16/10/07

Cultura... o no?

Hoy tuve una interesante conversación con una amiga. Le dije que por mucho que quisiese a una persona, si no tuviese cultura, no podría llegar a enamorarme. O lo haría por un corto período de tiempo.
Me contó de su novio, que no leía nada y que a veces resultaba frustrante. Es cierto. Me temo que no puedo estar con alguien que no sepa nada de historia, o de literatura, o... yo que sé! Cultura general.
En un mundo en el que la TV es considerada fuente de sabiduría, los amantes de la letra impresa parecemos condenados a desaparecer. Yo no quiero que mis hijos (si algún día me caen en gracia) vean la TV antes de los 10 años. Porque no quiero que me salgan revirados. Quiero que piensen y tengan imaginación. Y quiero que su padre los estimule a ellos. No me veo capaz de envejecer al lado de alguien que gasta sus domingos delante de la TV viendo un partido de fúbol con la lata de cerveza en la mano izquierda y la derecha dedicada a rascarse el paquete haciendo viajes periódicos al bol de patatas fritas. Que no es que tenga nada en contra de los aficionados al fútbol (siempre que sean moderados), pero es por poner una imagen. Alguien que en vez de ir al teatro, o lleve a su hijo al parque, o le lea un libro, se dedique a gritarle al árbitro, o al defensa o a quien carajo les griten los aficionados.

¡Quiero cultura! Quiero a un hombre que me seduzca con la historia de Larra, que sepa improvisar un poema, o que me hable del amor de Napoleón por Josefina. No que intente seducirme con una película estilo Shakespeare in love en su sofá lleno de pelos de su perro/gato/cobaya.
Sí, cada uno hace lo que puede como puede, pero los hombres las prefieren rubias y yo los prefiero con cerebro. ¿Es mucho pedir?

1 comentario:

Pablo Rodríguez y Giménez de Tesada dijo...

Tienes razón... el 30% de los hombres, caballeros con cultura no-gays (grupo en el que me integro) estaría encantado de estimular a esos jovencitos con su buen ejemplo, si pudiese tenerlos una dama a la altura de las circunstancias.... y debes reconocer que desgraciadamente, mujeres estilosas, refinadas y encantadoras, escasean al menos tanto como nosotros.
asi que el necio bebedor de cerveza frente al futbol esta destinado a casarse con la gorda chismosa y hortera. es la ley de la naturaleza, querida, ya lo decía Darwin...