Voy a darme unos días de estar conmigo misma. Volveré a esos tés y cafés con un portaminas por único compañero y muchos folios que llenar con letra rápida y pequeña, rascando hasta el último sentimiento para describirlo y plasmarlo en papel para deshacerme un poco del dolor. Sé que he hecho muchas cosas mal en mi vida, ¿pero no merezco un respiro?

Ya no sé cómo plantearme las cosas. No sé si quiero volver a hace dos meses. Estando en la ducha, pude distinguir las notas de No Sex y recordé a la persona a quien le dediqué la canción. ¿Quería volver a eso? ¿Quería volver a ese... animalismo? Volver a esa rutina de mierda de los findes, de salir para ellos, de las sesiones de sexo rápido, loco, perdido, de volver aun tambaleante a casa, desnudarte delante del espejo haciendo un recuento de daños: un corte aquí, un arañazo que se puede tapar... un chupón en el lugar más visible... mierda, va a haber bronca con mamá. Levantarte al día siguiente y que todo sea igual, que la noche anterior fuese sólo un estúpido paréntesis que no te llena, que sólo desahoga un poco el dolor ardiente del pecho.
Pero te sigues dejando arrastrar porque no hay otro alivio más que ese. Porque sino acabarías moviéndote como un zombie, con una mirada deprimida, respondiendo con gruñidos y la voz tomada.


Y, ¡maldita sea! ¡No quiero volver a eso! ¿Sorprendidos? Seguro que alguno sí, claro, es raro oír a una... promíscua decir estas cosas. Pero es lo que hay. Estoy harta de ser la follamiga, la sustituta, el lío esporádico, la tía enrollada que llevarte a la cama y que luego te aguanta la llorera; el típico gilipollas que aun antes de levantarse, te dice "tenemos que aclarar esto"; las excusas malas, los sms contradictorios, el capullo que aparece después de un año... y que vuelve a desaparecer sin avisar...


Sigue doliendo tanto... sigue doliendo tanto recordar, leer esas palabras, no poder evitar mirar atrás... y duele tanto mirar adelante. Ya sólo me veo capaz de humillarme, de bajar la vista al suelo, de dejar que hagan lo que les de la gana. No quiero cuidar de nadie. Llevo (casi) 20 años haciéndolo. Cuando estais mal, me llamais. Y lo agradezco, me encanta ayudaros, pero esta vez ya tengo suficiente. Si repartiese toda la mierda que hay en mi vida, podría deprimir a al menos 10 personas. Grosso modo. Y con tantas putadas que sobrellevar, no puedo ocuparme de vosotros. Tampoco quiero que os preocupeis por mi. Menos aun que me compadezcais. Eso es lo que más asco me da.

Mira, casi mejor estar castigada. Me quedo sin PC, vale, es una putada, pero no salir este finde va a ser muy sano.

Si a alguien se le ocurre alguna opción que no implique drogas, que lo diga.

6/10/08

Los borrachos y yo

Anoche asumí la verdad fatal que sospechaba hacía tiempo: soy el amor de los borrachos.
Cuando los hombres que me conocen beben, sin necesidad de pasar del puntillo, se acuerdan de mi.
Es cuando beben cuando se me acercan, cuando me llaman para decirme "te quiero, quiero despertarme un día y verte durmiendo a mi lado", me mandan sms como "the fact is that i love you. I just want you to be mine...", se me quedan mirando como si hubiesen descubierto algo hermoso en mi rostro (debe de ser la visión borrosa del alcohol), me dicen que soy lo más suave que han tocado nunca, "me encantas, tía", "ven a dormir a mi casa", "mañana vente a mi casa", etc etc etc. Cuando beben son amables, cuando beben te quieren, te llaman, te buscan, se acuerdan de tu existencia y olvidan la de meses que hace que no te llaman.

Luego está el contraste del domingo, cuando vas a su casa como te SUPLICARON el día anterior y te dicen que están mallados, que necesitan dormir y tú te quedas con cara de gilipollas, planteándote coger la lámpara de la mesilla y hundirle el cráneo. O te hablan con un tono entre borde y cansado y dices "hombre, si me vas a hablar así, no te llamo nunca más..." y aun por encima tienen los huevazos de contestarte que "joder, es que es domingo!" - "lo sé, pero me pediste que te llamase a esta hora" - "pero tenías que entender que siendo domingo..." blablabla. La mierda de siempre.

No sabeis lo dulce que se ponen ciertos sujetos en cuanto han bebido un poco. En serio. Acabaré casándome con un alcohólico. Así el día que quiera que me traiga flores, sólo tendré que echarle un chorrazo de aguardiente en el café del desayuno y todos contentos.
Que vergüenza, madre mía... Es para pegarse un tiro.

2/10/08

Crónica del concierto

Esto empieza con una carrera para no perder el tren a Vigo con mi hermana (es tan maja, que como yo no conozco la ciudad, me acompañó).
Dos horas y media de tren escuchando música, familiarizándome con los temas del último álbum de los Backyard Babies.
Cuando por fin llegamos, mi padrino nos estaba esperando para llevarnos a su casa, me cambié de ropa y acompañamos a mi prima al fisio.
Pajareamos por ahí, Antía me acompañó hasta el Mondo y se fue a ver a una amiga.
Empieza la cuenta atrás. Va llegando gente, me encuentro con heavys que venían en el tren... y a las 20'45h se asoma un tío y nos dice que, sintiéndolo mucho, el concierto empezará a las 22h. Guay. Una hora y media tarde... (a todo esto, me había cruzado con Nicke -vocalista y guitarra- y con el bajista)
Busqué a mi hermana y a su amiga y volví al Mondo. Entramos, por fin, a las 22'15h.
Me cojo una Heineken (NO TENÍAN ESTRELLA!) y me apalanco en primerísima fila, pegada al escenario.
A eso de y 20 se suben unos tíos al escenario y es entonces cuando me entero de que eh! son los teloneros! (¿pero había de eso?)
Se llaman Bullet, están bastante bien, y tienen un aire que recuerda a Iron Maiden.
Bien, saltemos, gritemos, agitemos melenas y hagamos los cuernos. Divirtámonos, pero sabiendo a quien esperamos.

Y por fin, los BBabies se suben al escenario. Tengo al bajista tan cerca que puedo tocarlo si alargo el brazo.
Empiezan con The Ship, del nuevo álbum (you! yeah you! i'm talking to you and you know!)
El frescor de mi cerveza desapareció hace tiempo, pero aun mantengo la entereza.
Según van pasando las canciones, más ropa se quitan, más ropa nos quitamos, más saltamos, más gritamos y mejor nos lo pasamos.
Algo que no se puede negar es que es un grupo que se entrega totalmente a su público.
En ciertos momentos, tenía al bajista tan pegado que podría estar comiéndole el instrumento xD
Conseguí una púa del bajista después de tocar The Clash, una de mis favoritas del grupo, y otra de Dregen (yeahhhh) un momento que atravesó todo el escenario (estaba en la otra punta), se quedó mirando el mar de manos expectantes suplicando la púa y yo, que era la única con los cuernos, fui la elegida para una gran sonrisa y que se agachase a darme la púa. WAAAH! Creí que se me salía la sonrisa de la cara!
Y nada, increíble. El concierto acabó a la una en punto. En cuanto se bajaron del escenario, me escapé al aseo a empaparme con agua. Fue como renacer. ¡Dios! ¡Tenía tantísimo calor! Llevaba la camiseta (de tiras) doblada y redoblada hasta el tamaño del sujetador y aun así despedía olas de calor.
En fin, imposible contarlo todo: cuando Dregen se subió a la barra a tocar, cuando el bajista me dio un toquecito en la nariz (adrede, claro), las coñas de Nicke, su forma de bordar Look at you...

Eso, increíble. Luego recogí a mi hermana, fuimos a casa de mis padrinos (yo más sorda que una tapia). Y con las tonterías nos acostamos a las dos.

A las 9 en pie.

Y aquí estoy. Con un cansancio tremendo, pero como soy incapaz de echar la puta siesta... Me acercaré por la facultad y luego quedaré con una amiga.

http://es.youtube.com/watch?v=aHxyMEfWlgc

28/9/08

Valor

Hoy me pongo en pie para alzar mi copa por el valor.

Por el valor de escupirle a la vida cuando te da por culo.
Por reírte en su cara cuando te dice "no".
Por el valor de romper con el pasado.
Por el valor de seguir adelante sin mirar atrás.
Por aguantarme (todos recordamos esa gran frase de Pata...)
Por echarle un par para decir "te quiero" y por volver a echárselos cuando te das cuenta de que tienes que seguir adelante porque no te van a contestar.
Por atreverte a picar un poco más alto, a alzar la cabeza y aspirar a algo, aunque sepas que las caidas serán mucho más duras.
Por osar luchar, porque es algo que ya no se estila, pero que es lo que llevo haciendo toda la vida.


Ojalá, de verdad, OJALÁ lloviese. Me muero por uno de esos paseos bajo el agua fría, escuchando música que truena a todo volumen en tus oídos y cantarla mientras vas a paso rápido y la gente te mira raro, por la cara de mala hostia y por ir cantando sin que te preocupe que te oigan.
Me muero por una charla con Manu y decirle "todo esto es una mierda y no nací misógina, pero me han hecho así, después de dar y recibir muchas patadas".
Quiero que vuelva el invierno porque parece que el frío me proteje en su cámara de viento y agua.
Quiero que la gente deje de ser hipócrita. Quiero que la gente sea valiente y diga las cosas como son. Quiero que se dejen de disfraces y mentiras. Porque a ese juego jugábamos todos a los 14 años y nos iba bien, pero ya crecimos y todos tenemos demasiados problemas como para seguir así.
Quiero dejar de ser una sustituta, ese colchón que está ahí para amortiguarte la caída cuando tu novia te deja y ponerte una sonrisa totalmente hormonal en la cara hasta que vuelvas con ella. Porque la estafada soy yo y luego resulta que aun por encima las palabras crueles son para mi.

Y aunque me jode, voy a dormir sola en esa cama. Porque dije que contigo o sola. Y no pienso volver a echarme atrás en mis decisiones. Aunque yo también estoy hasta los cojones de despertarme sola, ¿y qué creías? ¿Que la vida sólo te maltrata a ti? Juas juas, colega.

Hoy sí hay besos, niños, hay besos para todos y piruletas de colores, y los sueños vuelan en Montgolfiers soltando polvo de hada sobre vuestras cabezas porque os lo mereceis. Y los que no se lo merecen, dará igual, porque sus vidas seguirán siendo una mierda, que al fin y al cabo es lo que han elegido. Es lo que habeis elegido.
Hoy sí hay besos, niños, porque se ha acabado. Y tal vez haya esperanza, porque la resaca me recuerda que estoy viva.
Hoy sí hay besos porque he sabido reírme. Porque me he planteado seriamente, pero con una sonrisa en la cara, aceptar esa invitación. ¡Que cojones! Aceptar esas TRES invitaciones. Y pasar de todo, hundirme en ese olvido delicioso de un colchón caliente, manchar un poco más mi alma si es que existe y seguir adelante con la cabeza bien alta, luchando, siempre luchando.
Porque ahora emborracharse vuelve a ser rutina. Y la resaca de los domingos. Y los puntos naranjas van de tres en tres. Y no me siento mal, ni triste, ni enfadada. Por eso hoy quiero dedicale una entrada al valor.

26/9/08

Un buen hombre

No tengo muy claro cómo me vi envuelta en esto, pero supongo que empezó cuando mi hermana me preguntó: "¿Quieres 15 euros por no hacer nada el viernes por la mañana?" Y evidentemente, respondí que sí. Luego me enteré de que la cosa consistía en vestirme de pija, con ropa otoñal (?) y presentarme en la facultad de Derecho a las 10h.

La historia fue la siguiente: nos metieron a todos en un aula tremenda, nos pasaron el típico "autorizo a Alén Films a distribuir mi imagen en la película Un Buen Hombre blablabla..." y después de MUCHO esperar, nos mandaron por tandas a estética (JAJAJAJA). ¿Y qué me encuentro allí? Pues a esta señoriña (da grima lo delgada que está... irónicamente tiene celulitis... pobre) con unas mallas plateadas (AGHH) y unas botas más feas aun, mirándome con ojo crítico y de repente me dice: "Ay, mira, ven conmigo!"


Y echa a corretear hacia los "probadores", coge un vestido para que me lo ponga y se esfuma de nuevo. Allí había una señora rosmando por lo horrible que la habían puesto (y tenía toda la razón... y quedó aun peor cuando la peinaron). La "estilista" pareció muy feliz con el resultado, aunque yo no lo tenía tan claro... No sé yo si la ropa pija me va bien... Me repeinaron y nos mandaron de nuevo al aula. Después de un bocata, nos explicaron en qué consistía nuestra misión: sentarnos en el salón de actos, escuchar un acto de apertura de curso y aplaudir al final del mismo. Es decir, fingir ser buenos estudiantes de Derecho.

Después de 2 pruebas y 5 tomas, quedó perfecto. Fue interesante (1-1-5ª, cámara!, cuadro!, Tristán...). Luego 15 pavos y cada mochuelo a su olivo. Pero todo esto nos llevó 5 horas y media ¬¬



Y eso es todo, después de un té helado con mis cuñados y mi hermana, un intento de siesta (¿¡¿por qué no puedo dormir?!?), aquí estoy, con 15 eurorrr en el bolsillo y ganas de salir mañana (e intentando recuperar medio litro de sangre, claro).

24/9/08

Boikot a los zapatos!

No he podido evitarlo. La tentación era demasiado grande :D

Punto número 1: Yo lo sé todo.
Punto número 2: Si no lo sé todo, al menos SIEMPRE tengo razón.
Punto número 3: Descalzaos y salid a dar un paseo.

Jamás creí que un paseo ligera de ropa y descalza por la Coruña me pudiese subir tanto el ánimo. Cierto que la gente te mira raro, pero ¿qué importa? Simplemente quise sentir algo bajo los pies y me descalcé. Y así me pasé casi toda la tarde.

El caso: Yo soy yo, sí, pero vivo en una sociedad, una sociedad que pasa de cómo soy como de la mierda, así que en vez de hacer lo que YO querría, me gustaría o lo que sería natural en mi, me toca jugar el rol que me han adjudicado. Así que nada, sólo queda asumirlo (otra vez) e intentar encontrar si no la felicidad, al menos el equilibrio en la tormenta que me toca vivir. ¿Felicidad? Bueno, francamente, no lo creo, pero estando ahí los amigos, ¿qué más pido?
A cada cual le toca lo que le toca y puede que no lo encaje con una sonrisa, (a ver por qué cojones tengo que poner cara agradable aun por encima) y que me vuelva un poco más cabrona de cada vez, pero lo acepto. Es mi vida. Y no me gusta. Pero es lo que hay.

"En vez de en un cubata, prefiero gastarme el dinero en un gramo de coca"

23/9/08

Re-vacaciones

Sí, me voy a tomar unas vacaciones de verdad.
No estaré por aquí ni en el msn por unos días, si es algo importante seguís teniendo mi móvil.

En serio, no quiero quedar con nadie, así que preferiría que no me llamaseis... Bueno, tampoco es que lo hagais demasiado, ¿no? xD
Un pequeño favor: no pregunteis. Nada. Cero preguntas.





¿Quién no quiso alguna vez
algo que no pudo tener?

16/9/08

Vacaciones

Vacaciones por fin... y me siento tan vacía! Si hay una forma rápida y simple de humillarte es olvidar el lugar que te corresponde en el mundo y yo he cometido ese error. Nada que no pueda arreglarse con una temporada lejos. Espero.

Ya se acabaron los exámenes y el futuro se perfila liso y doloroso como un folio blanco al sol: dos semanas de no hacer nada. Dos semanas en las que escaparé de mi madre, de preguntas, de todo y de todos. La verdad, añoro Bath a más no poder. El día uno, a Vigo, el día 3... se supone que hay concierto, pero a no sé si iré. No tengo ganas. Sólo me apetece volver a ese cementerio, sentarme al pie del árbol, al sol. Y simplemente, estar allí, disfrutando de lo que me rodea.
Acabo de recordar que en ese mismo cementerio grabé un nombre junto al mío. Lo había olvidado totalmente... Pues supongo que allí seguirá, el nombre de dos españoles en un arco de un cementerio británico, como demostración de que después de meses y meses, lo había llevado conmigo al otro lado del Canal.
Pero eso son viejas historias.

Ahora nada es como entonces, ni de broma mejor, pero el mal era diferente. ¡Cuan diferente!


"Y ahora ya no puedo prestarte mi abrigo
ni quitarte la ropa, ni sudar contigo
ni perder la calma, ni decirte las cosas
que nunca te he dicho
Y ahora ya no puedo prestarte mis alas
ni subirte la falda
ni cogerte con vicio
ahora da lo mismo reírse de todo
que llorar por nada"

(Quique González)

13/9/08

GRITO

¡QUIERO GRITAR! Sí, quiero hacerlo y me da igual. Quiero correr hasta las rocas del mar, quiero correr alejándome de todo, de todos, de vuestra mierda, de mi vida de mierda, quiero dejarme caer en las rocas y hacerme daño en las rodillas y, entonces, cerrar los ojos y gritar. Gritar hasta vaciarme. Gritar mientras lloro de rabia y frustración por todo esto. Gritar porque no puedo arrancarme la piel a tiras, porque quisiera tener garras con las que llegar fácilmente a mi corazón, para arrancarlo, separarlo de sus venas y arterias y arrojarlo lejos, para no volver a verlo jamás. Que se pudra bajo el sol. Que me deje en paz.
¿Por qué no existe Dios? ¿Por qué no puede haber algo que imponga justicia o al menos sentido en este mundo podrido, muerto, hipócrita y vergonzoso? Odio esto. Odio vivir así, odio lo que me ha tocado vivir y odio tener que agachar la cabeza para levantarla de nuevo, sonriendo y diciendo que no pasa nada, que son sólo tonterías mías, chorradas de una niña que quería ser emo, pero que como no le gustaba el flequillo se quedó en gótica. Odio no poder gritaros a todos que sois unos gilipollas y que no sabeis nada, gritaros la verdad, decirle a ese pesado de mierda que es un pesado de mierda y que me deje en paz, que tengo problemas y no tengo porque aguantarlo. Admitir que mientras escribo esto lloro y que cada vez que pienso en el tema lo hago. Y que quisiera morirme por la impotencia, pero que la idea del suicidio es tan estúpida como pensar que un abrazo lo arregla todo. Quisiera ser más valiente para poder decirte... ni valor tengo de escribirlo, temiendo que lo leas. Decírtelo para dejar esta indecisión y que al fin sea algo: una piedra más en este camino de espinas o una alegría que alivie un poco el cansancio acumulado en el corazón. ¿Cuántos años hace que se empezó a torcer todo? Dios mío... tantos años ya! Y a cada año que pasaba, las cosas iban peor. Cuando lo antiguo se empezaba a creer arreglado, surgía algo nuevo. Y cada vez peor. Tan malo que te preguntas temblando qué será lo siguiente.
Pero llega un punto en que estás tan cansada, tan harta de todo, tan... sobrecargada, que dejas de temblar, cuando llega otra andanada, agachas la cabeza y sigues adelante, con tantas heridas que quieres desplomarte y morir en el instante, pero sabes que no pasará y que además eso será un golpe más para los que te acompañan en tu camino, así que por ellos y por ti, porque aun sabes lo que son el honor y el valor, sigues.

¡Cuántas noches he soñado despierta con la tortura, con el dolor y el asesinato! Ojalá arreglasen algo. Sí, ¡ojalá! No me importaría pasar 20 años en la cárcel por homicidio si con ello pudiese arreglar toda esta mierda.

Odio la pregunta: ¿porqué? o ¿por qué a mi? No tiene respuesta y no me gusta empecinarme en lo que no tiene solución. Soy así. Pero de vez en cuando, la pregunta salta a mi mente con crueldad y quisiera golpearme la cabeza para que salga de ahí y no vuelva nunca.
Todo el verano sin ver a mi psicólogo me está pasando factura en las cada vez más frecuentes caídas en la desesperación, cuando veo que no cambia nada, que todo sigue igual de mal y que no parece tener arreglo, que por dentro sigo igual de dolida. Sí, ya no me emborracho cada noche que salgo, ni me dedico a hacer el capullo por ahí delante, pero por dentro, el dolor es el mismo, la impotencia, cómo se me desgarra el corazón al ver esas lágrimas, al acogerte en mis brazos intentando estúpidamente consolarte, sabiendo que nada de lo que haga lo conseguirá. Y me mata. Esto me está matando. Llevo años muriendo. Y me alegro por mi abuelo, bendito sea, que ya murió. Que suerte tienen algunos. Me alegro incluso por mi abuela, tan senil que no se entera de nada. Su estado es vergonzoso y humillante, sí, pero no entera de nada!
Y me duele tanto ver a ese amigo, tan importante para mi, mal... ¡Me duele tanto mirar en sus ojos y ver el dolor atroz! Ojalá pudiese dar un brazo por aliviar su dolor. ¡Ojalá pudiese dar la vida por aliviar la vuestra!

"Mira delante", "tienes que ser valiente", "eres una persona fuerte y puedes con esto" etc. LAS ODIO! Odio que me digan eso. ¡Porque son frases tan manidas y estúpidas! No me ayudan, no me consuelan, no me hacen dormir cuando tiemblo de dolor en la cama.

"¡Dormir ansío! ¡dormir, no vivir!"
Te quiero, maldita sea, te quiero y ojalá tú me quieras a mi la mitad y tengas el valor de aguantarme como soy.

Lenguas e insomnio

Anoche me acosté a las 5'30h. Pero di tantas vueltas en la cama, que me aburrí y di un paseo por casa. Tras una discusión con mi móvil (¿cómo se le ocurre sonar a esas horas?) y un vaso de agua, me quedé mirando por la ventana. El color anaranjado de las farolas en el asfalto, el choque rítmico de las olas contra la arena, los árboles agitados por el viento... No creo que lo viese realmente. Son paisajes tan profundamente enraizados en mi mente que podría describirlos al detalle sin verlos. No tenía sueño, pero sí sentía la necesidad de descansar el cerebro. Lo malo del insomnio no es el sueño, es que llega un punto en que tu cerebro deja de rendir. Como dicen en el Club de la Lucha: nunca estás del todo despierto ni del todo dormido. Y presentía que se acercaba algo así. Lo único que tenía en mente era una frase que no sé de dónde salió: "Vuelve a hablarme así y te morderé esa lengua viperina que tienes hasta hacerte sangrar."

Ni siquiera la estaba meditando. No pensaba en nada, así que no sé qué diablos hacía en mi cerebro a las (casi) 6 de la mañana. Pero ahí estaba, repitiéndose en mis oídos una vez y otra, como un cartel luminoso estropeado.
Cuando por fin me metí en la cama, tuve sueños duros como piedras, sueños que parecían clavarme el cráneo contra la almohada. Soñé que lloraba y que reía, que gritaba y que susurraba. Que exigía y que suplicaba. Pero sobre todo, soñé que odiaba... y que amaba. Y que me amaban.



Sólo sueños, eso es lo que eran. Siempre sueños y nunca realidad.

Cuando me desperté, como si una puerta se hubiese cerrado detrás de mi y no fuese a poder abrirla hasta horas después, me levanté y el día me recibió con una feliz noticia: alguien a quien preferiría no tener que ver, quiere hablar conmigo.
Vaya por dios... una noche de insomnio y sueños extraños y ahora esto. La única noche que salgo y va a ser peor que la de la semana pasada.
Empiezo a creer que sería mejor quedarse en casa.

5/9/08

Concier-tó, ¡wuh!


¡Por fin! ¡Los Backyard Babies vuelven a España!

Conocí el grupo hace dos años, un día que Alicia dijo: oye, me comentaron que hay concierto, ¿vienes?
-¿Quién toca?
-Meus, unos suecos y Siniestro.
-Pues venga.

Y descubrí que "los suecos" eran cojonudos: sonaban muy bien, carismáticos, Dregen cachondísimo... ¿qué más le puedes pedir a un grupo? Así que cuando prometieron volver, me dediqué a consultar frecuentemente su web hasta que apareció el siguiente concierto en España: Son e Arte, en agosto del '07. Concierto al que no pude ir :( Y ayer, cuando me acerco a la puerta del Sham ¿qué veo? ¡BBabies en Vigo el 1 de Octubre! ¿Y qué descubro al consultar su página web? ¡Que hace 15 días sacaron nuevo álbum! Que por cierto, lo que he escuchado, está genial. Muy suyo: fresco, animado... de esas cosas que te dan ganas de moverte.

Aunque se supone que empiezo las clases el 1 y además cae en miércoles y además es fuera de Coruña, mis padres parecen dispuestos a dejarme ir (y pagarme la entrada xD). Es lo único positivo que puede tener que tus padrinos vivan en Vigo y estén más que felices de alojarte después de una noche de juerga.

Me dedicaría a hacer campaña pro-concierto, pero es que ¿a quién se le ocurre poner un concierto un miércoles? Y además justo cuando empiezan las clases... Como si voy sola, me la pela :D


Backyard Ba-bies ¡¡¡WUH!!!

4/9/08

Julia

Hoy quiero dedicarle mi blog a alguien muy especial: Julia.

Lo bueno de la amistad con alguien de tu mismo sexo es que puedes decirle "te quiero" sin temer que vaya a salir espantada. Así pues: Julita, te quiero.
Siempre sabe subirme el ánimo, escucharme y darme un abrazo cuando más lo necesito. Y nos reímos juntas una barbaridad. Creo que apenas hay temas de los que no haya hablado con ella. La segunda vez que la vi, mantuvimos una conversación filosófica sobre el valor de la vida. Nadie me dio nunca un punto de vista como el suyo, creo que esa fue una de las cosas que más me llamaron la atención de su persona.

Es una fiestera, una hedonista, culta y barriobajera a un tiempo, una belleza de pecas que enamora cualquier corazón con su bondad. Es tierna y dulce como un pastelillo de crema y fresas (y todos recordamos esas tartaletas ;P)
Tiene un gatito listo y otro tonto. Siempre me hace reír con las historias de su gatito tonto ^^

Me gustan tus manitas de uñas a medio pintar, tu risa de dientes pequeños y blancos, tu acento suave, que trepes como un mono por mi espalda y llevarte a caballito. Me gusta verte liar cigarros, cómo los cierras sacando un poco tu lengua rosada; me gusta cómo te cae el flequillo por delante de los ojos y cómo te lo apartas. Me gusta tu cintura delgadita, que da la impresión de que podría levantarte sin dificultad hasta las estrellas, para que guardases una en una cajita de cristal. Me gusta que hagas lo que quieres sin preocuparte por si estará bien o mal visto. Me gustan tus ojos, que te descalces y recojas las piernas como si fuese lo más normal del mundo. Me gusta que des tus opiniones sin dejarte influenciar por estupideces. Me gusta ser tu amiga y hablar de mil cosas. Me gusta verte feliz, porque no soporto que estés triste.

Por ser como eres, gracias.